Ley criminal

¿Cuándo la policía debe leerme los derechos Miranda?

Por Gricel Bermudez | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 7 de diciembre de 2022

En los Estados Unidos, cuando una persona es arrestada, la policía debe leerle los derechos Miranda; y solamente sucede, si el sospechoso va a ser interrogado y está bajo custodia policial.

Estar bajo custodia significa, que el individuo a cuestionar está privado de su libertad y no puede irse por su propia voluntad, aun cuando este no haya sido arrestado formalmente.

Sin embargo, la policía no tiene la obligación de notificarle sus derechos Miranda antes de hacerle cualquier pregunta. Y si la persona no está bajo custodia policial, la advertencia sobre los derechos Miranda no es necesaria. Pero, aun así, cualquier cosa que diga puede ser utilizada en un juicio, si después es acusada de un delito.

Por ejemplo, cuando una persona aparece con una confesión antes de que la policía tenga la oportunidad de decir las advertencias Miranda, o si la policía detiene a alguien en la calle para preguntarle acerca de un delito reciente, y nota la respuesta incriminatoria.

En consecuencia, si una persona detenida considera que es sospechosa de un delito, es recomendable negarse, con plena cortesía, a responder las preguntas, al menos hasta consultar con un abogado sus derechos legales.

¿Qué son los derechos Miranda?

Los derechos Miranda son protecciones de origen constitucional que recibe una persona cuando es arrestada. La advertencia Miranda le garantiza su derecho a:

  • permanecer en silencio, porque todo lo que diga puede ser utilizado en su contra en un tribunal,
  • tener un abogado presente, y si no puede costearlo, se le proporcionará asistencia legal pública, antes de que la policía le haga preguntas.

Si no le leen sus derechos Miranda, la evidencia obtenida durante el interrogatorio, no será válida en los tribunales.

Anunciar los derechos Miranda es una obligación federal que debe cumplir la policía, la cual surgió en 1966 cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos pronunció con su interpretación de la Quinta Enmienda (derecho contra la autoincriminación), y de la Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos (derecho a un juicio), en el caso Miranda vs. Arizona.

¿Qué protecciones dan los derechos Miranda en una investigación policial?

Las autoridades deben respetar sus derechos Miranda durante el arresto y en toda la investigación.

Una vez que el acusado solicita su derecho a tener un abogado, todos los interrogatorios que se hagan bajo custodia deben detenerse, hasta que el abogado esté presente. Por ejemplo, ni un oficial del orden público, ni otra persona le puede exigir ni obligar que hable, responda preguntas o firme papeles, sin un abogado presente.

Si lo obligan a dar información que lo auto incrimine por medio de amenazas, preguntas insistentes o a través de otros medios de dominación, usted puede evitar que utilicen dicha información en su contra en los tribunales.

Sin embargo, si el oficial simplemente olvida informarle sus derechos constitucionales, pero no recurre a amenazas, ni usa otros medios de presión, la información que usted brinde voluntariamente a la policía, pudiera utilizarse en su contra. Aunque esto dependerá de si usted está bajo custodia o no.

Por lo tanto, en cualquier caso, es importante no hablar con la policía sin contar con la presencia de un abogado, incluso si usted no ha cometido un delito.

¿La policía tiene que esperar hasta que esté un abogado presente para hacerme preguntas?

No necesariamente. Es legal que la policía le haga preguntas sin la presencia de un abogado o sin advertirle de sus derechos Miranda, siempre que las consultas sean meramente con fines de investigación, y siempre que usted considere que es libre de irse y no ha sido acusado formalmente.

Incluso si llegara a ser arrestado, no es obligatorio que tenga a un abogado presente antes de contestar las preguntas que le haga la policía.

El sospechoso es libre de renunciar a sus derechos Miranda y de hablar voluntariamente con la policía sin un abogado presente, pero recuerde que esto puede ser usado en su contra, si así el caso lo requiere.

No obstante, una vez que pida un abogado, de acuerdo con las protecciones de la Sexta Enmienda de la Constitución de los EE. UU., la policía debe detener las preguntas adicionales hasta que usted esté acompañado del abogado.

¿Cuál es la diferencia entre ser interrogado bajo custodia y ser interrogado con libertad de irse?

Si una persona es interrogada por la policía, pero es libre de irse, entonces se considera que está allí escuchando y respondiendo a las preguntas por su propia voluntad y no ha sido acusada. Significa que le están haciendo preguntas en un entorno donde usted no está bajo custodia policial.

Por otro lado, si la persona fue arrestada o detenida, y no considera que sea libre de irse cuando quiera, o si le han leído sus derechos Miranda, probablemente esté bajo custodia policial y, por consiguiente, lo estén interrogando.

Las declaraciones que usted realice durante un interrogatorio policial bajo custodia pueden ser utilizadas en su contra, siempre que:

  • la policía le haya leído sus derechos Miranda,
  • usted haya renunciado al derecho de permanecer callado, o a tener un abogado presente.

No obstante, las declaraciones que usted haga a las preguntas de la policía, mientras no estaba bajo custodia, pueden utilizarse en su contra, aunque no le hayan advertido sobre sus derechos Miranda.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Ley criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Videos de ley criminal

Nuestros expertos legales

Camila Laval, JD Editora senior
Mariana Petersen, LLB Escritora legal
Jonathan Calvopina, MBA Escritor legal