Libertad de expresión vs. noticias falsas: ¿Qué determina la ley?

La frase noticias falsas o “fake news” se hizo muy popular después de las elecciones de 2016, cuando el expresidente Trump resultó electo. Aparentemente, este proceso electoral fue muy influido por un alto volumen de noticias que aparecieron en las redes sociales, y de acuerdo con muchos analistas, no eran reales y causaron que la percepción de los electores fuera alterada.

Este hecho no ha sido comprobado completamente. Pero extendió la duda sobre la veracidad o no de las noticias e informaciones que circulan en línea. Y ahora el término noticia falsa es de uso común por cualquier persona para defenderse o acusar a otro de informaciones inexactas.

Lo cierto es que las noticias falsas, la prensa amarillista, las ilusorias promesas de la publicidad siempre han existido, esto no empezó hace pocos años, y una buena estrategia comunicacional hace que estos datos de origen difuso sean creíbles, y peor aún que se difundan con rapidez gracias a las redes sociales.

¿Qué son noticias falsas?

Son historias, informaciones, datos o bromas creadas con la intención de causar un efecto en la audiencia, también se usan para desinformar deliberadamente al consumidor, con el fin de lograr el objetivo de una agenda personal o de un grupo.

Estas noticias, comentarios, datos, supuestas entrevistas, o declaraciones de expertos lucen como veraces y enganchan al consumidor, logrando que estos difundan o compartan la noticia falsa con rapidez, he aquí el poder de las informaciones falsas, su propagación vertiginosa, especialmente en las redes sociales.

Muchas personas no saben diferenciar entre una información falsa y una real, especialmente cuando la encuentran en las redes sociales. Mientras más personas la difunden, más creíble se hace la noticia. Esto ha provocado un alto nivel de confusión en los ciudadanos, quienes dudan con más frecuencia sobre cuándo una noticia es real o no, y ahora no saben si confiar en lo que se distribuye en los canales digitales. Así lo reveló el 64% de individuos cuestionados al respecto (en inglés). Y una parte de este grupo piensa que es responsabilidad del gobierno controlar las noticias falsas.

Noticias falsas y la ley

La primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho de libertad de expresión y libertad de prensa (en inglés) para sus ciudadanos, y aunque estas ideas expresadas pudieran caer en lo polémico o falso, el derecho básico y supremo de libertad de expresión protege a los individuos. Y si el gobierno trata de imponer leyes y regulaciones que limiten ese principio no será posible porque está blindado por la Constitución.

Muchos grupos de legisladores, ciudadanos y periodistas no están a favor de regular la libre circulación de información, porque pondría en peligro la libertad de información y le daría al gobierno un poder censor que atentaría contra la democracia, y consideran que una ley controladora de las noticias no va a solucionar el problema sobre cómo diferenciar una información falsa de una verdadera.

En 1995 surgió además la Ley de Decencia para las Comunicaciones (Communications Decency Act, CDA por su sigla en inglés), con la intención de regular el lenguaje indecente y la pornografía en los medios de comunicación, incluyendo los digitales. La polémica con esta ley es la sección 230 (en inglés), la cual establece que un proveedor o usuario de un servicio interactivo por computadora no puede ser considerado como el creador de la información si ésta es distribuida o creada por terceros o intermediarios.

Es decir, si un usuario de alguna plataforma de redes sociales publica una información falsa, y otras personas la distribuyen, estas personas no son responsables de su autoría ni el medio tampoco; por lo tanto, las consecuencias que estas informaciones puedan generar no son responsabilidad de ellos en ningún caso. Esta regulación ha sido una especie de escudo para las grandes compañías de comunicación digital y cientos de páginas webs cuyo contenido político es muy crítico y controversial.

Sin embargo, una víctima de noticias falsas puede acogerse a la ley de difamación y ejercer su defensa y tratar de reparar el daño a su persona, negocio o marca.

¿Qué hacer si es afectado por noticias falsas o “fake news”?

Como no hay una ley específica contra noticias falsas, y tanto la Constitución y la ley de CDA protegen a los fabricantes de información, entonces la ley de difamación es la herramienta legal contra los informes falsos.

Por ejemplo, si descubre que en las redes sociales está apareciendo información falsa sobre su negocio y sospecha que su principal competidor está detrás de esas noticias erróneas, podría entonces establecer una demanda por difamación y reclamar que estas informaciones desaparezcan de los medios digitales y que además sea reparado el prejuicio contra su compañía.

Es posible que no vaya a ser una batalla fácil, porque en los casos de difamación tiene que demostrar muy bien que:

  • Hubo malicia premeditada por parte del autor de la información, noticia o comentario.
  • Este hecho causó un daño grave a su persona, reputación, negocio o marca.
  • Hubo pérdidas de credibilidad y dinero.

Por otro lado, un caso sobre difamación bien preparado también puede afectar a quien replicó la noticia o información falsa. Muy famoso es el caso de Chobani Yogurt (en inglés). En abril de 2017 esta compañía demandó por difamación a Alex Jones, un reconocido comunicador de radio, por comentarios sobre Chobani, los cuales vinculaban a la compañía con un caso de asalto y niños refugiados. En este caso la demanda también se extendió a otros dos proveedores, Infowars y Free Speech Systems. Semanas más tarde Jones se retractó de lo dicho y la noticia falsa ya no fue distribuida de nuevo.

Aunque parezca que las víctimas comunes de “fake news” son personajes famosos, figuras públicas,y grandes empresas, en realidad cualquier ciudadano ordinario está expuesto, o su propio negocio. Divulgar información falsa es una herramienta muy poderosa que puede destruir a una persona o marca. Si cree que está siendo acosado por noticias falsas, un abogado experto le puede ayudar a establecer una demanda por difamación para corregir su imagen y detener la réplica de la información equivocada.

Hable hoy con un abogado calificado en Difamación

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en difamación puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en difamación cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Difamación calificado hoy.

Recursos Adicionales de Difamación

Búsqueda de Recursos de Difamación en Abogado.com