Diferencia entre divorcio “sin culpa" y divorcio “con culpa"

Por Gricel Bermudez | Revisado por Camila Laval, JD | Última actualización 16 de noviembre de 2021

Divorcio “sin culpa” y divorcio “con culpa” son dos opciones legales para iniciar un divorcio en los Estados Unidos. Pero las leyes de divorcio varían en cada estado. Por lo tanto, existen reglas particulares para dar respaldo legal a la culpabilidad en el divorcio.

  • Divorcio “sin culpa”: El cónyuge que solicita este tipo de divorcio no necesita una razón “válida” para divorciarse, ni tiene que probar que el otro cónyuge cometió una falta que rompió el vínculo matrimonial. Todos los estados permiten los divorcios “sin culpa”, independientemente de quién haya facilitado la ruptura del matrimonio.
  • Divorcio “con culpa”: Algunos estados admiten que un cónyuge presente una demanda de divorcio donde se alegue que el otro cónyuge es culpable de la terminación del matrimonio. En el divorcio “con culpa” se debe exponer una causa de la culpabilidad. Los motivos típicos del divorcio culpable son el maltrato, infidelidad, abandono del hogar, violencia doméstica, abuso de sustancias y haber cometido un delito.

El divorcio “sin culpa” existe en los EE. UU. desde el año 1970, cuando el estado de California presentó la opción por primera vez. Actualmente en todos los estados de los EE. UU. se puede iniciar un divorcio “sin culpa”.

Los siguientes estados todavía consienten una petición de divorcio con culpa: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Connecticut, Delaware, Georgia, Maryland, New Jersey, New York, North Carolina, South Carolina, Vermont, Virginia y el Distrito de Columbia. A continuación explicamos qué es un divorcio sin culpa y divorcio con culpa, y cuáles son las diferencias.

¿Qué es mejor, una petición de divorcio “sin culpa” o “con culpa”?

Para solicitar un divorcio no culpable, un cónyuge no está obligado a exponer una razón específica para el divorcio. La mayoría de los solicitantes de un divorcio “sin culpa” usan como causa: “diferencias irreconciliables” o “irreparable ruptura del matrimonio”.

En la mayoría de los estados, este no es un trámite difícil de superar. Sin embargo, la parte desagradable puede ser que, en varios estados, la pareja debe vivir separada durante un tiempo establecido antes de obtener un divorcio “sin culpa”.

Ahora, cuando los cónyuges presentan un divorcio “con culpa” no están obligados a vivir separados durante un tiempo antes de presentar la petición de divorcio. Pero se debe probar la culpa del cónyuge que cometió la falta, y este proceso le puede conceder una parte más grande de la división de los bienes al cónyuge que no tuvo la culpa.

Desde el punto de vista monetario, un divorcio “con culpa” puede ser más ventajoso. Pero si el cónyuge culpable prueba que no inició la ruptura, el proceso de comprobación resulta en una pérdida de dinero y tiempo.

Para saber si le conviene más iniciar un divorcio “sin culpa” o “con culpa”, lo mejor que puede hacer es:

  • Consultar con su abogado.
  • Considerar sus circunstancias personales.
  • Examinar su acuerdo prenupcial (si lo hay).
  • Pensar si puede probar la culpa.
  • Preguntarse si desea decidir un divorcio en un juicio o con un acuerdo.
  • Reflexionar sobre cuánto tiempo quiere esperar para obtener el divorcio.
  • Calcular cuánto puede ganar o perder según el tipo de divorcio.
  • Conocer las reglas del estado de su residencia donde presenta la demanda de divorcio.

Todas estas variables pueden determinar el mejor camino para desarrollar su divorcio.

¿Qué pasa si los dos cónyuges tienen la culpa?

Si los dos cónyuges son culpables del divorcio, y además quieren irse por la vía del método “con culpa” y tienen pruebas para reafirmar la culpabilidad del otro, entonces el tribunal debe decidir cuál de ellos es menos culpable de la ruptura matrimonial.

Una vez que esto sucede, la corte de familia le asigna el divorcio a la parte menos culpable, la cual además podrá sacar más ventajas del divorcio.

Los tribunales no pueden obligar a dos personas a estar casadas. Estos actúan como árbitros, pero no son perfectos.

¿Qué hago si mi cónyuge dice que soy culpable del divorcio, pero no lo soy?

El cónyuge que aparece como culpable en la demanda de divorcio puede refutar los hechos y oponerse a asumir la culpa del divorcio.

Su abogado puede ayudarle a diseñar un plan para eliminar la culpa que supuestamente cae sobre usted. Por lo general se pueden emplear las siguientes estrategias:

  • Consentimiento: El cónyuge denunciante aceptó o participó con la falta.
  • Condonación: El cónyuge no culpable conocía la falta, pero la perdonó y continuó con el matrimonio.
  • Recriminación: Ambos cónyuges tienen culpa de la misma falta.
  • Provocación: Un cónyuge provocó que el otro hiciera algo equivocado.
  • Complicidad: Ambos cónyuges acuerdan elaborar (falsamente) los motivos del divorcio.

Elegir entre divorcio sin culpa y divorcio con culpa para iniciar su separación es un paso muy importante. Recuerde que esto va a determinar el curso de su dislución matrimonial. Un abogado de divorcio le puede explicar la mejor opción, solo si usted le explica con detalles sus circunstancias.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Divorcio

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en divorcio puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en divorcio cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.