Derechos del inquilino para abandonar el lugar arrendado

Cuando un inquilino renta un espacio residencial o comercial se hace con la intención de utilizarlo para los propósitos que figuran en el contrato de arrendamiento. 

El propósito del alquiler debe estar especificado en el contrato de renta, de esta forma los inquilinos tienen el derecho de ocupar el espacio legalmente y sin interferencias indebidas por parte del arrendador. Esto se conoce como el derecho del inquilino para disfrutar tranquilamente de la propiedad.

Si este principio no se cumple, el inquilino puede ejercer su derecho a abandonar la propiedad antes del vencimiento del contrato. Y del mismo modo, si el arrendatario no cumple con el acuerdo, el dueño también lo puede desalojar.

Pero el arrendador no puede desmejorar las condiciones de la vivienda para incitar el desalojo o abandono del espacio rentado. Si el dueño de un lugar residencial o comercial desea desocupar su espacio debe seguir ciertas normas impuestas por la ley.

¿Qué es el derecho a goce o disfrute tranquilo de una propiedad?

La definición de disfrute tranquilo es significativamente diferente de estado a estado y de situación en situación. Generalmente, este derecho le permite al inquilino utilizar y disfrutar del inmueble sin perturbaciones sustanciales.

Por ejemplo, un arrendador no puede rentar el mismo espacio a dos inquilinos distintos simultáneamente, y no puede ignorar los problemas en el sistema de calefacción durante los meses de invierno, o desestimar otras amenazas a la vida y salud del inquilino que tengan que ver con el inmueble.

Cualquiera de estas situaciones impediría que el inquilino pueda disfrutar de los beneficios del contrato de arrendamiento. Además, sería prácticamente un ultimátum de desalojo implícito porque la propiedad rentada no puede ser utilizada.

¿Puede un inquilino irse del lugar rentado sin previo aviso?

Si a un inquilino se le ha negado el derecho de disfrutar tranquilamente del lugar arrendado, tiene una razón legalmente válida para terminar el contrato anticipadamente.

Sin embargo, antes de tomar esa decisión, es beneficioso informar al arrendador por escrito de los problemas específicos y darle un tiempo razonable para rectificar la situación. Si el arrendador no actúa, en algunos estados se otorga al inquilino el derecho a cambiarse de lugar.

El inquilino puede argüir que el simple hecho de no garantizarle su derecho al disfrute pleno de la propiedad arrendada dio como resultado un desalojo tácito, por parte del arrendador, y por eso decidió irse.

Si el arrendador demanda al inquilino por incumplimiento del contrato de alquiler, el tribunal puede concluir que el inquilino fue una víctima de un desalojo constructivo, y exigirle al arrendador que le pague al inquilino los gastos de la mudanza y los honorarios de su abogado.

Ahora, si la corte concluye que el derecho del inquilino a un disfrute tranquilo no se incumplió, entonces será requerido que el inquilino le pague al arrendador la renta desde el momento de la mudanza hasta el final del período de vigencia del contrato de arrendamiento.

¿Qué pasa si el arrendador deteriora la vivienda para obligar el desalojo?

Cuando un arrendador o dueño de casa decide rentar un espacio, este lugar debe cumplir con todas las condiciones de habitabilidad mínimas establecidas por la ley. Por lo general, el contrato de renta dice qué tipo de responsabilidades tiene el arrendador y el inquilino con respecto a las reparaciones y servicios.

Si un propietario desea desalojar a un inquilino debe cumplir con los pasos exigidos por la ley. Por ejemplo, debe respetar los plazos y reglas del contrato, y dar un aviso por escrito antes de ejecutar el desalojo. El arrendador no puede desatender sus obligaciones sobre proveer el disfrute tranquilo del lugar rentado al inquilino, ni debería desmejorar las condiciones de habitabilidad para incitar el desalojo.

Cuando los tribunales deciden sobre si se cumplió o no el derecho a disfrute del espacio rentado, consideran aspectos como los servicios y condiciones aceptables para habitar el inmueble. Pero, aun si no se incumplió la obligación del arrendador de proporcionar un disfrute tranquilo, también es posible que este haya incumplido el contrato de arrendamiento de alguna otra manera, y que el inquilino tenga derecho a una indemnización.

En consecuencia, es importante que se comunique con su arrendador para aclarar la situación, o con un abogado que conozca las leyes sobre arredramientos en su estado. Un abogado puede ayudarle a evitar un desalojo injusto.

Le recomendamos leer:

 

Hable hoy con un abogado calificado en Derecho de arrendadores y arrendatarios

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho de arrendadores y arrendatarios puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho de arrendadores y arrendatarios cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Derecho de arrendadores y arrendatarios calificado hoy.

Recursos Adicionales de Derecho de arrendadores y arrendatarios

Búsqueda de Recursos de Derecho de arrendadores y arrendatarios en Abogado.com