Ley criminal

El robo de identidad: un delito federal en Estados Unidos

Por Mairim Gomez | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 22 de febrero de 2023

Quizá piense que usar una tarjeta de crédito que no le pertenece no es tan grave porque las instituciones financieras suelen cubrir las pérdidas, pero lo cierto es que el robo de identidad, también conocido como fraude de identidad, es un delito federal muy serio con fuertes sanciones establecidas en las leyes estadounidenses.

Entre los tipos de fraude de identidad más comunes se encuentran:

  • robo de correo para activar y usar la tarjeta de crédito de alguien;
  • uso de correo no deseado (spam) o phishing (suplantación) para obtener acceso a la cuenta bancaria de alguien o datos personales; uso de un número de seguro social para hacer una solicitud de préstamo fraudulenta;
  • clonar una tarjeta de crédito con los datos de otro titular;
  • obtener medicamentos con la receta de otra persona;
  • amenazas falsas de arresto o suspensión de beneficios a menos que se pague una multa;
  • cobrar el reembolso de impuestos del Servicio de Impuestos Internos (IRS) de otra persona.

Lo que dicen las leyes

La Ley de Disuasión de Subrogación y Robo de Identidad (en inglés) prohíbe que cualquier persona “transfiera o use a sabiendas, sin autorización legal, un medio de identificación de otra persona con la intención de cometer o, de otra manera, promover, llevar a cabo o facilitar cualquier actividad ilegal que constituya una violación de la ley federal o un delito grave según la ley estatal o local”.

La ley se creó en 1998 a raíz del aumento de casos de robo de identidad y sus consecuencias para las víctimas.

En 2004, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Aumento de Penalizaciones por Robo de Identidad agravado, requiriendo a los tribunales imponer sentencias adicionales de dos años por delitos generales y cinco años por delitos relacionados con el terrorismo.

En 2008, se estableció la Ley de Restitución y Cumplimiento del Robo de Identidad, que amplió el alcance del enjuiciamiento y aumentó los montos de restitución disponibles para las víctimas.

¿Qué información personal se considera un medio de identificación?

La ley define como medios de identificación cualquier información personal, número o documento que pueda usarse para confirmar la identidad o acceder a las cuentas de la potencial víctima de un ladrón de identidad. Esto incluye:

  • nombre completo
  • fecha de nacimiento
  • número de cuentas bancarias
  • licencia de conducir
  • tarjeta de crédito o tarjeta de débito
  • seguro de salud
  • contraseñas
  • identificación electrónica
  • pasaporte
  • identificación de trabajo
  • número de seguro social
  • número de identificación personal (PIN, por sus siglas en inglés)

¿Usar una identificación falsa es un robo de identidad?

Es común que jóvenes menores de 21 años intenten usar una licencia de conducir falsa para entrar a un bar o comprar alcohol. A pesar de ser una infracción, este uso indebido de una identificación no debería dar lugar a cargos por delito grave.

Sin embargo, usar una identificación falsa es un delito en sí mismo y podría resultar en que usted enfrente cargos por un delito menor o un delito grave. Las sanciones varían según el estado.

Si nunca tuvo la intención de usar una identificación falsa para robar algo o hacer estafas, asegúrese de conocer y entender sus derechos antes de declararse culpable de cualquier delito. Comuníquese con un abogado experto en el área que lo asesore.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Robo de identidad

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en robo de identidad puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en robo de identidad cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Nuestros expertos legales

Camila Laval, JD Editora senior
Jonathan Calvopina, MBA Escritor legal
Mariana Petersen, LLB Escritora legal