Saltar al contenido principal

¿Qué significa “mens rea" en un caso penal?: intención del acusado

En el derecho penal, para considerar la existencia de un delito, es necesario que exista el requisito de “mens rea”. Este término proviene del latín y se traduce como “mente culpable”; y “actus reus” se refiere al “acto culpable” (acción criminal).

Esto significa, que el sistema legal no está hecho con la intención de simplemente enviar al acusado a la cárcel; en realidad, la intención que tenía la persona acusada de un delito al momento del acto criminal tiene gran peso a la hora se establecer la culpabilidad o responsabilidad.

El elemento de “mens rea” (“guilty mind” en inglés) permite que el sistema judicial penal diferencie entre, alguien que no tenía la intención de cometer un delito y alguien que intencionalmente sí quería cometerlo.

Por ejemplo, imaginemos que dos conductores acaban de golpear con su auto a un peatón y la víctima fallece:

  • El conductor 1 nunca vio a la persona hasta que fue demasiado tarde, hizo todo lo posible para frenar, pero no pudo detenerse a tiempo y terminó asesinando al peatón. El conductor 1 es responsable, pero probablemente solo deba responder ante un tribunal civil por daños monetarios.
  • El conductor 2 salió a buscar al peatón y, al verlo, se dirigió hacia él, aceleró el auto y se lanzó contra él, asesinándolo instantáneamente. El conductor 2 tiene responsabilidad penal porque tenía la intención de asesinar al peatón, o de causarle lesiones graves.

A pesar de que el peatón muere en ambas situaciones, y el resultado es el mismo, las intenciones de ambos conductores no eran iguales. En consecuencia, las sentencias pueden ser muy diferentes.

Imprudencia vs. acción criminal

Negligencia es el termino legal para referirse a un acto imprudente que causa un daño a otro, generalmente solo implica responsabilidad civil y no penal.

Sin embargo, también es posible que una imprudencia se convierta en un acto más culposo. Por eso, las leyes penales han establecido niveles para delimitar la culpa por negligencia, como:

Por ejemplo, puede ser visto como una simple negligencia si alguien deja cosas en su acera, las cuales después pueden provocar que un vecino se caiga y se lastime.

Pero si alguien deja una motosierra, varios cuchillos y materiales inflamables en su acera, y estos objetos provocan lesiones graves a su vecino, entonces el acto es visto como algo más serio que una simple imprudencia.

Acto intencional vs. involuntario

El comportamiento intencional con el fin de causar daño casi siempre es criminal, pero la conducta dañina sin intención se observa de dos maneras:

  • Error de hecho (“mistake in fact” en inglés). Significa que, aunque la conducta de alguien se ajuste a la definición de un delito, la persona que cometió el acto lo hizo con un conocimiento equivocado.
  • Error de derecho (“mistake of law” en inglés). Esta perspectiva casi nunca le salvará de la responsabilidad penal. Quizá haya escuchado la frase que dice “la ignorancia de la ley no es excusa”. Pues así exactamente lo ve la ley.

Por ejemplo, una persona está vendiendo drogas, pero honestamente piensa que solo está vendiendo bicarbonato de sodio, porque no sabía que la bolsa contenía drogas.

Como resultado, se puede observar un error de hecho, ya que es probable que esa persona carezca del elemento de “mens rea”, es decir, de la intención mental necesaria para cometer el delito, porque esta persona nunca tuvo la intención de vender una droga ilegal. Su propósito era vender bicarbonato de sodio.

Considerando el ejemplo anterior, un error de derecho indicaría que, si la persona sabía que estaba vendiendo cocaína, pero honestamente pensó que era legal hacerlo. La ignorancia no le quita la responsabilidad.

Puede parecer un poco injusto que una persona fue lo suficiente tonta como para pensar que el polvo blanco era bicarbonato de sodio, y que lo haya vendido por mucho dinero, y aun así se salga con la suya y quede libre.

Y que, en cambio, una persona bien intencionada, que en realidad pensaba que era legal vender cocaína, vaya a prisión.

Sin embargo, permitir que el desconocimiento de la ley sea una estrategia de defensa debilitaría el sistema legal.

La responsabilidad objetiva no requiere “mens rea”

En los Estados Unidos existen algunas leyes penales que no requieren ningún elemento de “mens rea” o intención mental del acusado en absoluto. Esto se llama ley de responsabilidad objetiva (“strict liability” en inglés).

