Vivo en unión libre, qué derechos tengo si compro una casa

Se considera que una pareja mantiene una relación en unión libre cuando convive y comparte una relación marital, pero sin haber contraído matrimonio según los requisitos de la ley.

La cohabitación o unión libre es muy común, tanto en parejas heterosexuales como en relaciones de personas del mismo sexo. 

Si bien el matrimonio trae consigo ventajas fiscales, derechos con respecto a la propiedad en común y beneficios del seguro social, las parejas que optan por las uniones libres también pueden adquirir propiedades en conjunto.

Comprar una propiedad puede traer muchas ventajas financieras, tanto para las parejas casadas como para las que cohabitan. La existencia de la unión libre no limitará sus derechos a invertir, tener un seguro de vida, crecer su patrimonio y con el tiempo crear una herencia. Pero usted debe seguir ciertos pasos legales para asegurar sus finanzas.

Antes de comprar una casa, un auto o invertir en algún otro tipo de bienes raíces, es conveniente conocer cómo funcionan las leyes en su estado con respecto a los derechos sobre la propiedad de parejas no casadas.

Algunos estados permiten que las parejas que cohabitan en una unión de hecho elaboren acuerdos, donde se explique cómo van a manejar sus bienes durante la relación y en caso de su culminación también.

La regla general manejada por la mayoría de los estados establece que:

  • Si usted compra un bien y en el contrato de propiedad y facturas aparece su nombre, entonces usted es el dueño. Si ambos miembros firman el contrato, los dos serán dueños, sin importar quien haya pagado más, menos, o nada.
  • Cuando una pareja está casada los bienes adquiridos antes del matrimonio legal pertenecen a cada individuo por separado; pero la propiedad es compartida una vez que compran bienes estando casados.

A continuación, se explican algunos beneficios que obtienen los convivientes que compran un inmueble en conjunto.

El alquiler en conjunto es más sencillo

Si usted y su compañera desean mudarse a un vecindario donde la renta tiene un costo más alto, habrá más probabilidades de obtener el contrato de arredramiento si ambos combinan sus ingresos.

En este caso los dos pueden hacer la solicitud, o uno puede ser el principal responsable y el otro solamente aparecer como garantía (co-signer).

Crecimiento patrimonial y seguridad financiera

Convertirse en propietarios o en copropietarios de una casa, suele ser mejor que pagar alquiler, si desea comenzar a crear un patrimonio.

Invertir en bienes raíces le puede otorgar seguridad financiera, incluso le permitiría establecer un fondo para su jubilación.

Además, como copropietarios, los convivientes pueden disponer del capital de la propiedad si en el futuro necesitan dinero para emergencias, porque tienen los mismos derechos.

Posibles exenciones tributarias

Cuando una pareja casada es dueña de un inmueble puede recibir ventajas fiscales y deducciones. Sin embargo, obtener este beneficio es más complicado cuando la pareja vive en unión libre no ejecutó un matrimonio legal, porque no podrá hacer su declaración de impuestos conjunta.

Pero sí se puede buscar la manera de dividirse las exenciones. También, un solo miembro de la pareja puede reclamar las deducciones y el otro puede ser compensado.

Evita el cobro de impuestos por donaciones

Si uno de los miembros de la pareja es el único propietario de la casa y el otro vive sin pagar alquiler, existe la posibilidad de declarar ese monto como una donación para el compañero que no paga.

Ahora, si la donación equivale a más de $15 mil al año, el donador o propietario tendrá que reportarla al Servicio de Impuestos Internos. Esta complicación puede evitarse si su pareja paga algo y mantienen sus récords.

Demuestra confianza financiera y cultiva puntos de crédito

Poseer una casa como copropietarios le puede ayudar a crear y fortalecer su historia crediticia, así como aumentar los puntos de su crédito (credit score).

En el futuro ambas partes pueden beneficiarse de otros préstamos. Pero si uno solo es quien aparece como dueño, el beneficio financiero será solo para ese miembro de la pareja sin importar los años de convivencia o dinero aportado.

Ofrece un balance de poder a la pareja que vive en unión libre

Comprar bienes raíces como copropietarios significa que ambas partes son dueñas por igual. A largo plazo la titularidad igualitaria sobre los bienes puede crear un balance de poder en la relación.

Cuando uno de los miembros de la pareja depende económicamente del otro, en ocasiones surgen conflictos sobre la toma de decisiones de la unidad familiar. Y si la relación termina, tampoco se le garantiza automáticamente la obtención de una pensión alimenticia que le pueda ayudar a mantenerse.

Deuda es compartida por los convivientes

Los copropietarios, así como dueños también son deudores conjuntos. Depende de cómo lo vea esto puede ser una ventaja si usted vive en unión libre. Si los nombres de ambos aparecen en el contrato de la hipoteca, ninguno cargará con la deuda en solitario.

Si la relación llega a su fin, ninguna de las partes puede simplemente irse y dejar al otro como responsable único de la hipoteca.

Prueba de posesión de la propiedad

Si la relación termina, cada copropietario tiene una prueba legal válida sobre su derecho a conservar una porción del inmueble si este es vendido.

Por lo general son reconocidos como dueños de bienes raíces a quienes aparecen en los títulos de propiedad, y no necesariamente a quien paga la hipoteca.

Potección de los derechos sucesorios y herencia

Si uno de los copropietarios fallece, el título de propiedad pasa automáticamente a manos del otro, aunque no exista un testamento.

Pero si solamente uno de los miembros de la pareja que cohabita es el dueño de la casa, y este no deja un testamento, dicha propiedad pasará a manos de los herederos legales del fallecido. Por lo tanto su pareja quedará sin protección durante su viudez.

Antes de la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, muchas optaban por la unión libre y la figura de copropietarios para adquirir bienes y proteger sus intereses financieros y herencias.

Si usted vive en unión libre o considera que tiene una pareja de hecho, y desea saber cómo proceder con respecto a sus bienes adquiridos, consulte a un abogado de derecho de familia que conozca las leyes de su estado.

Un abogado le puede orientar sobre qué asuntos legales debe resolver si desea invertir mientras mantiene una unión marital libre.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Derecho familiar

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho familiar puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho familiar cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Derecho familiar calificado hoy.

Recursos Adicionales de Derecho familiar

Búsqueda de Recursos de Derecho familiar en Abogado.com

https://www.abogado.com/recursos/ley-de-familia/razones-parejas-union-libre-posean-tenencia.html