Pensión alimenticia para el cónyuge (alimony) en Arizona

En Arizona, la pensión conyugal (alimony) recibe el nombre de “mantención conyugal”. Los tribunales no siempre otorgan mantención a un cónyuge tras un divorcio, sino que miran una serie de factores para ver si es posible darla.

Para decidir si otorgar mantención conyugal, el tribunal considerará (en inglés) si el cónyuge que la solicita:

  • No tiene propiedad suficiente para proveer a sus necesidades razonables. Para esto, se debe mirar la propiedad separada del cónyuge y la propiedad que se le otorga tras el divorcio.
  • No puede ser autosuficiente a través de su empleo o tiene bajo su custodia a un niño cuya edad o condición es tal que no se le puede exigir trabajar fuera de la casa. Por ejemplo, si el cónyuge tiene a su cargo un niño con una enfermedad grave, el tribunal estará más dispuesto a otorgarle pensión alimenticia.
  • Contribuyó a las oportunidades educacionales del otro cónyuge. Este sería el caso de un cónyuge que renuncia a su empleo para dedicarse a las labores del hogar para que el otro cónyuge pueda concentrarse en su carrera.
  • Tuvo un matrimonio de larga duración y tiene una edad que puede truncar la posibilidad de obtener empleo adecuado para ser autosuficiente. Mientras más haya durado el matrimonio y más años tenga el cónyuge que pide la pensión, mayor probabilidad habrá de obtenerla.

¿Cuánto dinero se debe pagar?

Esto depende de cada caso. Para decidir por cuánto tiempo otorgar la mantención conyugal y su monto, el tribunal debe considerar (en inglés) los siguientes factores:

  • Estándar de vida establecido durante el matrimonio.
  • Duración del matrimonio.
  • Edad, historial de empleo, capacidad de generar ingresos y condición física y emocional del cónyuge que solicita la mantención.
  • Habilidad del cónyuge pagador de satisfacer sus necesidades y las del otro cónyuge.
  • Recursos financieros de los cónyuges.
  • Contribución del cónyuge que pide la mantención a la capacidad de generar ingresos del otro cónyuge.
  • Magnitud en que el cónyuge que busca manutención conyugal ha reducido sus oportunidades laborales o de ingreso para el beneficio del otro cónyuge.
  • Habilidad de ambas partes de contribuir a los costos educacionales futuros de los hijos una vez disuelto el matrimonio.
  • Tiempo necesario para que la parte que pide manutención adquiera educación o capacitación para encontrar empleo apropiado.
  • Gastos excesivos o anormales y destrucción, ocultamiento o disposición fraudulenta de propiedad en común.
  • Costos de seguro de salud.
  • Gastos derivados de condenas criminales de los cónyuges.

Al determinar el monto, la idea es promover una transición a la independencia financiera del cónyuge que la recibe. Además, el objetivo es darle una aproximación razonable al estándar de vida que tenía durante el matrimonio.

Le recomendamos leer:

Hable hoy con un abogado calificado en Divorcio

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en divorcio puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en divorcio cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Divorcio calificado hoy.

Recursos Adicionales de Divorcio

Búsqueda de Recursos de Divorcio en Abogado.com

Bases para el divorcio

Videos de Divorcio