Ley criminal

Condena injusta provocada por malos procedimientos del fiscal

Por Lilian Soto-Wiechert | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 19 de mayo de 2023

La fiscalía se encuentra a menudo bajo la presión de declarar culpable a cualquier persona acusada de cometer un delito, especialmente si:

  • Hay un incremento en delitos violentos o de alto perfil.
  • Existe la presencia de un gran volumen de casos.
  • Hay demasiado entusiasmo en la búsqueda honesta de la justicia.

Muchas veces, la presión que sufren los fiscales puede causar una influencia negativa en la manera en la que procesen los casos que les han sido asignados.

Una de estas causas puede ser exigir una condena errónea para una persona que fue acusada injustamente de cometer un delito.

Errores comunes cometidos por fiscales

Por lo general, los errores cometidos por los fiscales son de buena fe, pero una conducta errónea puede ocurrir cuando:

1. El fiscal se enfoca en el sospechoso equivocado. Existen situaciones en las que el fiscal tiende a enfocar su atención hacia un individuo en particular, a pesar de la existencia de factores o pruebas que indiquen que el delito fue cometido por otra persona.

Debido a la naturaleza de su profesión, el fiscal opera por lo general ante la vista pública y sujeto a un escrutinio estricto de los medios de comunicación, sobre todo si se trata de casos que involucren:

  • la existencia de delitos graves,
  • el delito es impactante,
  • el delito se cometió de manera violenta.

El fiscal puede cometer el error de destinar todos los recursos a la persecución de un sospechoso en particular, en lugar de tratar de investigar otros motivos o evidencias posibles que puedan conducir a otro sospechoso.

La tenacidad del fiscal puede dar lugar a que ignore evidencias exculpantes u otros factores que señalen en una dirección contraria a la del sospechoso en ese caso.

Aun cuando las probabilidades de que otra persona haya cometido el delito, los fiscales pueden optar por no tomar en cuenta la evidencia y enfocarse solamente en la obtención de una condena, sin importar si en el proceso judicial se acuse a la persona equivocada.

2. El fiscal elimina o fabrica evidencia. Uno de los factores más comunes de conducta inapropiada de la fiscalía involucra la eliminación de pruebas exculpatorias o evidencia que pueda llevar a la exoneración del acusado de un delito.

Una vez que el fiscal identifica y detiene públicamente a un sospechoso acusado de cometer un delito grave para satisfacer la protesta pública y preguntas de los medios de comunicación, puede mostrarse contrario a considerar otras pruebas o evidencias que no apoyen las acusaciones en contra del sospechoso.

Esta situación acentúa la tensión entre el deseo del fiscal de obtener una condena y su deber de revelar ante el abogado defensor la existencia de pruebas exculpatorias.

Un fiscal puede minimizar o simplemente ignorar cualquier prueba exculpatoria.

El fiscal también puede tomar medidas para:

  • ocultarle al abogado defensor la existencia de pruebas o evidencia,
  • destruir evidencia o pruebas,
  • fabricar evidencia o pruebas que respalden su caso.

Estas acciones pueden dar como resultado la imposición de condenas injustas al impedir que el sistema judicial opere de manera justa e imparcial.

3. El fiscal depende de testigos poco confiables. El fiscal puede interferir en la administración de la justicia cuando decide usar las declaraciones de testigos poco fiables.

Por ejemplo, el fiscal utiliza “soplones” o informantes en las cárceles, que puedan rendir testimonios desfavorables en contra del sospechoso, a cambio de incentivos relacionados con sus condenas.

En muchos casos, el motivo de un soplón se basa en los beneficios que pueda obtener a cambio de proporcionar una declaración en contra del acusado. Cuando el testimonio de un soplón es la evidencia principal en una condena penal, es por lo general poco confiable y puede incrementar las posibilidades de que se acuse y procese a la persona equivocada.

Si se logra probar la existencia de estos factores como parte de la conducta indebida del fiscal, es posible lograr la revocación de una condena a través del proceso de apelación.

Apelación en base a la mala conducta del fiscal

Si bien puede resultar difícil demostrar la presencia de conducta indebida por parte de la fiscalía en un caso penal, no es imposible y ha ocurrido en varios casos.

Luego de recibir una condena, el acusado de un delito cuenta con un tiempo limitado para apelar la sentencia.

Contratar los servicios de un abogado con experiencia en ley criminal ofrece muchas ventajas.

Uno de los beneficios incluye la elaboración de la solicitud para que el tribunal de apelaciones del estado revise la sentencia que impuso el tribunal inferior.

El abogado puede incluir en el sumario las siguientes razones para justificar la apelación:

  • Mala administración de la evidencia por parte del fiscal, por ejemplo, ocultar pruebas que podrían haber demostrado la inocencia del acusado.
  • Identificación errónea de testigos.
  • Declaraciones falsas de testigos.
  • Uso de soplones o informantes poco confiables.

Si el tribunal de apelaciones determina que los errores fueron considerables y causaron daños al acusado, puede entonces:

  • Revertir la condena. Por lo general, una condena puede revocarse si se impuso en base a errores que involucren los derechos constitucionales del acusado.
  • Ordenar un nuevo juicio. El tribunal de apelaciones puede mantener la condena del tribunal inferior, pero puede revisar y corregir errores que se cometieron y de ser necesario, ordenar que se celebre un nuevo juicio.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Ley criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Videos de ley criminal

Nuestros expertos legales

Camila Laval, JD Editora senior
Jonathan Calvopina, MBA Escritor legal
Mariana Petersen, LLB Escritora legal