Saltar al contenido principal

Podcast Episodio 7: Derechos de las parejas que cohabitan en los Estados Unidos

Transcripción del episodio:

¡Este es el podcast de Abogado.com!

Te vamos a contar historias, experiencias de gente como tú y yo.

Te vamos a decir cómo la ley influye en tu vida

¡Y por qué es conveniente buscar representación legal!

Derechos de las parejas que cohabitan en los Estados Unidos

En los Estados Unidos es muy común que las parejas vivan en unión libre antes de contraer matrimonio legalmente, o decidan estar así, y nunca casarse.

Algunas parejas prefieren evitar las formalidades que implica el vínculo matrimonial legal, mantener por separado sus asuntos financieros, y no tener que afrontar un divorcio en caso de separación.

Si no estás listo para contraer matrimonio y estás considerando vivir con tu pareja, te conviene conocer la diferencia entre y matrimonio y cohabitación.

Lo primero que debes saber es que casados y solteros no tienen los mismos derechos. ¡Pero hay maneras para vivir juntos y no sufrir en el intento!

  • ¿Qué es un acuerdo de cohabitación?
  • ¿Qué pasa con los bienes comunes cuando una pareja no casada se separa?
  • ¿Tendrás derecho a recibir pensión conyugal si la relación termina?
  • ¿Pueden los hijos de padres solteros recibir pensión alimenticia?
  • ¿Qué pasa si vivo en unión libre y mi pareja se enferma o muere?
  • ¿Tengo derecho a herencia?

¡Aquí vamos a responder a tus preguntas!

Te contaremos un caso muy famoso ocurrido en los Estados Unidos, Marvin vs. Marvin, y cómo la separación de esta pareja, que vivió muchos años sin casarse, cambió la perspectiva de los derechos de las parejas no casadas en el país.

La famosa historia de los Marvin

La señora Michelle Marvin y el señor Lee Marvin fue una pareja muy conocida en los años setenta, ella cantante, y él un actor.

Ellos vivieron juntos sin casarse durante siete años. Según Michelle, la pareja acordó verbalmente presentarse como marido y mujer públicamente, unir todos sus esfuerzos financieros y bienes, y compartir sus frutos de manera equitativa.

Muchas parejas que viven juntas dicen no necesitar un “trozo de papel” para probar un compromiso entre ambos; otros eligen vivir juntos sin casarse para evitar los enredos legales que surgen cuando la relación termina. Si bien las relaciones de hecho se pueden disolver de una manera muy simple, no siempre es el caso, especialmente cuando existen bienes que repartir.

La señora Marvin incluso acordó abandonar su carrera como cantante para concentrarse en las tareas domésticas, y a cambio, él dijo que la apoyaría económicamente. Durante el curso de su cohabitación, ella se hizo cargo del hogar mientras él trabajaba fuera. Este sistema permitió que se obtuvieran activos e inversiones importantes, pero todos a nombre del señor Marvin.

En los Estados Unidos, algunos estados permiten que las parejas que cohabitan en una unión de hecho elaboren acuerdos, donde se explique cómo van a manejar sus bienes durante la relación, y qué hacer en caso de terminar los lazos.

La regla general manejada por la mayoría de los estados establece que:

  • Si compras un bien y en el contrato de propiedad y facturas aparece tu nombre, entonces tú eres el dueño.
  • Si ambos miembros de la pareja firman el contrato, los dos serán dueños, sin importar quién haya pagado más, menos, o nada.

En cambio, cuando una pareja está casada los bienes adquiridos antes del matrimonio legal le pertenecen a cada individuo por separado; pero la propiedad pudiera ser compartida, si compran bienes estando casados, y depende de la ley de tu estado.

Pero la señora Marvin no tenía un contrato de cohabitación por escrito, según ella, era solo verbal.

La ruptura oficial de la relación: ¿Quién se queda con qué?

En mayo de 1970, los problemas de convivencia de la pareja Marvin se agravan.

Lee Marvin obligó a su señora a abandonar la casa, pero él aceptó mantenerla económicamente, ella recibía una pensión de $833 al mes. Pero los pagos se detuvieron en noviembre de 1971.

Los miembros de una pareja que vive junta y que luego se separan, por lo general no tienen la obligación de proveer sustento al otro después de la ruptura, como ocurre con el matrimonio legal; a menos que exista un contrato donde se haya establecido lo contrario.

Igualmente, al terminar la cohabitación, usualmente la pareja puede dividir los bienes de mutuo acuerdo. Sin embargo, al tratar de determinar quién se queda con qué, la ausencia de un ordenamiento jurídico puede crear conflictos.

