Distribución de la propiedad al divorciarse

Por Jonathan Calvopina, MBA | Última actualización 10 de noviembre de 2021

Cuando una pareja atraviesa un caso de divorcio en los Estados Unidos, tienen que decidir sobre la separación de bienes, activos y deudas. En un divorcio incontestado, usted y su cónyuge acuerdan cómo dividir su propiedad. Sin embargo, si se disputa el divorcio, el juez de la corte de derecho de familia determinará cómo dividir la propiedad, dejándolo sin control.

La división de los bienes puede ser un proceso difícil, especialmente cuando hay resentimiento o enojo hacia el otro cónyuge. Ya sea que usted y su futuro ex-cónyuge estén de acuerdo o en desacuerdo sobre la división de bienes raíces, debe hablar con su abogado de divorcio sobre sus opciones y qué bienes son más importantes para usted.

Leyes estatales de divorcio

Cada estado tiene sus propias leyes sobre cómo dividir la propiedad en una demanda de divorcio. Generalmente, los estados se dividen en dos categorías para la distribución de la propiedad, como “propiedad comunitaria” o “distribución equitativa”.

Propiedad comunitaria

Con algunas excepciones, los bienes matrimoniales son considerados como propiedad comunitaria de la pareja, calcular la distribución de esta propiedad de forma equitativa suele ser más sencillo.

La propiedad se clasifica como conyugal (comunidad) o propiedad separada. La propiedad comunitaria y los pasivos se dividen en partes iguales. La propiedad separada generalmente incluye la propiedad adquirida antes del matrimonio. La propiedad separada también puede incluir una herencia o un regalo dado a uno de los cónyuges.

Los estados de propiedad comunitaria son minoría y generalmente son más comunes en los estados occidentales. Los estados y territorios con leyes de propiedad comunitaria son:

  • Arizona
  • California
  • Idaho
  • Luisiana
  • Nuevo Mexico
  • Nevada
  • Texas
  • Washington
  • Wisconsin
  • Guam
  • Puerto Rico

Algunos estados tienen sistemas opcionales de propiedad comunitaria, donde los cónyuges pueden crear acuerdos de propiedad comunitaria, incluidos Alaska, Dakota del Sur y Tennessee.

Distribución equitativa

En los estados de distribución equitativa, los tribunales intentan dividir la propiedad de manera justa. Equitativo no es lo mismo que igual; no es una división 50-50, pero tiene en cuenta una serie de factores, que incluyen:

  • Duración del matrimonio
  • Edad de los cónyuges
  • Circunstancias económicas de cada cónyuge
  • Custodia de los hijos
  • Adjudicación de pensión alimenticia
  • Potencial de ingresos de cada cónyuge
  • Las contribuciones de cada cónyuge al matrimonio
  • Estándar de vida
  • Activos ocultos
  • División de la casa familiar

El hogar familiar es uno de los mayores problemas involucrados en la división de la propiedad en muchos procedimientos de divorcio. Es difícil dividir la propiedad inmobiliaria durante un divorcio.

A diferencia de una cuenta bancaria, una casa no se puede dividir por la mitad ni compartir después de la separación. Si la casa fue comprada por un solo cónyuge antes del matrimonio, ese cónyuge generalmente se queda con la casa en un proceso de divorcio. Sin embargo, el otro cónyuge podría argumentar sobre las contribuciones que hizo al mantenimiento de la casa y cualquier aumento de valor durante el curso del matrimonio.

Si los cónyuges compraron la casa juntos y la pareja no puede ponerse de acuerdo sobre qué cónyuge debe abandonar la casa, el juez decidirá el asunto. A veces, el juez exigirá que se venda la casa y que las ganancias se dividan entre las partes. Otras veces, el juez requerirá que uno de los cónyuges compre el interés del otro cónyuge en la casa, o el juez puede otorgar la casa a un cónyuge y bienes conyugales de igual valor (automóviles, joyas, bienes muebles, dinero) al otro cónyuge.

Si la pareja tiene hijos menores de edad, es más probable que el juez permita que el cónyuge, que es el cuidador principal, permanezca en la casa con los niños. El otro cónyuge puede recibir otros bienes en una división equitativa.

Acuerdos prenupciales

Un acuerdo prenupcial es un contrato que celebran dos personas en consideración al matrimonio. Un acuerdo prenupcial estipulará lo que sucede con ciertas propiedades en la disolución del matrimonio, incluidos los bienes adquiridos, los activos individuales, las cuentas, la propiedad comercial y la manutención del cónyuge.

Generalmente, cuando una pareja que se divorcia tiene un acuerdo prenupcial válido, el acuerdo determinará cómo se distribuirá la propiedad. El tribunal generalmente hará cumplir los términos del acuerdo prenupcial a menos que haya una indicación de que existe un problema con el acuerdo, como si se firmó voluntariamente o si proporcionó una divulgación completa de los activos.

Activos comerciales en un divorcio

Los activos comerciales pueden complicar la distribución de la propiedad. Si uno o ambos cónyuges comenzaron un nuevo negocio durante el matrimonio o hicieron crecer un negocio existente, el tribunal puede usar una distribución equitativa para determinar qué sucede con los activos comerciales.

Si uno de los cónyuges solo tiene un interés financiero en el negocio y no está involucrado en el funcionamiento del negocio, el tribunal puede equilibrar los activos del negocio con otras propiedades, incluidas inversiones, dinero o bienes inmuebles.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Divorcio

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en divorcio puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en divorcio cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.