¿Puedo demandar si me contagian una enfermedad infecciosa o un virus grave?

Existen acciones legales para demandar a un individuo que ha causado daños y pérdidas a otro por haberle contagiado una enfermedad grave o infecciosa. Pero solo si logra comprobar que una persona le transmitió el virus o la enfermedad, entonces su demanda podría proceder.

Esta es la parte compleja y que hace un verdadero reto este tipo de demandas. Pero no imposibles.

Los casos pueden ser considerados de dos maneras diferentes:

  • Si una persona actuó con negligencia, y no hubo malicia, entonces el caso estaría visto como una lesión y tratado como materia civil.
  • Si la persona procedió con intención de contagiar a otro, para deliberadamente provocar daño, es posible la existencia de un crimen y es evaluado tomando en cuenta también la ley criminal.

En ambos casos los tratamientos y procedimientos son diferentes e implican penas más grandes o menores.

Enfermedades contagiosas ¿Qué dice la ley sobre lesiones personales?

La ley sobre lesiones personales indica que una persona es responsable si causa daños a otra, y por lo tanto el demandante debe ser compensado monetariamente por los perjuicios. Una lesión personal, desde el punto de vista legal, forma parte de las leyes que regulan los agravios.

Para que exista agravio se deben cumplir lo siguiente:

  • Obligación legal.
  • Incumplimiento de la obligación.
  • Daños.

De acuerdo con la ley de agravios:

  • No tiene que haberse cometido un crimen para que el demandado sea responsable.
  • El individuo es responsable por el solo hecho de haber causado un daño o pérdida.
  • No se necesita probar malicia.

En estos casos el tribunal emite un veredicto basado en que el demandante o víctima haya probado que las acciones o negligencia del demandado causaron el daño. El perjuicio también incluye pérdida de seres queridos o daños a terceros.

En las situaciones sobre contagios y su propagación a otros, la víctima debe comprobar que cierta persona específicamente lo contagió y que además esta tenía un deber legal o responsabilidad que cumplir hacia el demandante.

Este planteamiento haría posible que una demanda en estos casos pudiera prosperar, pero al mismo tiempo lo hace complicado.

Ejemplos:

  • Si una persona se contagia de alguna enfermedad de transmisión sexual o HIV (SIDA) y decide presentar una demanda en contra del responsable. El demandante debe comprobar que esa persona específicamente le transmitió la enfermedad y que además poseía la responsabilidad de decirle sobre el peligro. Existen casos legales sobre ciertas personas portadoras de enfermedades de transmisión sexual y que han sido tratadas como criminales por incitar el contagio deliberadamente.
  • Si una persona consume comida en un restaurante, y se contagia de una enfermedad, debido a que los alimentos estaban contaminados con la bacteria E-Coli. También debe comprobar los principios básicos del agravio, si desea entablar una demanda contra el restaurante. Incluso ha habido casos de empleados que a propósito han contaminado la comida o bebida de los clientes.
  • Si una persona contrae la influenza o el COVID19, porque adquirió el virus de otro. El demandante debe probar quién le pasó el virus y que además el individuo: tenía un deber, falló al actuar, que hubo daños y que esta persona causó el daño. En este caso la naturaleza misma de los virus podría complicar que el demandante compruebe la responsabilidad del transmisor.

Un virus se puede adquirir en cualquier lugar, y hay personas que portan virus y no los padecen, por lo tanto, no saben que están enfermando a otros, también es posible que toda una comunidad esté enferma y no un grupo específico. Y, por último, cómo probar que el portador del virus tenía un deber con el contagiado también es muy relativo.

Sin embargo, cada situación es muy particular y depende mucho de las circunstancias y las leyes de su estado también. Lo más recomendable para salir de dudas es consultar con un abogado y verificar si su caso procede para una demanda o no.

Virus contagiosos y la responsabilidad legal

En los casos de lesiones por contagio de virus, como en cualquiera donde hay daños, existe la necesidad de establecer la responsabilidad. Este es un punto muy importante, pero depende del contexto y los motivos de las acciones. El agravio puede ser por:

  • Negligencia: Ocurre cuando alguien causa daño por descuido. Por ejemplo, es posible que un individuo portador de un virus no haya podido cubrir su boca para toser en un elevador porque tenía sus brazos ocupados con su hijo, o su mascarilla se rompió en ese momento, o porque padece una limitación física.
  • Intencional: Sucede cuando alguien causa daño a propósito. Por ejemplo, una persona sabía que tenía una enfermedad de trasmisión sexual y quiso contagiar a su expareja por venganza, o alguien enfermo y consciente de que porta un virus grave no usa mascarilla porque sencillamente desea que otros padezcan el virus también, o no le importa la responsabilidad hacia la sociedad.
  • Responsabilidad objetiva o impuesta: Se es culpable sin considerar la intención o descuido. Por ejemplo, si en medio de una pandemia, el gobierno local o federal establece normas estrictas para evitar el contagio, como el uso de mascarilla, o impone la cuarentena obligatoria y multas, pero un individuo enfermo se niega a cumplir estas órdenes y contagia a otros, o amenaza con contagiarlos, entonces podría estar sujeto a este tipo de responsabilidad legal.

Sin embargo, establecer la culpa no es tan sencillo cuando existen tantas variables en juego. Un abogado puede responder sus preguntas y ayudarlo a escoger el mejor camino para resolver su caso.

Este principio de la responsabilidad impuesta también aplica con frecuencia a los empleadores y negocios, ya que automáticamente deben garantizar la seguridad de sus empleados en el área de trabajo.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Lesión Personal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en lesión personal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en lesión personal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Lesión Personal calificado hoy.

Recursos Adicionales de Lesión Personal

Búsqueda de Recursos de Lesión Personal en Abogado.com

Más artículos relacionados a Lesión Personal