Saltar al contenido principal

Salida voluntaria de los Estados Unidos

Cuando una persona enfrenta una posible deportación desde los Estados Unidos, puede solicitar una salida voluntaria.

Si bien la salida voluntaria, como la deportación obligatoria o repatriación imponen que una persona abandone los EE. UU., el método usado para la salida puede tener un impacto en la posibilidad para que la persona pueda o no regresar legalmente a los EE. UU. en el futuro, y según las leyes de inmigración.

¿Qué es la salida voluntaria?

En lugar de deportar a los inmigrantes y constar el delito cometido en sus antecedentes, las personas sujetas a deportación pueden solicitar el abandono del país por su propia cuenta. Cuando se otorga la solicitud, se da un tiempo para que se retiren de los EE. UU.

Este proceso se conoce como “salida voluntaria”; quienes no abandonen los Estados Unidos en el tiempo especificado pueden estar sujetos a multas y a ser deportados.

Ventajas y desventajas de la salida voluntaria

El mayor beneficio de una salida voluntaria es que no quedan registros de una deportación formal en los antecedentes de la persona.

Esto significa que el inmigrante indocumentado que ha estado en los Estados Unidos puede solicitar regresar al país de forma legal en el futuro.

El inconveniente es que si usted elige la salida voluntaria, debe renunciar a su derecho a apelar e interponer otros recursos en contra de la orden de salida.

Las personas que esperan hasta el final del proceso de deportación para solicitar la salida voluntaria, posiblemente deban depositar una fianza y cumplir otros criterios más estrictos.

Un abogado de inmigración puede trabajar con las autoridades del gobierno para establecer, si la persona seleccionada para una repatriación cumple con los criterios de una salida voluntaria en contraposición a una repatriación.

Pagos para el abandono del país a tiempo

Los inmigrantes que deseen abandonar el país deben demostrar que pueden hacerlo por sus propios medios.

En algunos casos, deben depositar un pago de salida voluntaria de al menos $500.

Una vez otorgada la solicitud, la persona tiene 120 días para abandonar el país. Si no lo hace, la salida puede reclasificarse como deportación y perdería la oportunidad para volver al país de manera legal.

Terminación automática de una orden de salida voluntaria

Hay tres instancias en las que una orden de salida voluntaria puede terminarse automáticamente.

  1. La persona (u otra parte relevante) hace una petición para que se proceda a revisar una decisión judicial por parte de un juez de inmigración. Sin embargo, si la persona abandona el país en un plazo de 30 días a partir de la solicitud de revisión, y proporciona evidencia de que se ha marchado, generalmente se considera una salida voluntaria en lugar de una repatriación.
  2. La persona decide reabrir su caso. No obstante, esto no pone en pausa, ni extiende la cantidad de tiempo que la persona tiene para abandonar el país después de que se otorga una orden de salida.
  3. La persona no deposita la fianza. En ese caso, puede darse una terminación automática de la orden de salida voluntaria. Sin embargo, la persona puede lograr el cambio de una orden de repatriación a una de salida voluntaria, si abandona el país en 25 días y acuerda mantenerse lejos. También debe proporcionar evidencia de la salida y demostrar que no ha regresado al país.

Consecuencias si no abandona el país

La persona puede afrontar varias consecuencias, si no abandona el país conforme a los términos de la salida voluntaria:

  • La salida voluntaria se convierte en una orden de deportación formal que debe ser ejecutada por un juez de inmigración lo antes posible. Además, se establece una prohibición de reingreso a los Estados Unidos por 10 años y multas de hasta $5 mil.

Las personas que no puedan revertir una orden de repatriación deberían considerar el abandono del país voluntariamente. Un abogado de inmigración le puede asesorar.

Si bien esta salida no es la más ideal, porque implica abandonar su trabajo y familia, quizás sea la mejor manera para optar a un reingreso legal en el futuro.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Inmigración

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en inmigración puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en inmigración cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Inmigración calificado hoy.

Recursos Adicionales de Inmigración

Búsqueda de Recursos de Inmigración en Abogado.com