Saltar al contenido principal

Doble ciudadanía: Cuándo se puede tener y qué pasaporte usar para viajar

La ciudadanía es un término legal y político que supone una serie de derechos y obligaciones que el gobierno de un país otorga a un individuo. La nacionalidad, por otro lado, se asocia más con la identidad cultural de la persona. Es decir, pueden haber varias naciones dentro de un mismo país.

Sin embargo, las leyes y constituciones de muchos países utilizan estos términos como sinónimos, y así se encontrarán en este artículo, aunque es importante mencionar que técnicamente no son lo mismo.

¿En qué casos es posible tener doble ciudadanía?

La gran mayoría de los países hispanohablantes permiten la doble ciudadanía y también es el caso de los Estados Unidos. Esta norma no obliga a ciudadanos de otros países a renunciar a su ciudadanía de origen para convertirse en estadounidenses.

  • México: Desde el año 1998, la Ley de Nacionalidad de México permite que se pueda tener otra nacionalidad aparte de la mexicana. Según esta ley, las personas nacidas en territorio mexicano tienen derecho a la nacionalidad mexicana; y las personas nacidas fuera de México, pero que son hijos de un padre o madre mexicano, también pueden adquirir la nacionalidad mexicana.

Es decir, si alguien es mexicano por nacimiento, y obtiene la ciudadanía estadounidense, no pierde la nacionalidad mexicana. 

Sin embargo, otros países como España, Panamá, Paraguay, Nicaragua y Honduras, sí consideran que convertirse en ciudadano de otro país equivale a renunciar a su ciudadanía, en los casos donde no existe un convenio de doble nacionalidad entre países.

  • Nicaragua: Este país establece en el artículo 7 de su  ley de nacionalidad, que “los extranjeros podrán nacionalizarse, previa renuncia de su nacionalidad”; y en su artículo 15 declara que, “los nacionales perderán la nacionalidad nicaragüense cuando en forma voluntaria se nacionalicen en un país extranjero, excepto que adquieran la nacionalidad de otro país centroamericano o se beneficien de una convenio de doble nacionalidad”.
  • Honduras: Esta nación también considera que un ciudadano pierde la nacionalidad hondureña al naturalizarse en un país extranjero, con el cual no existe un tratado de doble nacionalidad.
  • Panamá: El artículo 13 de la Constitución de Panamá enuncia que, “la renuncia expresa de la nacionalidad se produce cuando la persona manifiesta por escrito al ejecutivo su voluntad de abandonarla; y la tácita, cuando se adquiere otra nacionalidad o cuando se entra al servicio de un estado enemigo.”
  • España: Según indica la página del consulado de España en Miami, si un ciudadano español decide solicitar la ciudadanía estadounidense, este cuenta con tres años desde la adquisición de la nacionalidad extranjera o desde la emancipación, para declarar su voluntad de conservar la nacionalidad española. Este paso debe cumplirse ante el Encargado del Registro Civil, y con la documentación exigida.

La buena noticia es que también hay una opción de recuperar la nacionalidad española, aún después de tres años de haber obtenido una segunda nacionalidad.

El caso inverso, cuando alguien obtiene la nacionalidad de los Estados Unidos, y desea luego nacionalizarse español, es más desalentador. España obliga a todos los individuos que deseen ser españoles a renunciar a su nacionalidad de origen, salvo que ésta sea de un país iberoamericano (Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal).

  • Paraguay: En este país se admiten múltiples nacionalidades solo mediante tratado internacional por reciprocidad de rango constitucional entre los países de origen y de adopción del solicitante. El artículo 150 de la Constitución Nacional paraguaya indica que, “los paraguayos naturalizados pierden la nacionalidad en virtud de ausencia injustificada de la república por más de tres años, declarada judicialmente, o por la adquisición voluntaria de otra nacionalidad. El poder judicial tendrá competencia exclusiva para antender estos casos”.
  • Cuba: El caso de Cuba también merece mención especial, ya que por mucho tiempo se consideró que sus ciudadanos perdían la nacionalidad cubana al momento de obtener otra. Sin embargo, actualmente sigue el principio de la ciudadanía efectiva. Esto implica que los nacionales de Cuba deben ingresar a la isla con su pasaporte cubano, y mientras estén en Cuba sólo se reconocen sus derechos y obligaciones como cubano aunque sean ciudadanos de otro país.

Se considera que la ciudadanía efectiva es una postura intermedia entre tolerar y no tolerar la múltiple nacionalidad.

Doble ciudadanía: ¿Cuál pasaporte usar para salir y entrar al país?

Es importante aclarar que si usted tiene nacionalidad del país donde reside, ese es el pasaporte que debería usar.

Si ingresa a un país del cual usted es nacional con un pasaporte extranjero, corre el riesgo de incurrir en multas si sobrepasa el tiempo legal de estadía.

La otra respuesta simple es que siempre que salga de un país, hágalo con el mismo pasaporte con el que entró. Hay muchos casos de personas con doble ciudadanía, que ingresan a un país con el pasaporte de una nacionalidad, y salen con el pasaporte de la otra, y quedan registrados como si aún estuvieran en el país que visitaron. En consecuencia, están infringiendo la ley porque sobrepasaron su estadía máxima legal.

Por ejemplo, una persona que tiene dos pasaportes, el argentino y español, debería salir de Argentina con el pasaporte argentino, e ingresar a España con el documento español.

En varias oportunidades, ciudadanos que intentaron salir de Argentina con pasaporte español se les ha exigido mostrar el pasaporte argentino para salir del país, por no tener un sello de entrada en el español.

En el caso de México, el gobierno pide a sus ciudadanos que tienen doble nacionalidad, que cuando viajen a terrotorio mexicano, entren y salgan con su pasaporte de México.

Finalmente, para saber qué pasaporte usar, lo mejor es evaluar las ventajas que le traería uno u otro pasaporte.

Si una persona desea viajar a los EE. UU. por poco tiempo, y tiene pasaporte de algún país de latinoamerica que exija visa para entrar a los EE. UU., y de algún país de Europa, que tenga convenio de exención de visa según el Programa de Exención de Visa (VWP, por su sigla en inglés), seguramente le convenga entrar con el pasaporte europeo, para ahorrarse el trámite de la visa.

El sistema para obtener la autorización de viaje se denomina Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje (ESTA, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, si sus circunstancias son distintas, y desea quedarse más de tres meses en una misma visita, entonces obtener una visa sería más conveniente.

La ESTA sólo permite una estadía de hasta tres meses seguidos, mientras que la visa de turista o de negocios, permite una estadía de hasta seis meses.

De la misma manera, entrar a un país latinoamericano que tenga visa de reciprocidad para estadounidenses, implica que usar un pasaporte de latinoamerica hará que se ahorre el pago de dicha visa.

Le recomendamos ver y leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Inmigración

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en inmigración puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en inmigración cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Inmigración calificado hoy.

Recursos Adicionales de Inmigración

Búsqueda de Recursos de Inmigración en Abogado.com