Defensa por conducir ebrio

Conducir bajo la influencia de drogas (DWI)

Por Lilian Soto-Wiechert | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 6 de junio de 2023

En la actualidad, algunos conductores admiten haber manejado bajo los efectos de las drogas alguna vez en su vida.

En los Estados Unidos existen términos específicos para clasificar delitos relacionados con el manejo de vehículos cuando la persona se encuentra bajo los efectos de sustancias controladas o ilícitas.

Si bien la policía no puede detenerlo sin ningún motivo, si lo ven conduciendo de manera errática o infringiendo las leyes de tránsito, es posible que lo detengan bajo sospecha de conducir bajo la influencia. Otro método para detectar un DWI involucra la zonas de chequeo de sobriedad.

¿Cómo se detecta la presencia de drogas en un conductor?

Las zonas de chequeo de sobriedad son puntos de verificación establecidos por la policía en carreteras o autopistas para determinar si el conductor maneja bajo la influencia del alcohol o cualquier sustancia que afecte sus habilidades físicas y mentales.

Por ejemplo, el agente le puede pedir al conductor que se someta a la prueba de alcoholemia (“DUI test”), para confirmar si se encuentra bajo los efectos del alcohol.

Aunque no existen pruebas para comprobar la presencia de sustancias en el organismo, hay ciertos métodos que los agentes policiales pueden utilizar para determinar si el conductor se encuentra bajo la influencia de algún tipo de sustancia. Por ejemplo:

  • Presencia de algún tipo de parafernalia.
  • Olor a inhalante o marihuana.
  • Dificultad al hablar.
  • Ojos enrojecidos.
  • Temblores musculares.

Por lo general, los puntos de verificación cuentan con agentes expertos en el reconocimiento de drogas (DRE por sus siglas en inglés). Estos oficiales utilizan ciertos procedimientos para detectar la presencia y el tipo de sustancias en un conductor.

El reconocimiento de drogas se utiliza como una guía base y no constituye evidencia del uso de sustancias. Algunos ejemplos de los efectos de drogas pueden incluir:

La marihuana causa:

  • euforia,
  • relajación,
  • desorientación,
  • paranoia o confusión.

El consumo de esta droga puede incrementar el estado de alerta y la concentración, pero sólo al inicio.

La metanfetamina provoca excitación y euforia en la mayoría de los casos y puede causar:

  • alucinaciones,
  • delirio,
  • impulsividad,
  • insomnio.

También puede incrementar la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Quienes consumen heroína o morfina experimentan:

  • euforia intensa
  • relajación,
  • somnolencia,
  • ofuscación.

El LSD puede causar:

  • alteración del estado mental,
  • delirios,
  • disminución de la percepción de profundidad, tiempo y espacio.
  • temblores musculares,
  • hipertensión.

Medicamentos de venta libre y con receta médica

Las leyes que regulan y sancionan el manejo de vehículos en estado de ebriedad o bajo los efectos de sustancias no se limitan a drogas o narcóticos ilícitos.

Los efectos también pueden provenir de medicamentos con receta médica o de venta libre (OTC por sus siglas en inglés).

El conductor podría ser acusado de manejar drogado incluso si no estaba consciente de que sus reflejos y habilidades físicas se vieron afectados por el consumo del medicamento.

Algunas medicinas que pueden disminuir la capacidad del conductor incluyen:

Antihistamínicos. Disminuyen la coordinación y el tiempo de reacción.

Pastillas para dormir. Los efectos residuales de las tabletas para dormir pueden prolongar la somnolencia y disminuir el tiempo de reacción incluso al día siguiente.

Valium. Es un tranquilizante popular y una pastilla de 10 miligramos tiene el mismo efecto que un nivel de 0.10% de alcohol en la sangre (BAC por sus siglas en inglés).

Analgésicos. La hidrocodona, por ejemplo puede tener los mismos efectos de la codeína o morfina.

Antidepresivos. El ingrediente activo en un antidepresivo puede causar un impacto similar a conducir en estado de ebriedad.

Existen casos en los que un conductor es acusado erróneamente de consumir sustancias, por ejemplo:

  • a causa de condiciones médicas,
  • problemas de ansiedad,
  • discapacidad física o mental,
  • conducir agotado.

Leyes y sanciones estatales por conducir bajo los efectos de sustancias (DWI)

El código penal de cada estado contiene leyes y regulaciones para sancionar a motoristas que deciden manejar bajo la influencia del alcohol o drogas, pues ambas categorías incapacitan su capacidad física y mental.

