Ley criminal

Sistema judicial juvenil: menores acusados de un delito

Por Lilian Soto-Wiechert | Revisado por Joseph Fawbush, Esq. | Última actualización 25 de abril de 2023

Cuando un menor de edad comete un delito, el resultado puede ser traumatizante para el delincuente juvenil y su familia.

Por lo general, se asume que:

  • la rehabilitación de un menor tiene más posibilidades de éxito,
  • carecen de la madurez mental y moral de un adulto.

Estas suelen ser algunas de las razones por las que la mayoría de estados utiliza un sistema judicial diferente al de una persona adulta.

El sistema se conoce como tribunal juvenil o tribunal de menores (Juvenile Justice System en inglés).

¿Cuál es la edad límite para ser juzgado en un tribunal juvenil?

En los Estados Unidos, una persona mayor de 18 años no podrá ser juzgada en un tribunal de menores.

Cada estado fija la edad para juzgar al menor como persona adulta. Por ejemplo:

  • Georgia, Michigan, Missouri, Texas y Wisconsin, establecen que la edad limite debe ser a los 16 años.
  • El resto de estados fija como edad mínima los 17 años.

Si se trata de un delito grave o felonía, las leyes estatales incluyen disposiciones específicas (Juvenile “Waiver” – Transfer to Adult Court en inglés), que permiten que los menores sean juzgados como adultos sin importar la edad.

Cómo funciona el tribunal juvenil

El proceso y organización del tribunal juvenil difiere del sistema judicial para adultos y depende de las leyes estatales.

El Departamento de Probación de Menores en la ciudad de San Francisco, California, ha diseñado la Guía sobre el Sistema Judicial Juvenil, que ofrece una visión genérica del proceso y etapas en una corte juvenil.

La guía incluye los siguientes pasos:

  • Luego de cometer una ofensa, el menor recibe una “detención”, en lugar de un arresto.
  • Un agente del orden público notifica a los padres o tutores legales sobre la detención y ubicación del centro juvenil en donde se encuentra el menor.
  • A su llegada al centro, el menor tiene derecho a comunicarse con:
    • sus padres, tutor legal, familiar responsable o empleador,
    • un abogado.
  • El menor puede solicitar el contacto con:
    • un asesor de derechos de inmigrantes,
    • proveedor de cuidado infantil (day care provider en inglés).
  • Durante las primeras 24 horas, las visitas se limitan a los padres o personas responsables del cuidado del menor.
  • A partir de las 48 horas de la detención del menor, se lleva a cabo la investigación del caso y circunstancias que causaron su detención.

¿Qué pasa si el menor es acusado de cometer un delito?

La respuesta a esta pregunta depende de:

  • el estado donde se cometió el delito,
  • la gravedad del delito,
  • el tipo de evidencia en su contra.

Por lo general, si el menor es acusado de cometer un delito, el fiscal del distrito elabora la petición para presentar cargos en base a:

  • el informe policial,
  • declaraciones hechas al oficial del centro de detención o por parte del menor.

Si el menor es acusado de cometer un delito grave o felonía, el fiscal de distrito puede solicitar que:

  • El menor sea juzgado y reciba una condena en calidad de adulto.
  • Presentar el caso ante un tribunal de faltas (misdemeanor court en inglés).
  • Recomendar programas de rehabilitación.
  • El menor participe en servicios comunitarios.
  • Reciba supervisión informal.
  • Asesorar y cerrar el caso.
  • Dependiendo de la jurisdicción, es posible que el menor evite cargos formales.

El juez y el fiscal pueden tomar en cuenta:

  • la gravedad del delito,
  • edad del acusado,
  • antecedentes penales,
  • capacidad de supervisión por parte de los padres o tutor legal.

Condenas en un tribunal juvenil

El juez puede decidir la disposición del caso:

  • En base a la veracidad de los cargos y evidencia en contra del menor.
  • Si se determina que el menor no representa una amenaza para la sociedad, podrá recibir libertad condicional.
  • El tribunal puede aplicar una sentencia indeterminada (indeterminate sentencing en inglés), que permite fijar la pena máxima que el acusado debe servir. En una sentencia indeterminada, el menor está bajo supervisión mientras cumple su condena y puede ser puesto en libertad si:
    • el juez reconoce y aprueba la rehabilitación del menor,
    • el menor sirvió el tiempo máximo de la condena.

En 2005, la Corte Suprema de los Estados Unidos estableció la inconstitucionalidad de imponer la pena de muerte en un menor de 18 años (caso Roper contra Simmons).

En 2009, el Tribunal Supremo también eliminó la cadena perpetua sin libertad condicional por un delito que no fuera homicidio (caso Graham contra Florida).

En ambas condenas, el Tribunal determinó que “el castigo es cruel e inusual cuando se trata de delincuentes juveniles. Un menor de edad tiene menos culpabilidad moral por un crimen que un adulto y, por lo tanto, se merece menos las formas más graves de las penas”.

¿Es posible detectar y prevenir la delincuencia juvenil?

La prevención y esfuerzos en la prevención de la delincuencia juvenil se centran en la identificación de factores de riesgo que incitan al menor a cometer delitos.

Si los padres o tutores legales afrontan el problema al momento de su detección, las probabilidades de evitar la delincuencia juvenil son muy favorables.

Organizaciones sin fines de lucro, como Big Brothers Big Sisters of America en español, ofrecen programas de tutoría y modelos de conducta ejemplar a jóvenes en situaciones de alto riesgo.

¿Se pueden eliminar los antecedentes penales de un menor de edad?

Una vez que el menor alcanza la mayoría de edad, puede solicitar la eliminación de sus antecedentes penales.

La supresión de los antecedentes penales se otorga bajo ciertas condiciones, por ejemplo:

  • el tipo de delito (algunos estados no permiten remover delitos graves o felonías),
  • circunstancias del caso,
  • ausencia de antecedentes penales adicionales,
  • buena conducta.

Si un menor de edad es acusado de cometer un delito, es recomendable consultar con un abogado de ley juvenil en su área.

El abogado puede evaluar las circunstancias del caso y determinar la mejor estrategia de defensa.

Muchos abogados ofrecen la primera consulta de forma gratuita.

Un abogado defensor puede ayudar a garantizar que las decisiones del tribunal contribuyan a la rehabilitación del menor, en vez de enfocarse en la imposición de castigos.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Ley juvenil

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley juvenil puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley juvenil cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Nuestros expertos legales

Camila Laval, JD Editora senior
Mariana Petersen, LLB Escritora legal
Jonathan Calvopina, MBA Escritor legal