Leyes sobre consentimiento implícito

El consentimiento implícito es el permiso automático que otorgan los conductores a los oficiales del orden público para que les realicen exámenes de sobriedad y de sustancias químicas si los detienen por DUI. Este permiso es una condición necesaria para obtener la licencia de conducir; cada estado tiene algún tipo de ley sobre consentimiento implícito. Por lo general, los oficiales no necesitan una orden para realizar un examen de aliento.

Cuando está bajo sospecha de conducir intoxicado, el conductor normalmente tiene la opción de elegir entre un análisis de sangre o un examen de alcoholímetro. Algunos estados siguen recurriendo a los análisis de orina, pero este método ha demostrado ser controvertido dada su ambigüedad. El objeto del examen del alcoholímetro es determinar la concentración de alcohol en la sangre. Sin embargo, no todos los conductores sospechados están dispuestos a proporcionar una muestra, y los oficiales del orden público no pueden obligar físicamente a una persona a respirar por un tubo o someterse a un análisis de sangre en un control de tránsito.

Rechazo del examen de concentración de alcohol en sangre

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, más de un 20 por ciento de los detenidos bajo sospecha de conducir bajo la influencia de sustancias se rehúsan a hacerse los exámenes de sustancias químicas. Es más fácil para un abogado especializado en DUI defender a su cliente sin tener que dar explicaciones de un análisis que pruebe que estaba intoxicado.

La mayoría de los estados impone una sanción administrativa aparte por rehusarse a participar. La severidad del castigo varía según las leyes locales. Las estadísticas de cooperación con los exámenes de aliento y sangre entre los estados varían enormemente; por ejemplo, en Delaware, se registra solo un 2.4 por ciento de rechazo, mientras que en Nuevo Hampshire, el rechazo es de un 81 por ciento. Aun así, rehusarse no garantiza al acusado que podrá evadir una condena por DUI. Al contrario: el rechazo puede ser usado por el fiscal como evidencia para probar su culpa.

Sanciones por rehusarse a hacerse los exámenes

Muchas veces, el conductor se arriesga a la imposición de sanciones penales cuando se rehúsa a someterse a un examen de un oficial que lo detiene por tener una sospecha razonable. Estas sanciones pueden incluir la pérdida de los privilegios para conducir debido a la suspensión de la licencia. De hecho, muchos abogados afirman que rehusarse solo es ventajoso cuando la persona ya tiene una condena por DUI reciente en sus registros.

En California, puede recibir una citación por rehusarse al examen del alcoholímetro, pero consentir a un análisis de sangre lo eximirá de enfrentar el cargo. Sin embargo, otros estados no son tan condescendientes.

En Nueva York, le suspenderán la licencia 6 meses simplemente por rehusarse a hacer el examen y posiblemente le cobren una multa de $500. Massachusetts también impone una suspensión de la licencia de 6 meses y una condena por DWI que posiblemente signifique que le revocarán la licencia en forma permanente en algunos casos.

En Ohio y Florida, puede perder la licencia durante un año. Algunos estados incluso permiten que la policía coloque un bloqueo de encendido en su vehículo si la persona se rehúsa a un examen de sustancias químicas.

En 2016, la Corte Suprema de los EE. UU. dictaminó en el caso "Birchfield v. North Dakota" que rehusarse a un análisis de sangre después de ser arrestado por DUI no puede considerarse un delito aparte. La Corte dictaminó que dicha imposición implicaría violar la protección que otorga la Cuarta Enmienda contra registros e incautaciones irracionales. No obstante, la Corte hace una diferencia entre un análisis de sangre y un examen de aliento. Se requiere una orden para solicitar una muestra de sangre debido a la naturaleza invasiva de la aguja, que penetra por la piel, y a que el suministro de sangre que la persona tiene disponible no es infinito.

Obtener ayuda de un abogado especializado en DUI

Las posibles sanciones para una persona condenada por conducir bajo la influencia de sustancias pueden ser significativas e incluir la pena de prisión e importantes multas. Por lo tanto, quienes enfrentan estos tipos de cargos pueden considerar recomendable buscar asistencia de un abogado especializado en DUI para que pueda desarrollar una estrategia y así combatir los alegatos.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Defensa por conducir ebrio

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en defensa por conducir ebrio puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en defensa por conducir ebrio cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Defensa Por Conducir Ebrio

Búsqueda de Recursos de Defensa Por Conducir Ebrio en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Bufete de Abogados Destacado de Defensa Por Conducir Ebrio en Ashburn, VA

Louis A. Kleiman,
Attorney at Law

An Experienced Advocate to Stand Up for Your Rights

Captcha Image

Abogados de defensa por conducir ebrio en Ashburn