Puedo demandar a mi jefe por acoso

El acoso en el entorno laboral no tiene que ser necesariamente un pedido claro de favores sexuales. Las acciones que hacen que una persona se sienta ridiculizada por su género o su orientación sexual también es una forma de discriminación. La conducta negativa puede interferir con la capacidad de la persona de realizar el trabajo. Una conducta ilícita también puede generar un ambiente de intimidación. Algunos ejemplos de acoso sexual pueden ser:

  • Contacto físico no deseado de parte de un supervisor o compañero de trabajo.
  • Muestras de medios sexualmente sugerentes.
  • Insinuaciones sexuales.
  • Solicitudes de favores sexuales.
  • Compartir historias sobre explotación sexual.
  • Comentarios sexuales.

Los avances sexuales de una persona del mismo sexo pueden considerarse acoso sexual. No es necesario que la víctima pierda el empleo o un ascenso por la conducta en cuestión para que se cruce la línea. La fuente del acoso puede ser un jefe, un compañero de trabajo o incluso alguien que no pertenece a la organización, como un cliente. En líneas generales, si puede demandar a su jefe por acoso.