Alteración del orden público: ¿cuándo es un delito?

Si las palabras, acciones o conducta escandalosa de un individuo ponen en peligro el derecho de otros para gozar de paz y tranquilidad, es posible que sea acusado por alteración del orden público.

La alteración del orden público es un delito penal que ocurre cuando una persona participa en algún tipo de conducta escandalosa. Por ejemplo:

  • Peleas o amenazas de peleas en público.
  • Ruidos excesivos.
  • Gritos.
  • Música a alto volumen.
  • Permitir que un perro ladre durante largo período de tiempo.

Las leyes de alteración del orden público (“disturbing the peace” en inglés) se incluyen en ordenanzas estatales o locales. Si bien esta falta no se considera como un delito penal grave, sí es punible con penas de prisión, multas económicas o ambas.

¿Qué faltas son consideradas alteración del orden público?

Las leyes que regulan este delito varían en función del estado y por lo general, se refieren a palabras o conductas que comprometen la seguridad, la salud, la moral, la paz y tranquilidad general de los demás.

Los cargos por alteración del orden público agrupan una diversidad de conductas e integran una categoría de faltas conocidas como conducta escandalosa.

Algunos ejemplos de conductas escandalosas incluyen:

  • Pelear o desafiar a alguien a pelear en un lugar público.
  • Usar palabras ofensivas en un lugar público que sean propensas a incitar a la violencia.
  • Gritar en un lugar público con la intención de incitar a la violencia o a actividades ilícitas.
  • Agredir a un alumno en la escuela o cerca de ella.
  • Golpear bruscamente las puertas de las habitaciones de los hoteles cuando los huéspedes están durmiendo con la intención de molestar.
  • Organizar una asamblea pública ilícita.
  • Gritar obscenidades desde la ventana de un automóvil frente al hogar de alguien y durante un tiempo prolongado.
  • Permitir el ladrido excesivo de un perro en un área residencial.
  • Escuchar música a un volumen intencionalmente elevado durante la noche y continuar incluso después de una advertencia justa.

En la mayoría de los estados, la conducta de una persona “escandalosa” debe haber sido intencional (voluntaria) o con mala intención (maliciosa) para considerarlo como una falta. No es suficiente si una persona participó en una acción con la cual simplemente molestó, agredió o avergonzó a otra persona. Por ejemplo, si hubo una pelea, debe haber sido ilícita y no en defensa propia o para proteger a alguien.

Para determinar la culpa, el tribunal analiza las circunstancias particulares de cada caso. Algunos de los factores que los jueces pueden tener en cuenta incluyen, el lugar, la hora, las palabras, las acciones y quién fue la persona afectada. Por ejemplo, si se trató de un oficial de policía, un docente, un alumno, un pariente o un transeúnte.

Las acciones frecuentes que no constituyen una alteración del orden público pueden incluir:

  • Participar en juegos de manos.
  • Simplemente avergonzar a alguien sin malicia.
  • Bromear molestando a alguien.
  • Chocar accidentalmente con una persona.
  • Hacerle un gesto a alguien, como mostrarle el dedo medio (algunas veces incluso a un oficial de policía).

Sin embargo, aunque las acciones de una persona no sean violentas, pero son propensas a incitar problemas o la alteración, es muy posible que haya responsabilidad penal.

¿Cuál es el propósito de la ley?

La alteración del orden público es una ley contra el desorden y el caos en público. Las leyes contra la conducta escandalosa existen para evitar que las personas perturben la paz y tranquilidad de los demás mientras estos se ocupan de sus tareas cotidianas y cuestiones personales.

Este delito público también puede penarse como parte de una falta más amplia de conducta escandalosa, la cual incluye otros tipos de molestias públicas, o puede penarse por separado en función de los factores mencionados y de las leyes del estado en particular.

¿Cuáles son las sanciones y castigos?

La alteración del orden público es un delito menor. Una persona acusada de desordenar el orden público puede enfrentar:

  • Penas de prisión de hasta 90 días.
  • Multas de hasta $400 o ambas.
  • Si es el primer delito penal de una persona puede evitar la pena de prisión.

¿Cuáles son sus derechos si perturban su tranquilidad? 