De acuerdo con estas leyes, no importa lo que usted pretendía ni su intención, el acto delictivo siempre se merece un castigo penal.

Es común observar este principio en las leyes en contra de crímenes relacionados con el abuso a niños y la venta de alcohol a menores de edad.

Por ejemplo, si alguien invita a salir a un chico menor de edad y consuma una relación sexual, no importa que el adulto haya creído honestamente que el menor era un mayor de edad, al considerarse su falta a la ley.

De igual forma, si alguien le compra bebidas alcohólicas a una menor en un bar, porque pensaba que tenía 21 años, la falta de intención criminal tampoco aplica como defensa, según las leyes de responsabilidad objetiva.

Estas leyes suelen parecer muy duras, pero se fundamentan en la protección del menor por encima de la posible inocencia del acusado.

El derecho penal es muy amplio y llegar a comprender los procedimientos de las leyes requiere mucha atención a los detalles. En vista de ello, si usted está involucrado en un delito grave, no debería dudar en consultar a un abogado con experiencia.

¿Qué significa cometer un delito con conocimiento?

Muchas leyes penales requieren que una persona participe en un acto criminal “con conocimiento” de las actividades ilícitas; sin embargo, cuál parte del delito debe realizarse con juicio, depende del tipo de delito.

Por ejemplo, digamos que una ley contra el narcotráfico exige, que para que haya delito, la persona acusada debe importar la droga “con conocimiento” de que se trata de una droga ilícita en los Estados Unidos.

Pero al acusado le dieron un obsequio para que lo entregara a alguien en los EE. UU., y el acusado honestamente no sabía que el regalo contenía una droga ilícita, entonces no cometió ningún delito de acuerdo a la definición de “mens rea”.

¿Qué significa cometer un delito de forma maliciosa o voluntaria?

Algunas leyes penales utilizan los términos malicioso y voluntario para describir una conducta necesaria asociada con “mens rea” o el estado mental del acusado, con el fin de establecer la gravedad del acto criminal.

Por ejemplo, algunas leyes sobre homicidios clasifican como “delito agravado“, cuando más allá de la intención y el conocimiento, la presencia de malicia y voluntad dan como resultado un delito de homicidio de un grado mayor.

Una cosa es enfadarse con alguien y asesinarlo en un momento de pasión, pero otra muy distinta es crear un plan elaborado para acechar y asesinar a la víctima. Estos son considerados elementos agravantes del delito.

A veces, el concepto de “voluntariamente” se interpreta como conocimiento del acto ilícito e intención de hacerlo de todos modos.

¿Qué significa cometer un delito con una intención específica?

Los delitos con una intención específica son crímenes donde el acto delictivo va acompañado de un propósito particular. El ejemplo más típico es el robo.

La mayoría de las leyes sobre robo requiere que el acusado no solo haya tomado el objeto (acto físico), sino que lo haya hecho con la intención de privar de forma permanente al propietario legítimo de dicho objeto.

Por ejemplo, imagine que usted tomó un par de gafas de sol del bolso de su amigo para ir a la playa ese día; pero lo hizo con la intención de devolverlas esa misma tarde. Usted no tenía derecho a tomar ese objeto, que pertenecen a su amigo, pero lo que hizo no fue un robo, debido a que nunca tuvo la intención de quedarse con los anteojos de sol permanentemente.

¿Por qué el motivo del crimen es importante en un caso penal?

El motivo es una forma indirecta de probar que algo se realizó intencionalmente o con conocimiento. Estas características importan porque pueden decidir el curso de un caso penal.

Por ejemplo, la persona acusada en un caso de asalto puede afirmar que golpeó a la víctima por accidente, y que no tenía la intención necesaria para llevar a cabo el asalto; es decir, la finalidad de causarle daño corporal.

Sin embargo, si la fiscalía demuestra que el acusado y la víctima discutieron minutos antes del supuesto asalto, ese motivo puede servir como una prueba de que el acusado realmente tenía la intención de golpear a la víctima.

Con frecuencia el abogado defensor usa la falta de evidencia de un motivo para delinquir contra los argumentos de la fiscalía, para presentar la “duda razonable” y evitar la responsabilidad penal de su defendido.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Ley Criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Ley Criminal calificado hoy.

Recursos Adicionales de Ley Criminal

Búsqueda de Recursos de Ley Criminal en Abogado.com