Ética de los Corredores de Bolsa

Usted decide cuándo y cuánto de su dinero invertir en acciones. A fin de cuentas, la decisión es suya. Sin embargo, mucha gente descansa en el consejo de su corredor de bolsa cuando desean tomar decisiones acerca de cuáles acciones comprar o vender. ¿Basta esa confianza en su consejo o tienen los corredores de bolsa obligaciones hacia sus clientes?

Aunque, típicamente, los corredores de bolsa no tienen responsabilidad por cualquier pérdida de las inversiones que hayan sufrido sus clientes, sí tienen responsabilidades profesionales y éticas hacia ellos, las que, si son asumidas, pueden minimizar las pérdidas.

Regla de Idoneidad

La Regla 2111 de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA) requiere que una firma de corredores o un corredor asociado tenga una base razonable para creer que una transacción recomendada o una estrategia de inversión que implique una seguridad o valores es adecuada para el cliente. Esto se basa en la información obtenida a través de la diligencia razonable de la firma de corredores o corredor asociado o persona para determinar el perfil de inversión del cliente.

La norma establece que el perfil de inversión del cliente incluye entre otra información:

  • la edad del cliente,
  • otras inversiones,
  • situación y necesidades financieras,
  • estado fiscal,
  • objetivos de inversión,
  • experiencia de inversión,
  • horizonte de tiempo de inversión,
  • necesidades de liquidez [y] tolerancia al riesgo.

La “recomendación” de un corredor, que se basa en los hechos y circunstancias de un caso particular, es el evento desencadenante para la aplicación de la regla. Los corredores deben tener una comprensión firme tanto del producto como del cliente, de acuerdo con la Regla 2111. La falta de tal comprensión viola la regla de idoneidad.

Obligaciones de Idoneidad

La regla 2111 enumera las tres principales obligaciones de idoneidad para las firmas y personas asociadas.

La idoneidad de base razonable requiere que un corredor tenga una base razonable para creer, basada a su vez en una diligencia razonable, que la recomendación es adecuada para al menos algunos inversores. La diligencia razonable debe proporcionar a la firma o persona asociada una comprensión de los posibles riesgos y recompensas de las inversiones o estrategias recomendadas.

La idoneidad específica del cliente requiere que un corredor, basado en el perfil de inversión de un cliente en particular, tenga una base razonable para creer que la recomendación es adecuada para ese cliente. El corredor debe intentar obtener y analizar una amplia gama de factores específicos del cliente para respaldar esta determinación.

La idoneidad cuantitativa requiere que un corredor con control real o de facto sobre la cuenta de un cliente tenga una base razonable para creer que una serie de transacciones recomendadas, incluso si es adecuada cuando se ve de forma aislada, no es excesiva e inadecuada para el cliente cuando se toma en conjunto a la luz del perfil de inversión del cliente.

Hable hoy con un abogado calificado en Fraude del corredor común

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en fraude del corredor común puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en fraude del corredor común cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de Fraude del corredor común calificado hoy.

Recursos Adicionales de Fraude del corredor común

Búsqueda de Recursos de Fraude del corredor común en Abogado.com

Videos de Fraude del corredor común

Fondos cotizados en bolsa