La señora Marvin demandó a su ex por incumplimiento de contrato expreso.

Ella afirmó que tenía derecho a la mitad de lo que él había ganado durante su relación, y que su parte era 1,8 millones de dólares, incluidos $100,000 dólares por la pérdida de la carrera como cantante, a la cual había renunciado.

Pero en ese momento el tribunal de primera instancia del estado de California le concedió la razón al señor Marvin, porque no reconocía el contrato oral como ejecutable según la ley del momento.

Años de juicio y apelaciones

Si bien la demanda de Michelle Marvin fue inicialmente rechazada por los tribunales; en la apelación, la Corte Suprema de California respaldó el principio de buscar pensión alimenticia.

Este detalle permitió que su caso fuera escuchado. Además, provocó que se iniciaran otras demandas similares en otros 15 estados. Cuando el caso Marvin llegó a la corte en 1979, más de mil demandas por pensión alimenticia estaban pendientes solo en las cortes de California.

A pesar de que al final, las cosas no terminaron como la señora Marvin deseaba, su experiencia sirvió para crear un precedente en lo que se conoce en los Estados Unidos como ley común; es decir, un caso legal se puede usar como ejemplo para decidir otro caso similar.

Actualmente, algunos estados reconocen ciertos derechos a las parejas que tienen vida en común, pero sin estar casadas, como los derivados después de la resolución del caso Marvin vs. Marvin de California.

Hoy, este estado permite que los cohabitantes tengan contratos orales y escritos para decidir cómo dividir sus bienes en caso de una separación. Y muchos otros estados han adoptado reglas parecidas.

Pero en general se considera como tu propiedad lo que demuestres por medio de documentos y contratos firmados que el bien está en tu posesión.

Hay una lección que aprender de esta historia. Tal vez la mejor manera de evitar problemas durante la cohabitación es llegar a un acuerdo antes de vivir juntos.

El acuerdo puede ser un documento sencillo donde se expliquen las expectativas de ambas partes.

¿Qué hacer al comenzar una relación de cohabitación?

Aunque pareciera que Lee Marvin salió airoso en este caso, lo cierto es le costó más de cinco años de litigio y mucho gasto de dinero, tiempo y energía emocional.

El matrimonio no necesariamente es para todo el mundo. El aumento de la cohabitación como una opción para vivir en pareja es una opción práctica, y si tomas precauciones y eres honesto desde el principio puede funcionar muy bien.

Si te preocupan tus finanzas y tus seres queridos, considera lo siguiente:

  • Elabora un convenio de cohabitación antes de mudarte a vivir junto a tu pareja. Allí puedes incluir detalles para la compra de bienes por separado y en conjunto, manejo de presupuestos, acceso y firmas autorizadas en las cuentas bancarias y qué hacer con las deudas.
  • Conserva los títulos de propiedad de cualquier bien que adquieras a tu nombre y que hayas pagado solo tú.
  • Pon las compras conjuntas a nombre de ambos miembros de la pareja.
  • Mantén un registro de tus contribuciones e inversiones en cualquier propiedad que esté a nombre de tu pareja.
  • Recuerda que los padres no casados tienen obligaciones con sus hijos. Si la relación con tu pareja termina, legalmente debes cumplir con la manutención de los niños que tengan en común.
  • Explica quién va a heredar tus bienes en caso de muerte, o de tu pareja. No siempre las parejas de hecho heredan los bienes del otro directamente.
  • Autoriza a tu pareja para que pueda tomar decisiones importantes sobre tu salud o tratamientos médicos.

Si tiene dudas sobre cómo las leyes de tu estado protegen a las parejas que cohabitan, visita Abogado.com y consulta a un abogado que trabaje casos de derecho de familia. Un abogado te puede asesorar sobre la conveniencia de elaborar un acuerdo de cohabitación, cómo comprar bienes en común y proteger tu patrimonio.

Créditos

Equipo de relatores: Está conformado por personas de varios países de Latinoamérica (México, Ecuador, El Salvador, Colombia, Argentina y Puerto Rico).

Producción y dirección: Jonathan Calvopiña

Historia y guion: Gricel Bermúdez

Escucha todos los episodios del podcast aqui, también lo puedes escuchar en YouTubeLibsyn o Spotify.

Hable hoy con un abogado calificado en Derecho familiar

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho familiar puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho familiar cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Derecho familiar calificado hoy.

Recursos Adicionales de Derecho familiar

Búsqueda de Recursos de Derecho familiar en Abogado.com