Las parejas que cohabitan y la propiedad

En la actualidad, cada vez más parejas cohabitan antes de casarse y muchas viven juntas indefinidamente sin hacerlo. La mayoría de las parejas que cohabitan acumula una buena cantidad de bienes conjuntos, pero no contempla cómo se dividirían los bienes en caso de terminar la relación. La realidad es que no importa cuánto dure la relación, en materia de propiedad, la ley sigue tratando a los miembros de la pareja como dos individuos separados sin derechos ni responsabilidades en caso de que se termine la relación. A continuación, encontrará algunos puntos sobre su propiedad que las parejas cohabitantes deben tener en mente.

Compra conjunta de propiedades

Antes de comprar juntos una casa o cualquier otro bien significativo, decidan de qué forma serán dueños de la propiedad. Al hacer esto protegerán sus derechos en caso de que un miembro de la pareja fallezca o la relación termine. Básicamente, deberán decidir si serán copropietarios o si tendrán una tenencia en común.

Copropietarios. La copropiedad es una forma de propiedad en la cual se comparte en partes iguales la propiedad de un bien. Todos los copropietarios tienen la misma cantidad de participación en la propiedad de tenencia conjunta. Cuando dos o más personas son copropietarios expresos de una propiedad y uno de ellos muere, el resto de los dueños recibe automáticamente la parte que le correspondía al difunto. Esto se conoce como "derecho de sobrevivencia".

Tenencia en común. Si deciden ser dueños en común, cada uno poseerá una parte distinta de la propiedad. Ustedes deciden el porcentaje de cada parte. Por ejemplo, si uno contribuye con el 25 por ciento del precio de compra, entonces su parte en la propiedad podría reflejar dicho porcentaje. Hay que tener en mente que, a diferencia de la tenencia conjunta, si en la tenencia común el copropietario muere, los otros no tienen derechos sobre la propiedad del fallecido. Su propiedad pasará a formar parte de sus bienes y será distribuida como lo determine el testamento del difunto o el derecho sucesorio de su estado.

La propiedad cuando la relación termina

Si la pareja compra una casa a nombre de ambos (ya sea como copropietarios o como propietarios en común) la división puede ser directa y la casa debiera dividirse en partes iguales al momento de la separación. Sin embargo, si la propiedad está a nombre de una sola persona, pero ambas partes contribuyeron para el pago de la hipoteca y su mantenimiento, podría haber una lucha por la propiedad si la pareja se separa.

Si la propiedad está a nombre de una persona, esa persona será la propietaria al momento de la separación a menos que la otra parte pueda establecer que había una intención común de compartir los derechos de propiedad. Probar dicha intención es difícil, a menos que esté por escrito o que haya prueba de que ambas partes contribuyeron para la compra de la propiedad, el pago de la hipoteca y el mantenimiento.

Parejas cohabitantes, propiedad y deceso

Otro asunto esencial para las parejas que cohabitan es considerar sus deseos en caso de fallecimiento.  A menos que cada miembro de la pareja haga un testamento y designe al otro como su beneficiario, su herencia se repartirá de acuerdo con las leyes estatales para las sucesiones intestadas. La sucesión intestada es un método prescrito por el estado para distribuir las propiedades de una persona cuando dicha persona no dejó un testamento al morir.

Cada estado tiene sus propias leyes, pero generalmente la propiedad se distribuye entre el cónyuge y los hijos del difunto. Si la persona no estaba casada ni tenía hijos al momento de fallecer, la propiedad será dividida entre los padres, hermanos, tíos, sobrinos, y otros parientes lejanos. La pareja del fallecido no recibirá nada. Por esta razón es importante que las parejas que cohabitan escriban testamentos u otros documentos donde expresen sus planes a largo plazo.

Un testamento es un documento legal en el cual una persona expresa su voluntad sobre lo que desea que se haga con sus deudas, propiedades e hijos menores después de su muerte. Las disposiciones testamentarias deben cumplirse a menos que sean ilegales o imposibles. Un testamento le permite a la persona nombrar a los beneficiarios de sus propiedades, condonar deudas, nombrar tutores para los hijos, crear fideicomisos, nombrar a un albacea de su herencia e incluso desheredar a algunos familiares. Dejar un testamento o un fideicomiso es una manera efectiva de proteger a su pareja si usted muere. Consulte a un abogado especializado en derecho de familia para crear un documento que refleje sus necesidades y deseos con respecto a su pareja.

Las parejas que cohabitan: cómo obtener la ayuda de un abogado

Si usted está viviendo con su pareja y/o pensando en casarse, un abogado especializado en derecho de familia puede ayudarle a obtener el mejor resultado posible. El primer paso es encontrar a un abogado especializado en derecho de familia en su área.

Hable hoy con un abogado calificado en Derecho familiar

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho familiar puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho familiar cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de derecho familiar calificado hoy.

Recursos Adicionales de Derecho Familiar

Búsqueda de Recursos de Derecho Familiar en Abogado.com