Defensa por conducir ebrio

Sospecha razonable para una detención por DUI: qué significa

Por Mairim Gomez | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 18 de abril de 2023

Un oficial de policía no puede hacerle detener su vehículo sin fundamento o basándose en “una corazonada”. Debe existir un motivo real o lo que se conoce como “sospecha razonable” de que un conductor o alguien que se encuentra dentro del automóvil ha cometido, está cometiendo o está por cometer un delito.

En casos de conducción bajo la influencia de sustancias (DUI), esta norma se aplica de manera similar. Con la excepción de los puntos de verificación de sobriedad en aquellos estados donde están permitidos, los agentes del orden público solo pueden detener a un conductor si existe una sospecha razonable de que está ebrio o ha cometido una infracción de tránsito.

Si un policía le solicita detener su automóvil bajo una sospecha razonable, puede hacerle una breve investigación que podría incluir la realización de pruebas de sobriedad o una prueba de aliento. Hecho esto, si el oficial tiene una causa probable para creer que usted está incapacitado para manejar por el consumo de alcohol o drogas, puede ser arrestado y llevado a la cárcel.

Una sospecha razonable de DUI generalmente debe estar acompañada de hechos o señales específicas. ¿Sabe cuáles son? Siga leyendo.

Señales de conducir bajo la influencia de sustancias

Basados en su entrenamiento y experiencia, los oficiales de la policía buscan y detectan ciertas señales para determinar si usted está conduciendo en estado de ebriedad o intoxicación. Entre ellas se encuentran:

  • Conducir notablemente más lento que otros automovilistas o muy por debajo del límite de velocidad.
  • Conducción errática, como desviarse bruscamente o respuesta demorada a las señales de tránsito.
  • Manejar sobre la línea o desviarse entre los carriles.
  • Estar cerca de golpear otros automóviles u objetos en la carretera.
  • Giros ilegales o incumplimiento de las señales de tráfico.
  • Frenar con mucha frecuencia.
  • Detenerse en la carretera sin razón aparente.

Tenga en cuenta que esta no es una lista completa, ya que cualquier cosa que un oficial crea que es un signo de conducción en estado de ebriedad podría considerarse una sospecha razonable.

Del mismo modo, también pueden solicitarle que se detenga por infracciones que no están relacionadas con su forma de conducir, como una luz de freno quemada. Si al hacer la parada de tráfico el oficial percibe algún signo de deterioro mientras habla de la infracción con usted y tiene la sospecha razonable de que podría estar intoxicado, puede iniciar una investigación más a fondo que incluya exámenes de sobriedad y prueba del alcoholímetro.

Estos signos de deterioro o intoxicación por drogas o alcohol pueden incluir:

  • olor a alcohol en el aliento del conductor;
  • una bebida alcohólica en el vehículo;
  • parafernalia de drogas a la vista;
  • dificultad para hablar;
  • historias inconsistentes sobre de dónde venían o hacia dónde iban;
  • admisión por parte del conductor de haber tomado un par de tragos.

En algunos casos, se puede establecer una sospecha razonable incluso si el oficial no presenció ninguna conducción real. Por ejemplo, un agente puede realizar una prueba de sobriedad en el campo después de un accidente automovilístico o si se encuentra a un automovilista inconsciente al volante de un automóvil estacionado.

Sospecha razonable vs. causa probable

Un policía que tiene una sospecha razonable, basado en lo explicado anteriormente, tiene derecho a detener temporalmente a los conductores para investigarlos. Sin embargo, la sospecha razonable puede no ser suficiente para arrestar al conductor o detenerlo por más tiempo del necesario. Para arrestar al conductor, generalmente se necesita una “causa probable“.

A continuación, algunos aspectos para entender mejor el significado de estos dos términos.

  • La sospecha razonable conlleva una prueba de menor peso que la causa probable.
  • La causa probable requiere información o evidencia que sugiera que lo más probable es que la persona sí haya cometido o esté por cometer el delito.
  • Con la sospecha razonable, se puede detener a una persona para interrogarla. Esto le puede permitir al oficial obtener declaraciones que le den una causa probable para proceder al arresto.

En resumen, la causa probable para arrestar un conductor ebrio generalmente se obtiene de la interacción durante la parada de tráfico tras una sospecha razonable. Esto incluye signos de deterioro, declaraciones del conductor y evidencia de campo, entre ellas prueba de aliento y pruebas de sobriedad de campo.

Tenga en cuenta que si hay fuertes indicios y se niega a una prueba química, habrá una causa probable para ser arrestado.

¿Qué pasa si le detienen sin sospecha razonable?

Conocer la ley y sus derechos es fundamental para la defensa de un DUI. Salvo que se trate de un punto de inspección de sobriedad, si un oficial de policía le detiene sin que haya ocurrido algún hecho específico (por ejemplo una infracción) o sin una sospecha razonable, podrían haber violado sus derechos constitucionales establecidos en la Cuarta Enmienda de la Constitución.

Si el oficial no tiene una sospecha razonable de que el conductor está intoxicado, pero le pide que detenga su vehículo de todas formas, cualquier evidencia que indique que el conductor estaba ebrio podría considerarse inadmisible en los tribunales.

Si le detuvieron por un DUI y el oficial de policía no tenía sospechas razonables de que había cometido un delito, un abogado local con experiencia podría hacer que se desestimen las pruebas en su contra. Muchos abogados especialistas en DUI ofrecen consultas gratuitas. Contacte uno que pueda defender sus derechos.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Defensa por conducir ebrio

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en defensa por conducir ebrio puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en defensa por conducir ebrio cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.