Discriminación en el empleo en los Estados Unidos

La discriminación laboral está prohibida en los Estados Unidos. Existen leyes federales y estatales que prohíbe a los empleadores discriminar a los postulantes y a sus empleados debido a diferentes factores como raza, orientación sexual, género, religión, discapacidad y edad.

Las personas que consideren que han sufrido discriminación laboral y que no han tenido igualdad de oportunidades en su lugar de trabajo, pueden optar por reclamar una compensación por daños y perjuicios.

Clases protegidas y discriminación laboral

Además del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, en los EE. UU.  se ha promulgado una cantidad considerable de leyes federales para proteger a categorías específicas de trabajadores de los efectos negativos de la discriminación en el empleo.

Estas categorías se denominan clases protegidas y los reclamos de discriminación laboral deben probar que el trabajador fue discriminado por pertenecer a una de ellas. Las clases protegidas son:

  • Personas de cualquier género discriminadas por su sexo.
  • Trabajadores mayores de 40 años.
  • Trabajadores con una discapacidad física o mental.
  • Trabajadores de una religión en particular.
  • Trabajadores de una determinada raza o color de piel.
  • Trabajadoras embarazadas.

Discriminación laboral

La discriminación en el empleo puede ocurrir en cualquier momento, incluso durante el proceso de aplicación a un trabajo. Por ejemplo, una persona puede ser discriminada durante una entrevista o cuando consulta inicialmente por un puesto vacante debido a su raza o acento del idioma.

También se puede observar discriminación después de ser contratados. Por ejemplo, los trabajadores pueden enfrentar discriminación laboral si son despedidos o descendidos del cargo por pertenecer a una clase protegida.

Negación de ajustes razonables y la discriminación laboral

La discriminación en el empleo en este caso ocurre cuando el empleador no realiza ajustes razonables, para que un trabajador perteneciente a una clase protegida pueda realizar su trabajo.

Por ejemplo, la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades, ADA, por sus siglas en inglés) obliga a los empleadores a realizar ajustes necesarios en el lugar de trabajo para que los empleados con limitaciones físicas puedan trabajar. Esto incluye, negociar un horario de trabajo especial, tener un estacionamiento accesible con rampas y espacio adecuados, realizar cambios en las políticas del lugar de trabajo, si este favorece a sus empleados.

Los empleadores por lo general también deben realizar ajustes para permitir ciertas prácticas religiosas de los trabajadores. Esto incluye crear políticas en las condiciones de trabajo que den cabida a las costumbres vinculadas con la fe del empleado, como el respeto al modo de vestir, permisos para orar o rezar.

La ley sostiene que crear o permitir un ambiente laboral hostil para los empleados de una determinada fe constituye una discriminación, los empleadores tampoco deben hacer determinadas concesiones para una religión y para otras no.

¿Cómo presentar un reclamo por discriminación ante la EEOC?

Los empleados que consideren que han sido blanco de discriminación pueden iniciar un reclamo ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés).

La EEOC realizará una investigación sobre el tema y, si hay una causa razonable para considerar que hubo discriminación laboral, buscará resolver el asunto con el empleador a través de un proceso denominado conciliación.

Si el empleador se rehúsa a resolver el asunto, la EEOC puede iniciar una demanda contra el empleador en nombre del empleado que ha sido discriminado, o darle al empleado el derecho a hacerlo. En este proceso se aplican plazos de tiempo muy estrictos y reglas a seguir muy específicas. Pero un abogado de derecho laboral podrá asesorarlo y explicarle los detalles del procedimiento. 

Demandas por discriminación en el empleo

Si decide presentar una demanda por discriminación laboral debe saber que la causa tiene que ser probada. Y este proceso a veces es complicado, entonces a menudo hay que basarse en la evidencia circunstancial (más que en la directa).

Cuando el demandante presenta hechos de prácticas discriminatorias que respaldan suficientemente su reclamo, la carga acusatoria se revierte al empleador, quien también tiene la oportunidad de refutar la evidencia presentada por el demandante.

Los casos de derecho laboral también tienen procedimientos de litigio complejos, que pueden tornarlos particularmente complicados, sin contar la carga emocional que traen consigo. Considere buscar ayuda legal con un abogado laboral si desea emprender el camino de la demanda. 

Si se llega a un acuerdo de negociación o el caso se gana en los tribunales, el empleado puede calificar para usar otros recursos que puedan incluir una compensación monetaria, pagos retroactivos, beneficios no gozados o hasta la reincorporación.

También pueden concederse daños punitivos en casos muy escandalosos para desalentar al empleador a que haga lo mismo en el futuro.

 

Hable hoy con un abogado calificado en Discriminación en el empleo

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en discriminación en el empleo puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en discriminación en el empleo cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Discriminación en el empleo calificado hoy.

Recursos Adicionales de Discriminación en el empleo

Búsqueda de Recursos de Discriminación en el empleo en Abogado.com

Abogados de discriminación

Videos de Discriminación en el empleo