Martin Luther King: su legado de desobediencia civil sigue vigente

El día de MLK también es reconocido como un día nacional de prestar servicio.

Traducido por Mairim Gomez | Revisado por Camila Laval, JD | Última actualización 2 de enero de 2024

En los Estados Unidos, el tercer lunes de enero está reservado para conmemorar a uno de los más grandes líderes de los derechos civiles del país: el doctor Martin Luther King, Jr. Su lucha y legado siguen desempeñando un papel importante en el presente y futuro de los EE. UU.

Las imágenes perdurables de las protestas por los derechos civiles que King y otros activistas lideraron en la década de 1960 conforman la noción sobre desobediencia civil que tiene la conciencia moderna estadounidense.

La agitación del verano de 2020 causada por la muerte de George Floyd fue una demostración clara de ello. Tras ese suceso, muchos estadounidenses renovaron su fe en estas enseñanzas.

La desobediencia civil tiene una larga historia

En realidad, King no fue la primera persona en hacer una demostración de desobediencia civil. En 1849, el ensayista Henry David Thoreau escribió “Desobediencia Civil”, popularizando el término en los EE. UU. Mahatma Gandhi y sus seguidores lo emplearon en su lucha por la independencia de India.

Incluso, muchos cristianos también consideran la vida de Jesucristo como un ejemplo temprano de desobediencia civil contra el imperio romano.

Utilizando la desobediencia civil para provocar cambios

Al igual que Gandhi, Martin Luther King utilizó la desobediencia civil como un medio para producir cambios gubernamentales. Las negativas no violentas a obedecer comandos gubernamentales las tomó a gran escala. Hubo sentadas y marchas, todas llevadas a cabo en contra de los deseos de las autoridades locales.

En la mente de King, el propósito era “crear una situación con tanta crisis que inevitablemente abriera la puerta a la negociación”. La desobediencia civil, si es lo suficientemente masiva, obliga al gobierno a negociar cambios.

Decenas de miles de estadounidenses, si no más, emplearon esta estrategia en 2020. Aunque algunas personas que protestaron tras la muerte de Floyd causaron destrucción, muchos marcharon, participaron en sentadas y se negaron a obedecer órdenes policiales de dispersarse para demostrar el compromiso con sus principios.

Muchos se entregaron pacíficamente a la policía. Cada uno de ellos arriesgó un historial criminal en nombre del cambio. El legado de desobediencia civil de Martin Luther King fue honrado por todos estos actos.

Entonces, este tercer lunes de enero, cómo no tomarse el tiempo para enaltecerlo. Aunque no abogamos por quebrantar la ley, el día de MLK también es reconocido como un día nacional de prestar servicio. Hay innumerables oportunidades de voluntariado disponibles en todo el país para hacer honor a la lucha del Dr. Martin Luther King.

Escrito por: FindLaw Staff

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín gratis y manténgase actualizado con nuestros últimos artículos.