El hijo de la “madrina de la cocaína” demanda a Netflix por serie Griselda

Traducido por Mairim Gomez | Revisado por Camila Laval, JD | Última actualización 25 de enero de 2024

Netflix, el gigante del streaming, enfrenta una demanda que abre interrogantes en cuanto a los derechos de autor y la interpretación de figuras públicas en las pantallas. En el centro de esta tormenta legal está la serie Griselda, protagonizada por Sofia Vergara, que retrata la vida de Griselda Blanco, conocida como la “madrina de la cocaína”. Pero ¿por qué ha causado tanto revuelo esta serie?

La demanda: ¿una historia tan real que tiene derechos de autor?              

El hijo de Griselda, Michael Blanco, presentó una demanda contra Netflix alegando que para la creación de la serie la plataforma usó material que él había proporcionado. La serie narra la vida de su madre, desde sus humildes comienzos hasta convertirse en una poderosa narcotraficante.

Aunque Catherine Zeta-Jones la interpretó en una película de Lifetime en 2019, según el hijo de Griselda, Netflix tiene más de la “verdadera” historia. Blanco cuenta que él propuso ideas para la historia a dos socios alrededor de 2009, buscando convertir anécdotas personales y conocimientos en un acuerdo para un libro o una telenovela en español. Afirma en su demanda que sus socios contaron estas historias a Netflix, quien las tomó sin compensación ni reconocimiento.

Michael Blanco no está demandando para prohibir que Netflix cuente la historia en absoluto. Esto se debe a que Griselda Blanco es una figura pública y las historias ficticias de figuras públicas son legales sin permiso expreso, aunque sí hay reglas sobre el uso de figuras públicas para fines comerciales.

La abogada de Michael, Elysa Galloway, dijo en un comunicado a la revista Rolling Stone que la demanda se reduce a que Netflix/Latin World Entertainment “explota” el trabajo y las ideas literarias de Michael Blanco sin compensación. Él argumenta que estas historias no eran de conocimiento público pues Griselda, a pesar de su poder, logró mantener un perfil bajo durante su vida y gran parte de su historia es poco conocida.

Netflix, los 80 y figuras de la época como fórmula de éxito

Netflix ha sabido sacarle provecho a la nostalgia de los 80 con series como Stranger Things, Glow y Narcos. Griselda se une ahora a este repertorio, buscando captar la atención de la audiencia con una mezcla de historia real y ficción.

Como parte de esa estrategia, la plataforma se ha centrado en explorar la vida de figuras notorias de esa época, como Pablo Escobar, y ahora Griselda, también llamada “viuda negra”, debido a las sospechosas muertes de sus tres esposos.

Griselda Blanco fue otra gran narcotraficante de los años 80. Dirigió su propio cártel de tráfico de drogas con gran éxito. Pasó de vivir en la pobreza en las calles de Cartagena, Colombia, a ser una reina del narcotráfico que contrabandeaba aproximadamente 2.5 millones de dólares en cocaína a EE. UU. cada semana ($15 millones en dólares actuales).

Dejó un rastro de cadáveres a su paso, incluyendo miembros de cárteles rivales. Tan despiadada como se presentaba, también era considerada encantadora, pero nunca dudó en usar a sus ejecutores para cometer atrocidades. Netflix espera repetir el éxito de Narcos y otras historias similares con Griselda.

Derecho de autor para figuras públicas

Este caso abre un debate sobre los derechos de autor y la representación de figuras públicas en obras de ficción. Las leyes actuales permiten cierta libertad para contar historias ficticias sobre figuras públicas, pero la demanda de Michael Blanco sugiere que hay una línea fina entre la ficción y el uso indebido de material privado. Además, plantea interrogantes sobre la difamación y los derechos de privacidad y publicidad.

Las figuras públicas tienden a tener menos protecciones legales que otras. Por ejemplo, es más difícil para una figura pública demandar por difamación. Lo mismo aplica al material potencialmente protegido por derechos de autor.

Por ejemplo, si quisieras, podrías escribir una novela basada en una “historia alternativa” que involucra a una persona famosa con diferentes eventos o acciones que resultaron de manera diferente a como sucedieron en la vida real. De hecho, este es el argumento detrás del programa de Apple TV+, For All Mankind. Sin embargo, esto no significa que tengas carta blanca. Aún hay algunos detalles legales de los que hay que cuidarse

Contar historias de figuras públicas: responsabilidades legales

Al contar la historia de vida de una figura pública, debe quedar claro que la historia es completamente ficticia; de lo contrario, cualquier cosa presentada como un hecho de la vida de esa persona podría dar lugar a una demanda por difamación.

Hay otras protecciones legales que se deben tener en cuenta. Estas incluyen:

El derecho a la privacidad implica poner a alguien en el centro de atención cuando nunca quiso estar allí. Por ejemplo, no puedes escribir un libro revelador sobre los problemas de salud mental de un buen amigo sin su permiso. El derecho de publicidad, por otro lado, es una teoría legal que dice que las personas tienen derecho a determinar cómo presentan su nombre y apariencia al público.

La luz falsa ocurre cuando una persona es retratada de manera engañosa en una publicación o representación, de tal forma que se cree una impresión incorrecta sobre ella. Por ejemplo, una serie o película basada en una persona real que muestre acciones o características que la persona no posee o nunca exhibió. En algunos estados, debe comprobarse que se actuó con malicia real y se expuso a la persona al desprecio o al ridículo.

Estas demandas están regidas por la ley estatal. Si tienes preguntas o dudas sobre estos temas, hablar con un abogado es aconsejable. Particularmente para quienes no son celebridades, hay opciones como la compra de los derechos de vida de la persona que estás retratando.

¿Qué pasará con Netflix y Griselda?

Michael Blanco buscó una orden judicial para retrasar el estreno de la serie en Netflix, pero a pesar de la demanda, la serie comenzó a transmitirse desde el 25 de enero de 2024. Netflix no había respondido públicamente a la demanda al momento del estreno, pero dejó en claro que Griselda es un drama de ficción y no una biografía exacta.

En todo caso, el desenlace de este conflicto legal podría sentar un precedente importante en cuanto al manejo del material biográfico y la representación de figuras públicas en la creación series y películas. Por ahora, la demanda ha sido un ingrediente adicional para que Griselda genere aún más interés en el público.

Versión original por Joseph Fawbush, Esq.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín gratis y manténgase actualizado con nuestros últimos artículos.