Saltar al contenido principal

Visitas conyugales en cárceles de Estados Unidos

Las cárceles federales de EE.UU no permiten visitas conyugales. Es más, solo los estados de California, Connecticut, Nueva York y Washington las permiten bajo ciertas circunstancias.

¿Qué son las visitas conyugales en cárceles?

Las visitas conyugales en prisiones de Estados Unidos son tiempo privado que una persona encarcelada puede compartir con su cónyuge o pareja, para el propósito de tener relaciones sexuales. Dependiendo de las leyes donde las visitas conyugales son autorizadas, estas pueden durar desde un par de horas hasta una noche, dentro del centro correccional. En los cuatro estados dónde aún existen, el privilegio de visita conyugal se les da a personas en prisión que han demostrado buena conducta durante su periodo de encarcelamiento. Las cárceles que lo permiten tienen un área de visita dentro del centro correccional donde la persona prisionera puede recibir a su cónyuge.

A pesar de varias demandas por parte de presos en tribunales federales y estatales, el Tribunal Supremo de EE.UU ha decretado que las visitas conyugales no son un derecho constitucional, sino un privilegio otorgado a personas encarceladas, opcional y a decisión de cada estado.

¿Qué conducta está permitida durante las visitas conyugales?

En general, todos los visitantes deben someterse a un registro físico en busca de armas u otro tipo de contrabando. La lista de lo que pueden traer es muy corta. No se permiten drogas, alcohol, teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos. También existen normas sobre la comida y regalos que pueden estar permitidos y prohibidos. Además, los visitantes deben llevar vestimenta que cumpla con las normas del centro de detención, o no serán admitidos como visitantes.

Visitas a personas encarceladas en cárceles federales

Las visitas a presos detenidos en centros de detención federales son más complejas y reguladas que las visitas a cárceles estatales, ya que en general los presos que están encarcelados en centros federales llegaron ahí por cometer crímenes más graves. Aún así, las visitas de familiares directos y algunos otros visitantes están permitidas.

Las personas permitidas deben ser:

  • Madre o padre.
  • Padrastro o madrastra.
  • Hermanos.
  • Cónyuge e hijos.
  • Abuelos, tíos, tías, suegros y primos.

Otros tipos de visitantes aprobados incluyen.

  • No más de diez amigos o asociados.
  • Oficiales extranjeros.
  • Miembros de grupos religiosos.
  • Miembros de grupos cívicos.
  • Empleadores (anteriores o futuros).
  • Patrocinadores.
  • Asesores de libertad condicional.
  • Abogados.

En ciertas circunstancias, como cuando un recluso ingresa por primera vez en la prisión o es trasladado a una nueva prisión, es posible que aún no exista una lista de visitas. En este caso, los familiares directos que puedan ser verificados por la información contenida en el informe previo a la sentencia del recluso, pueden ser autorizados a visitarlo. Sin embargo, si la información disponible sobre una persona es escasa o nula, es posible que se denieguen las visitas. Siempre debe llamar a la prisión con antelación para asegurarse de que su visita será permitida.

¿Qué hacer antes de visitar a una persona en la cárcel?

Debe conocer todas las normas, reglamentos y procedimientos de visita antes de realizarla.

Llevar ropa que se pueda considerar inapropiada (como ropa provocativa o reveladora) puede hacer que se le deniegue la visita.

Los siguientes artículos de ropa generalmente no están permitidos, pero por favor consulte la política de visitas para la instalación específica en cuanto a qué atuendo y artículos están permitidos en la sala de visitas:

  • Pantalones cortos reveladores.
  • Trajes de baño.
  • Prendas transparentes de cualquier tipo.
  • Blusas de tirantes.
  • Blusas o vestidos escotados.
  • Leotardos.
  • Spandex.
  • Tops sin espalda.
  • Sombreros o gorras.
  • Prendas sin mangas.
  • Faldas de cinco centímetros o más por encima de la rodilla.
  • Vestidos o faldas con un corte alto en la espalda, en la parte delantera o en los laterales
  • Ropa que se parezca a la de los reclusos (ropa de color caqui o verde de tipo militar).

Duración de las visitas en las cárceles

Por ley, un recluso tiene al menos cuatro horas de visita al mes, pero normalmente la prisión puede proporcionar más. Sin embargo, el director puede restringir la duración de las visitas o el número de personas que pueden visitar a la vez, para evitar el hacinamiento en la sala de visitas.

Dado que suele haber muchas personas de visita, es importante que las visitas sean silenciosas, ordenadas y dignas. El funcionario de la sala de visitas puede exigirle que se retire si usted o el recluso no actúan de forma adecuada.

Contacto físico en visitas carcelarias

En la mayoría de los casos, los apretones de manos, los abrazos y los besos están permitidos al principio y al final de la visita. El personal puede limitar el contacto por razones de seguridad (para evitar que la gente intente introducir contrabando) y para mantener el área de visitas ordenada. La Oficina Federal de Prisiones no permite las visitas conyugales.

Planifique su viaje a una visita carcelaria

Averigüe cuándo puede visitar y obtenga las indicaciones para llegar al centro

Todas las instituciones tienen horarios de visita los sábados, domingos y días festivos; y la mayoría los tienen en otros momentos de la semana. Los fines de semana son el momento más popular para visitar, por lo que las prisiones pueden optar por limitar las visitas a los sábados o a los domingos, y el día variará para cada recluso. Otros factores que pueden afectar a los días y horarios de visita son:

  • Ubicación de la prisión.
  • Tipo de prisión.
  • Necesidades de visita de los reclusos.
  • Disponibilidad de espacio para las visitas

El recluso al que piensa visitar debería indicarle cuál es el horario de visitas de esa prisión; no obstante, si tiene alguna duda, póngase en contacto con ese centro en concreto.

Cómo llegar a una visita carcelaria

Desgraciadamente, el gobierno no paga ni reembolsa el transporte. Si tiene alguna duda, llame al centro penitenciario. El personal puede ayudarle con las direcciones, incluyendo cómo llegar en transporte público cuando esté disponible.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Ley Criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Ley Criminal calificado hoy.

Recursos Adicionales de Ley Criminal

Búsqueda de Recursos de Ley Criminal en Abogado.com