Soy dueño de un pequeño negocio. ¿Qué necesito saber acerca de las garantías?

Si usted es dueño de un pequeño negocio, probablemente ya ha experimentado el caso del cliente que está insatisfecho con el artículo o mercancía que le vendió. Aunque tratar con un cliente descontento es otro asunto, paga tener conocimiento de las garantías que usted está obligado a dar por los artículos que vende. En otras palabras, es importante saber que usted es legalmente responsable por el artículo que vende si no es satisfactorio para el cliente.

Básicamente, una garantía es una promesa a su cliente de que usted respaldará el artículo que usted ha fabricado o vendido. Una garantía generalmente le indica a su cliente qué hará –y qué no- si el artículo es defectuoso o de alguna otra manera insatisfactorio.

Una garantía puede ser implícita, o no expresada. Estas garantías implícitas no cubren cada pequeña cosa que pudiera estar mal con su artículo; estas garantías tampoco cubren problemas resultantes del mal uso que haga del mismo el cliente. Las garantías pueden diferir en algún grado de acuerdo con la ley estatal, pero generalmente un cliente tiene cuatro años para presentar una reclamación en su contra basada en la violación de una garantía implícita. Si usted quiere renunciar a responder por estas garantías, o vender un artículo “tal como está”, frecuentemente necesitará incluir un lenguaje diferente que dé a conocer a su cliente que usted no está vendiendo el artículo con ninguna garantía implícita. Sin embargo, aun si vende el artículo “tal como está”, y éste causa un daño grave a una persona, usted todavía puede ser responsable por el daño resultante del artículo. Además, algunos estados no le permitirán vender artículos “tal como están” al consumidor.

La garantía implícita de comerciabilidad es su promesa de que su producto o artículo está en condiciones de ser vendido, o que hace lo que se supone que debe hacer, y que no es defectuoso en forma alguna. Siempre que usted venda algo a un cliente, usted lo vende con una garantía implícita de comerciabilidad. Igualmente, la garantía implícita de estar en condiciones de utilizarse para un propósito en particular es una promesa que usted hace acerca de la idoneidad de su artículo para ser usado de cierta manera.

Por otra parte, las garantías pueden hacerse también expresamente, ya sea verbalmente o por escrito. Si usted proporciona a su cliente una garantía expresa, entonces no puede renunciar a responder por las garantías implícitas descritas anteriormente. Las garantías expresas son promesas voluntarias, específicas que usted hace a su cliente acerca de lo que hará si su artículo no funciona apropiadamente o de alguna otra manera es defectuoso. Si usted otorga una garantía expresa por escrito, entonces también debe cumplir con los requerimientos de la ley federal comúnmente conocida como la Ley sobre Garantías Magnuson-Moss.

Primero, es importante recordar que la Ley sobre Garantías Magnuson-Moss no exige que usted ofrezca una garantía escrita al cliente, y se aplica solamente a los biens (no a los servicios) vendidos bajo una garantía escrita (no verbal) a un cliente no comerciante. Basicamente, si la Ley sobre Garantías Magnuson-Moss se aplica a sus ventas, usted debe titular a su garantía como “completa” o “limitada”, y hacer que la información sobre la garantía esté disponible en un solo documento que sea claro y fácil de leer, antes de que el cliente compre el artículo. la Ley sobre Garantías Magnuson-Moss también impide que usted renuncie a la responsabilidad o modifique cualesquiera garantías implícitas, y el uso de disposiciones sobre “ventas amarradas” a fin de que el cliente busque alivio dentro de la garantía. Esto significa que su garantía no puede condicionarse a que el cliente compre otro producto a fin de poder hacer una reclamación de acuerdo con la garantía del artículo original. Por ejemplo, usted no puede señalar en su garantía para una aspiradora de limpieza que solamente es buena si usted también utiliza una marca en especial de bolsas para depositar la basura en esta aspiradora. Finalmente, la Ley sobre Garantías Magnuson-Moss no le permite utilizar lenguaje engañoso o que induzca al error en sus garantías.

Hable hoy con un abogado calificado en Garantías

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en garantías puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en garantías cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de garantías calificado hoy.

Recursos Adicionales de Garantías

Búsqueda de Recursos de Garantías en Abogado.com