Lesiones Personales y La Ley

La mayoría de nosotros ha visto anuncios publicitarios de abogados especializados en lesiones personales. Sonrientes en los carteles publicitarios y siempre presentes en los comerciales de TV, los abogados especializados en lesiones personales suelen tener alta visibilidad. Desde accidentes automovilísticos hasta resbalones y caídas, los casos de lesiones personales se dan todos los días en los Estados Unidos. Pero existen difer entes tipos de demandas por lesiones personales y se utilizan diferentes estrategias legales a la hora de responsabilizar a alguien de las lesiones.

¿Qué es la ley sobre lesiones personales?

La ley sobre lesiones personales es la vía legal para que una persona lesionada (el demandante) presente una demanda contra el demandado (el acusado) en busca de un resarcimiento económico por las pérdidas que le ocasionó la lesión.

Los casos de lesiones personales incluyen agravios (ilícitos civiles que producen una lesión o un daño) y se dividen en tres grupos generales:

  • Agravios con negligencia: cuando alguien actúa sin cuidado (como en muchos accidentes automovilísticos).
  • Agravios intencionales: hechos a propósito (como un puñetazo en el rostro).
  • Agravios de responsabilidad objetiva: responsabilidad impuesta sin tener en cuenta la culpa (como actividades inherentemente peligrosas).

El demandante en una acción civil, por lo general, debe probar su caso mediante la preponderancia de la evidencia (en otras palabras, lo más probable es que el acusado haya causado el daño o que sea su culpa). Esto es considerablemente más fácil de probar que en un caso penal (esto es, la culpabilidad más allá de toda duda razonable).

Agravios con negligencia: causar daño por descuido

En muchas demandas por lesiones personales se alega negligencia. En un caso típico de negligencia, el demandante debe probar lo siguiente:

  • El acusado debía al demandante un deber de cuidado, para protegerlo de posibles lesiones.
  • El acusado no actuó razonablemente en una serie de circunstancias determinadas.
  • Dicha actuación en realidad fue la que causó la lesión al demandante.
  • La demandante sufrió un daño real debido al incumplimiento del deber de cuidado por parte del acusado.

Téngase en cuenta que para que haya negligencia no se requiere que el acusado haya tenido la intención de causar un daño, sino que el acusado no haya actuado como lo haría una persona razonable en las mismas circunstancias. Una defensa habitual en un caso de negligencia es que no existía un deber de cuidado razonable o que hubo otra cosa que causó la lesión (como las propias acciones del demandante).

Agravios intencionales: que causan daño a propósito

A diferencia de los casos de negligencia, el demandante que alega un agravio intencional debe demostrar que el acusado quiso que el daño se produjera. Algunos ejemplos de agravios intencionales incluyen agresión, asalto, privación ilegal de la libertad, traspaso y provocación intencional de sufrimiento emocional.

Si bien algunos de estos agravios también pueden ser juzgados bajo el derecho penal, la ley civil permite a los privados iniciar acciones por ellos también. Un buen ejemplo es el caso de derecho civil de O. J. Simpson. Si bien Simpson fue absuelto en el caso penal, que fue el que cobró mayor notoriedad, se lo halló responsable de los daños en el caso civil.

Agravios de responsabilidad objetiva: culpa sin importar la intención o el descuido

Existen algunos tipos de agravios en los cuales el acusado puede considerarse responsable si ocurre una lesión, aun cuando no haya actuado con negligencia o intencionalmente. En un caso típico, en los casos de responsabilidad objetiva se ven envueltos productos o actividades de alta peligrosidad, como el almacenamiento de sustancias peligrosas o la demolición de edificios. También incluye a los empleadores considerados responsables por las acciones negligentes o delictivas de sus empleados. En algunos estados, los propietarios de perros también pueden tener responsabilidad objetiva por las acciones de sus mascotas si estas hieren a otra persona.

¿Qué tipos de resarcimiento puedo obtener en caso de una lesión?

En la mayoría de los casos de lesiones personales se pretende obtener un resarcimiento económico. Los daños económicos tienen como objetivo cubrir las pérdidas financieras, tales como gastos médicos, la pérdida de ingresos, etc. Los daños no económicos incluyen el resarcimiento por dolor y sufrimiento y la pérdida del compañero.

En algunas circunstancias (a menudo escandalosas), la ley puede permitir que se recuperen los daños punitorios. Los daños punitorios pretenden castigar a la parte perdedora por su conducta inadecuada o dolosa. Denominados a veces daños ejemplares, los daños punitorios son un castigo agregado con vistas a desalentar a los acusados a que continúen con su accionar delictivo.

Una parte importante del proceso de demanda por lesiones personales son las negociaciones que realizan los abogados del demandante y el acusado. Estas negociaciones son cruciales puesto que muchos acusados por lesiones personales preferirían llegar a un acuerdo antes que ir a juicio.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Lesión Personal

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en lesión personal puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en lesión personal cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de lesión personal calificado hoy.

Recursos Adicionales de Lesión Personal

Búsqueda de Recursos de Lesión Personal en Abogado

Abogados de lesión personal en Dallas

Temas más relacionados a lesión personal