Claves para entender la planificación patrimonial

Por Mairim Gomez | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 16 de agosto de 2023

 

Así como seguramente cuenta con pólizas de seguro médico o para su automóvil en caso de cualquier eventualidad, tener una planificación patrimonial es clave para proteger a sus seres queridos a largo plazo cuando usted ya no pueda hacerlo. Si lo piensa, no es muy diferente a tener un seguro: se trata simplemente de estar preparado.

La planificación patrimonial (estate planning) es un procedimiento que establece decisiones, directrices y opciones que serán puestas en práctica bajo determinadas circunstancias, como fallecimiento o incapacidad por accidente o enfermedad. Quizá no le agrade mucho pensar en estas cosas, pero tiene muchos beneficios y aspectos positivos que de inmediato le explicamos.

¿Plan patrimonial es lo mismo que un testamento?

Una buena planificación patrimonial no se trata de un simple testamento. Un plan patrimonial también le permite organizar sus finanzas e inversiones para así desarrollar su patrimonio y minimizar el pago de honorarios e impuestos.

Y algo muy importante: si bien un plan patrimonial se centra en la distribución de los bienes después de su fallecimiento, igualmente puede planificar qué hacer en caso de enfermedad y cómo deben llevarse a cabo sus tratamientos de salud.

A través de la planificación patrimonial puede establecer, por ejemplo, quién debe encargarse del cuidado de sus hijos y otros aspectos en caso de que alguna enfermedad o accidente le incapacite.

La planificación financiera también forma parte de un plan patrimonial. Podrá coordinar qué pasará con su casa, sus cuentas bancarias, fondos de inversión, negocios, seguro de vida, beneficios de empleado (como el plan 401K o cuenta IRA) y otras pertenencias.

En pocas palabras: a través de los documentos de planificación patrimonial usted tiene la libertad de decidir en forma anticipada su voluntad con respecto a sus propiedades, asuntos financieros, destino de sus hijos, cuidados de salud y su retiro.

Última voluntad y testamento

El pilar de muchos planes patrimoniales es el testamento. Este documento detalla cómo deben administrarse o heredarse sus bienes después de su fallecimiento. Allí también puede designar un tutor para sus hijos menores de edad.

Se denomina testador a la persona que deja el testamento. La mayoría de los estados requieren que el testador tenga al menos 18 años y esté en pleno uso de sus facultades mentales al momento de crear el testamento.

Además de la designación de beneficiarios, el testador puede nombrar a una persona para que administre sus bienes después de su fallecimiento, a la que se le denomina albacea. El albacea es el custodio del testamento y debe seguir sus instrucciones, pagar a los acreedores y distribuir los bienes restantes a sus beneficiarios, cumpliendo siempre con las leyes estatales.

Si ya posee un testamento y desea modificarlo, un abogado especializado puede redactar un addendum o apéndice, el cual modifica los términos del testamento sin necesidad de crear un documento completamente nuevo.

Cuando una persona no tiene un testamento, la ley estatal dictaminará cómo se manejarán los bienes y quiénes heredarán.

¿Para qué son los fideicomisos?

Un fideicomiso es una herramienta que permite a otra persona, llamada fiduciario, administrar los activos que serán otorgados al beneficiario escogido por usted. El documento del fideicomiso establece cuándo el fiduciario debe hacer los desembolsos a los beneficiarios. Esta herramienta legal se utiliza a veces por sí sola o junto con un testamento.

Algunos estados permiten la creación de un fideicomiso testamentario que solo se hace efectivo cuando el testador fallece. Sin embargo, también se pueden crear fideicomisos en vida que establezcan distribuciones periódicas o distribuciones en momentos específicos, como cuando el beneficiario alcanza cierta edad, se gradúa de la universidad o en caso de necesidades especiales.

Dependiendo del tipo de fideicomiso creado, usted podría ser el fiduciario de su propio fideicomiso.

Poder de representación y sus alcances

Un poder de representación permite a la persona de confianza designada por usted, denominada representante o apoderado, actuar en su nombre. Con este documento legal, le otorga a su apoderado el manejo de sus asuntos legales y financieros en un momento dado.

Como poderdante, usted puede otorgar a su representante la facultad de ejercer todos los derechos legales en su nombre (poder amplio), pero también puede otorgar poderes de representación específicos o limitados, como vender una propiedad inmobiliaria. Esta decisión es suya, basada en su situación particular y objetivos financieros.

Usted decide cuándo debe entrar en vigor un poder de representación. Un poder de representación puede incluir una fecha específica o, alternativamente, entrar en vigor en caso de un evento especificado por usted, como un accidente. Si desea que un poder de representación permanezca vigente, incluso si queda incapacitado, debe ser designado como duradero.

Documentos de atención médica

Hay muchos documentos de planificación patrimonial relacionados con la atención médica. Un poder de representación para este aspecto le permite designar a otra persona para que tome decisiones de tipo médico en caso de que usted no esté en capacidad de hacerlo.

Este documento establece el alcance del apoderado; por ejemplo, poder acceder a los registros médicos del poderdante y hablar con el personal médico para tomar decisiones. Una persona de confianza escogida por usted, siguiendo las órdenes ya establecidas en los documentos, podría decidir qué tratamiento de salud utilizar o, si hay que mantenerle la vida artificialmente, cuándo desconectar los aparatos.

Un testamento vital o fideicomiso en vida es un documento que puede complementar el documento de poder de representación. Le permite dar instrucciones sobre el tipo de tratamiento que desea recibir si llegara a estar inconsciente durante un período prolongado o incapacitado. Estas instrucciones incluyen si desea recibir alimentación e hidratación, que se usen máquinas de respiración o sondas para la alimentación.

En resumen, una planificación patrimonial implica la preparación y creación de documentos para establecer un plan de sucesión, pero también permite establecer tutores para sus hijos menores y poderes especiales que permitan a personas escogidas por usted tomar decisiones en su lugar en caso de muerte o incapacidad.

Las opciones sobre documentos patrimoniales y tipos de testamentos son amplias. Un abogado de planificación patrimonial puede explicarle los alcances de cada herramienta y guiarle para establecer un plan que se adapte a sus necesidades y su caso particular.

También puede crear testamentos, fideicomisos revocables y poderes de representación en línea a través deherramientas de planificación patrimonial como las que puede encontrar en nuestro sitio asociado FindLaw.com (en inglés).

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Planificación patrimonial

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en planificación patrimonial puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en planificación patrimonial cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su próximo paso

Ingrese su ubicación para encontrar un abogado de planificación patrimonial hoy.

Recursos adicionales de planificación patrimonial

Recursos legales estatales de planificación patrimonial