Asistencia médica para un niño menor de edad

Lo más común es que sea el padre o guardián quien busque tratamiento médico para un menor de edad. El padre o tutor legal también tiene el derecho legal de rehusar tratamiento médico para el menor si es que este no es urgente ni rutinario. Sin embargo, en situaciones de emergencia, o en las que el padre o guardián legal no esté disponible, puede que otras personas estén autorizadas a buscar cuidado médico y tratamiento para un menor.

En la mayoría de las jurisdicciones, un simple formulario o declaración escrita y firmada por el padre o guardián del menor es suficiente para permitir que otra persona busque tratamiento médico para el menor. Este documento puede ser muy específico en cuanto al tipo de tratamiento médico o cuidado que el padre o guardián está permitiendo que la otra persona obtenga para el menor, o puede dar un permiso sin límites fijos para que la otra persona obtenga cualquier cuidado médico que sea necesario para el menor.

Por otra parte, si hay una emergencia que amenace la vida del niño, es probable que el proveedor de cuidados médicos y/o el hospital puedan proporcionar los cuidados médicos necesarios, incluso sin el consentimiento del padre, guardián legal o la persona autorizada para tomar decisiones. Lo más común es que estos casos involucren situaciones en las que el padre no puede consentir al tratamiento y el menor está incapacitado o tampoco puede consentir. Sin embargo, en el caso en que un padre o guardián presenta objeciones a tratamientos que son necesarios para salvar la vida del menor, el estado puede involucrarse o solicitar el tratamiento necesario para el menor, lo que puede requerir intervención judicial.

Además, dependiendo de las leyes estatales, hay instancias en las que un menor puede consentir a su propio tratamiento o cuidado médico. En algunos estados, los niños que tengan más de cierta edad pueden consentir a cuidados médico para el propósito de anticoncepción, tratamiento de enfermedades venéreas, pruebas de VIH, tratamiento de adicción a las drogas y al alcohol, cuidado prenatal, tratamiento de condiciones de salud mental, y/o aborto. Típicamente, un menor debe ser adolescente antes de tener la capacidad de consentir a cualquier tipo de tratamiento o cuidado médico. El hecho de que un menor esté o no emancipado es materia de ley estatal y los requisitos de calificación para la emancipación varían entre los estados. Por ejemplo, en la mayoría de los estados, el matrimonio del menor hace que este se emancipe. En otros estados, hechos como el haber dado a luz a un niño o entrar a la milicia hacen que el menor pase a estar emancipado.

Junto a las leyes gobernando quién puede consentir a que el menor reciba tratamiento médico, las leyes también difieren entre los estados con respecto al acceso al expediente médico del menor. En la mayoría de los casos, los padres y guardianes tienen acceso a los expedientes médicos de sus hijos. Los padres y guardianes también pueden firmar formularios de divulgación de información médica para permitir que otras personas accedan al expediente médico del menor. Un menor emancipado también tiene acceso a su propio expediente médico.

Hable hoy con un abogado calificado en Seguro médico

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en seguro médico puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en seguro médico cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Seguro médico calificado hoy.

Recursos Adicionales de Seguro médico

Búsqueda de Recursos de Seguro médico en Abogado.com

Sus derechos legales al ser arrestado

Videos de Seguro médico