Por ejemplo, Colorado, California, Ohio y Virginia han establecido limites en el porcentaje de metabolitos del ingrediente activo en la marihuana presente en la sangre del conductor (THC por sus siglas en inglés), para determinar la incapacidad al momento de operar un vehículo motorizado.

En muchos casos, parte del problema para poder medir el nivel de intoxicación se debe a la manera en que el organismo elimina una sustancia en particular. Por ejemplo:

  • Drogas ilegales, como la cocaína pueden permanecer en el organismo de uno a dos días.
  • La marihuana puede detectarse en el torrente sanguíneo o la orina hasta 5 semanas después de su consumo.

Penas y sanciones de DWI

Si se trata de la primera ofensa, la mayoría de leyes estatales incluye las siguientes sanciones:

  • El acusado puede servir de 6 meses a un año de prisión.
  • Pago de multas.
  • Participación en programas de rehabilitación.
  • Servicio comunitario.
  • Pérdida de los privilegios de conducir, incluyendo la suspensión de la licencia de manejo y pérdida de puntos del historial de manejo.
  • Impacto negativo en los antecedentes penales.
  • Libertad condicional.
  • Aumento en la póliza de seguros de vehículos automotores.

En California, por ejemplo, conducir bajo los efectos de drogas se trata como un delito menor.

Ya sea que se trate de la primera vez o de una reincidencia de DUI o DWI, si el incidente incluye delitos graves, el conductor puede:

  • Recibir condenas más severas.
  • Penas de prisión que aumentan automáticamente con cada condena de DUI o DWI que se reciba.
  • Suspensión de la licencia de conducir por un tiempo indefinido.

Cuando ocurre un accidente de tránsito, la policía puede sospechar que el responsable se encontraba bajo los efectos del alcohol o sustancias (DUI/DWI).

Si el accidente ocasionó lesiones graves o la muerte de terceros, la policía puede obtener una orden judicial (warrant), para tomar muestras de sangre o de orina y realizar pruebas químicas para:

  • medir la concentración de alcohol en la sangre (BAC),
  • detección del consumo de drogas.

La policía también puede pedirle al conductor que se someta a las pruebas de sobriedad de campo, para detectar la presencia de factores que indiquen si la persona se encuentra bajo los efectos de bebidas alcohólicas o de alguna sustancia, por ejemplo:

  • equilibrio,
  • condición física,
  • nivel de atención.

¿Legalmente, puedo rehusarme a tomar las pruebas de sobriedad?

Las pruebas de sobriedad son una de muchas técnicas que la policía usa para justificar una causa probable y realizar un arresto por DUI o DWI.

Es importante tener en cuenta que negarse a las pruebas de sobriedad no evita un arresto o recibir cargos por conducir bajo la influencia de alcohol o drogas (DUI/DWI).

Muchos conductores acusados de DUI o DWI se declaran culpables porque no conocen sus derechos. Antes de aceptar un acuerdo con la fiscalía es importante comunicarse con un abogado que conozca la ley de su estado.

Contratar los servicios de un abogado con experiencia en casos de DUI y DWI puede ayudarle a:

  • establecer si las pruebas de sobriedad se realizaron correctamente,
  • disputar los cargos en su contra,
  • reducir o eliminar las acusaciones.

El abogado puede asistir en las negociaciones para evitar una pena de cárcel o para que complete un programa de desviación con la posibilidad de que se retiren los cargos en su contra.

Muchos abogados ofrecen la primera consulta de manera gratuita.

Marihuana medicinal y conducir bajo sus efectos

En la actualidad, muchos estados han legalizado el uso y posesión de la marihuana medicinal y ciertas leyes estatales han llegado a legalizar su uso para fines recreativos.

Aunque la ley del estado permita la compra y consumo de marihuana, manejar bajo sus efectos es ilegal, incluso si la persona cuenta con una tarjeta o receta de marihuana.

Una persona puede enfrentar cargos criminales si la policía sospecha que maneja bajo la influencia de la marihuana o cualquier producto de cannabis y sus derivados.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Defensa por conducir ebrio

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en defensa por conducir ebrio puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en defensa por conducir ebrio cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Videos de defensa por conducir ebrio

Nuestros expertos legales

Camila Laval, JD Editora senior
Mariana Petersen, LLB Escritora legal
Jonathan Calvopina, MBA Escritor legal