¿Puedo negarme al examen del alcoholímetro?

Cuando se pide a una persona que detenga su automóvil y el oficial de policía sospecha que está intoxicado, el oficial probablemente administre los exámenes de sobriedad y pida un examen de alcoholímetro para determinar el estado del conductor. Rehusarse al examen del alcoholímetro se está convirtiendo cada vez más en una estrategia común entre los conductores, pero ¿es buena idea?

¿Qué es el consentimiento implícito?

Los 50 estados y el Distrito de Columbia actualmente tienen leyes sobre consentimiento implícito respecto de estos tipos de exámenes. Cuando las personas solicitan y reciben su licencia de conducir, dejan asentado que aceptan que les realicen el examen de sobriedad y otros exámenes para determinar si está intoxicado.

Aun cuando haya implementadas leyes sobre consentimiento implícito, los conductores tienen el derecho de rehusarse a someterse a un examen de alcoholímetro. Por ejemplo, el 81 por ciento de las personas a las que se les pide que se sometan al examen en Nuevo Hampshire se rehúsa. No obstante, esto tiene un costo. Debido al consentimiento implícito, es posible que se suspenda la licencia al conductor que se rehúsa. El plazo varía según el estado.

Las consecuencias de rehusarse

El examen de alcoholímetro es tan solo uno de los tantos métodos que utilizan los oficiales de policía para llevarse detenidos a los conductores sospechados de intoxicación. De hecho, el alcoholímetro por lo general se administra después de los exámenes de sobriedad y el hecho de no aprobar esos exámenes es suficiente a veces para un arresto por conducir bajo la influencia del alcohol. Si bien las personas tienen derecho a rehusarse al alcoholímetro, esto no los ayuda a evitar el cargo por conducir bajo la influencia del alcohol si la intoxicación es clara.

Además del probable arresto, los conductores que se rehúsen a someterse al examen pueden sufrir otros tipos de consecuencias por esa acción. Como se mencionó anteriormente, muchos conductores pierden temporalmente su licencia debido al consentimiento implícito. Muchos deben pagar multas también. Consecuencias en algunos estados:

  • Nueva York – Los conductores reciben una suspensión automática de su licencia por seis meses y deben pagar una multa de hasta $500.
  • California – Los conductores reciben una citación por rehusarse a hacer el examen de concentración de alcohol en sangre, pero si aceptan realizarse un análisis de sangre después de rechazar el alcoholímetro, la citación se anula.
  • Massachusetts – Los conductores reciben una suspensión automática de su licencia por seis meses y una suspensión de por vida por el cuarto delito de DUI.

¿Qué es la aplicación de la ley de “no denegación”?

Si bien todos los estados tienen leyes de consentimiento implícito, solo 30 han adoptado políticas de “no denegación”, y muchos de estos estados no están haciendo cumplir activamente las leyes. Las iniciativas se crearon para forzar el cumplimiento entre la creciente cantidad de conductores que se rehúsan al alcoholímetro. Los oficiales de policía hallaron que permitir una denegación no evitaba que se condujera en estado de ebriedad, por lo que buscaron hacer cumplir la ley de no denegación para reducir la cantidad de conductores inseguros.

Con la no denegación, los oficiales de policía pueden obtener una orden del juez para obligar al sospechoso a realizarse un análisis de sangre. Anteriormente, las órdenes se emitían en papel, y los oficiales tenían que esperar que el juez reviera, firmara y devolviera el documento. Durante ese tiempo, los conductores sospechados de estar intoxicados volvían a estar sobrios, y el caso contra ellos se perdía.

Hoy en día, los oficiales de policía pueden utilizar sus dispositivos móviles para obtener el permiso electrónico del juez hasta que se emita la orden en papel. Las personas que intenten rehusarse a un análisis de sangre después de emitida la orden pueden recibir penas adicionales como cargos por desacato, y los oficiales en algunos estados tienen el derecho de emplear la fuerza física para que se realicen el examen. Sin embargo, en junio de 2016, la Corte Suprema de los EE. UU. dictaminó que ante la falta de una orden, los estados pueden considerar como un delito aparte el hecho de que la persona se rehúse a realizarse un análisis de sangre.

Obtención de asesoramiento legal

Si bien los conductores pueden rehusarse a someterse a un análisis de alcoholímetro, tomar esta decisión puede traer graves consecuencias. Las sanciones por manejar ebrio cuando ya hay condena pueden ser graves, por eso las personas que son detenidas en la carretera deben comprender lo que sucede si se rehúsan a hacerse el examen. Deberían reunirse con un abogado especializado en DUI experimentado para hablar de su situación y determinar cómo proceder.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Defensa por conducir ebrio

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en defensa por conducir ebrio puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en defensa por conducir ebrio cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Defensa Por Conducir Ebrio

Búsqueda de Recursos de Defensa Por Conducir Ebrio en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Bufete de Abogados Destacado de Defensa Por Conducir Ebrio en Ashburn, VA

Louis A. Kleiman,
Attorney at Law

An Experienced Advocate to Stand Up for Your Rights

Captcha Image

Abogados de defensa por conducir ebrio en Ashburn