Si considera haber experimentado conductas escandalosas, o ruidos, o alteraciones molestas y excesivas, es importante conocer qué puede hacer para minimizar o frenar el daño:

  • Pedir que cesen en la conducta: Si el culpable es un vecino o conocido y no se siente físicamente amenazado, ni teme un posible daño, podría explicarle que su conducta es problemática y solicitar que pare sus acciones. En caso de que la situación se agrave, debe retirarse inmediatamente.
  • Llamar a la policía: Si el daño continúa, o si hay un peligro inminente (como una pelea), puede llamar a la policía y explicar la situación. Una persona que altera el orden público generalmente recibe una advertencia de parte de la policía. En la mayoría de los casos, la participación de la policía puede frenar la conducta molesta.

¿Cómo defenderse si es acusado de alterar el orden público?

Si enfrenta cargos por desordenar el orden público es importante conocer sus derechos y opciones de defensas para minimizar o evitar sanciones o cargos penales.

La alteración del orden público es un cargo “subjetivo”. Esto significa que la policía tiene un margen amplio para imponerlo. Generalmente, las estrategias para la defensa ante cargos penales se basan en dos principios:

  • “Yo no fui”
  • “Fui yo, pero tuve que hacerlo” (como defensa propia o en defensa razonable de terceros).

También existe la posibilidad de acogerse a las protecciones ofrecidas por el derecho a la libertad de expresión de la primera enmienda. Incluso es posible que sus acciones en cuestión estén al límite del tipo de alteración del orden público proscrito por la ley.

¿Qué delitos están relacionados con alteración del orden público?

Otros delitos relacionados incluyen borrachera en público, conducta escandalosa, exposición indecente y molestias en público. Estos cargos pueden penarse como falta de alteración del orden público.

Asimismo, las conductas prohibidas por las leyes de alteración del orden público pueden asignarle al culpable cierto grado de responsabilidad civil ante demandas por molestias, si hubo una persona perjudicada. Por ejemplo, un vecino al que lo han molestado continuamente y decide demandar por acoso.

¿Cuáles son los cargos penales más graves por desordenar el orden público?

Dentro de la clasificación de alteración del orden público también se incluyen otras faltas más grave, como la prostitución, agresión, violencia doméstica u otras amenazas delictivas.

Generalmente, cuando una persona es arrestada por uno de estos delitos más serios, también se le acusa del delito más leve de alteración del orden público. Los abogados defensores utilizan la alteración del orden público como herramienta para negociar la declaración frente a cargos más graves enfrentados por sus clientes. Debido a que el castigo por alterar el orden público normalmente implica penas de prisión más leves, o ninguna.

Su abogado tratará de obtener el menor cargo de alteración del orden público cuando está negociando su declaración de culpabilidad. Si lo han acusado de un delito penal grave pregunte a su abogado si una declaración por alteración del orden público podría beneficiarlo.

Alteración del orden público y antecedentes penales

En determinados casos, los delitos menores son excluidos de los antecedentes penales, verificaciones de antecedentes laborales y otras averiguaciones de rutina sobre actividad delictiva.

Esto es muy frecuente si la condena por alteración del orden público es el primer delito cometido por una persona. Incluso en ese caso, hay algunos estados y organizaciones que pueden requerirle que divulgue este tipo de información, como escuelas, oficinas del gobierno o en postulaciones para puestos de seguridad.

Debe consultar sus leyes estatales y locales para saber cuándo y cómo tendría que divulgar cargos y condenas por alteración del orden público.

En conclusión, la alteración del orden público es un delito contra el desorden y el caos en público. Estas leyes abarcan una amplia variedad de conductas y varían en función del estado. Generalmente, la conducta debe ser intencional y maliciosa para ser catalogada como un delito de alteración del orden público.

Por lo tanto, los actos hechos en defensa propia razonable o de terceros no califican como delito, ni las acciones que constituyen libertad de expresión, la cual está protegida. Consulte con un abogado en su localidad para conocer más acerca de las leyes de alteración del orden público específicas de su estado y sobre cuáles estrategias de defensas podrían aplicarse de acuerdo a cada situación específica.

Le recomenadmos leer:

¿Qué es una orden de arresto en los Estados Unidos?

La Quinta Enmienda garantiza su derecho contra la autoincriminación

¿Qué es un abogado defensor y cómo elegir al más adecuado?

Hable hoy con un abogado calificado en Ley Criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Ley Criminal calificado hoy.

Recursos Adicionales de Ley Criminal

Búsqueda de Recursos de Ley Criminal en Abogado.com