Shakira acuerda pagar 7,3 millones de euros en caso de fraude fiscal en España

Por Natasha Bakirci, LLB, LLM | Revisado por Camila Laval, JD | Última actualización 28 de noviembre de 2023

Como observó Benjamin Franklin, nada en este mundo es cierto, excepto la muerte y los impuestos. Ahora que se acerca la temporada de impuestos en EE.UU, nos puede servir de advertencia la disputa reciente de la artista más vendida a nivel mundial, Shakira, con las autoridades fiscales españolas.

El 20 de noviembre de 2023, la vocalista colombiana, conocida por éxitos como “Suerte” y “Será, Será”, aceptó un acuerdo sobre acusaciones por fraude fiscal de $15.74 millones (14.5 millones de euros) en su contra en Barcelona, España.

La importancia del cuándo y del dónde– no es cuestión de suerte

La fiscalía española acusó a Shakira de no pagar impuestos sobre la renta entre los años 2012 y 2014, fechas en las que la fiscalía alega que la querida cantante latina vivía en España. Shakira Isabel Mebarak Ripoll, para utilizar su nombre completo, se enfrentaba a la posibilidad de ocho años en la cárcel y una multa de 23.8 millones de euros (más de $26 millones) de haber sido declarada culpable. Llegando a un acuerdo el primer día de su audiencia, el Associated Press reporta que Shakira accedió a una multa de 7.3 millones de euros ($8 millones), que representaba 50% de lo que presuntamente debía, así como el pago de impuestos e intereses todavía no pagados. También aceptó una condena suspendida de tres años y una multa adicional de 438,000 euros (aproximadamente $479,000).

El meollo de los cargos fue la residencia efectiva de Shakira a efectos fiscales por el periodo de 2012 hasta 2014. Hacienda española afirmaba que la estrella mundial del pop había pasado más de seis meses en España cada uno de esos años y, por lo tanto, tenía “residencia habitual” en el país. Entonces, estaba obligada a pagar impuesto sobre la renta en ese periodo.

¿Será que sus labios no mienten?

A pesar de que haya aparentemente aceptado los cargos en su contra como parte del acuerdo, Shakira se declara inocente de todas maneras. La “Reina de la Música Latina” explicó a los periodistas su decisión de llegar a un acuerdo con las autoridades. Fue debido a su determinación de huir del estrés y del costo emocional para ella y su familia que le parecía inevitable (para honrar otra clásica canción de la gran Shakira). La cantante tiene dos hijos con el futbolista Gerard Piqué, quienes ahora tienen apenas nueve y siete años. La prolífica cantautora había rechazado un acuerdo anterior que le había ofrecido la fiscalía española y optó ir a juicio.

Shakira arriesgaba seis cargos de fraude fiscal y las autoridades fiscales españolas afirmaban que había intentado evadir impuestos, ocultando bienes e ingresos por una intrincada “estructura corporativa” internacional que consistía en empresas en lugares tan lejanos como los Estados Unidos, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Malta y Luxemburgo.

Es cierto que Shakira se ha trasladado varias veces durante su ilustre carrera. Antes vivía en las Bahamas, y dicen que se mudó a Miami después de separarse de Piqué. De hecho, citó las Bahamas, un paraíso fiscal reconocido, como su lugar de residencia durante los años en litigio, es decir, de 2012 a 2014.

Conclusiones claves

Shakira ha criticado públicamente a las agencias tributarias españolas por perseguir deliberadamente a personas de altos ingresos y alto perfil (aunque España claramente no es el único gobierno que ha sido acusado de esto). Tampoco es la primera celebridad que ha sufrido el escrutinio de las autoridades fiscales españolas. Nombres conocidos como el futbolista portugués Cristiano Ronaldo y la leyenda argentina Lionel Messi han resuelto de manera similar disputas fiscales españolas y han pagado elevadas multas penales. Shakira subraya que buscó el consejo de los principales asesores fiscales, incluidos eminentes actores como PWC y Ernst & Young, en la gestión de sus asuntos fiscales globales.

Se sugiere que la batalla reciente de Shakira debería servir como amonestación, sobre todo a los trabajadores remotos, después del aumento discernible de la popularidad de los “nómadas digitales”, especialmente desde la pandemia de COVID-19. Hay que tener en cuenta que los ciudadanos estadounidenses están obligados a pagar impuestos estadounidenses, independientemente de la fuente de sus ingresos, aunque en algunos casos puedan aplicarse tratados de doble tributación.

Por lo tanto, solo una advertencia para aquellos que están preparando sus declaraciones de impuestos para 2023. Incluso si probablemente no hayan acumulado tanta plata como Shakira, se requiere mucho cuidado y atención a los detalles. Una tortura, a veces.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín gratis y manténgase actualizado con nuestros últimos artículos.