¿Cómo puedo ayudar a mi prometido(a) llegar a ser un residente de los EE. UU.?

Si su prometido(a) es un ciudadano extranjero, necesitará conocer los procedimientos para traer a su prometido(a) a los EE. UU., y para que llegue a ser un residente de los EE. UU. Tenga presente que existen algunos plazos fatales muy estrictos que se aplican a la inmigración a los EE. UU. sobre la base de la intención de contraer matrimonio, y que el hecho de no cumplirlos puede dar como resultado que su prometido(a) tenga que abandonar los EE. UU.

Primero, usted debe presentar una solicitud ante los Servicios de Inmigración y Ciudadanía (“USCIS”) local a nombre de su prometido(a) llamada clasificación de inmigración K-1. En ese momento, usted también puede solicitar la inmigración de los hijos solteros de su prometido(a) que sean menores de 21. Una vez que la solicitud sea aprobada, su prometido(a) tendrá que ocurrir a la Embajada o consulado de los EE. UU. más próximo, para obtener una visa. La visa permitirá a su prometido(a) entrar a los EE. UU. durante un período de 90 días como no inmigrante, para el propósito de contraer matrimonio con usted y llegar a ser un residente legal permanente de los EE. UU. Su matrimonio debe tener lugar dentro del período de 90 días, y en caso contrario, su prometido(a) tendrá que abandonar los EE. UU. Además, generalmente, su prometido(a) deberá permanecer en los EE. UU. durante dicho período de 90 días; si abandona el país durante el citado período, entonces tendrá que obtener una nueva visa a fin de re-ingresar a los EE. UU.

En adición, al requisito de casarse dentro del período de 90 días, usted y su prometido(a) deberán presentarse en persona, por lo menos una vez en los dos años previos a la presentación de la solicitud de status K-1 de su prometido(a). La única excepción a esta regla consiste en el caso en que el hecho de reunirse en persona pudiera violar costumbres históricas, o si la reunión en persona pudiera causar extremos apuros. Además, tanto usted como su prometido(a) deben estar libres para poder casarse entre sí, por ejemplo, usted no debe estar previamente casado(a) con alguien.

Una vez que su prometido(a) entre a los EE. UU., deberá solicitar autorización para trabajar en los EE. UU. Como asunto de carácter práctico, no es probable que el permiso para trabajar sea expedido dentro de lo 90 días para casarse; en este caso, su prometido(a) –ahora cónyuge- tendrá que volver a solicitar un permiso para trabajar.

Después de su matrimonio, su prometido(a) –ahora su cónyuge- debe solicitar llegar a ser un residente legal permanente de los EE. UU. Su cónyuge recibirá la residencia permanente condicional por un período de dos años, que es el único tipo de residencia disponible con base en un matrimonio que tiene menos de dos años de haberse contraído. Asumiendo que usted y su cónyuge se encuentran todavía casados después de dos años, entonces su cónyuge será elegible para la residencia regular permanente.

Aproximadamente 90 días antes de la expiración de los dos años de la residencia condicional, usted y su cónyuge deberán presentarse conjuntamente para que en este período de tiempo se remuevan las condiciones fijadas en la residencia de su cónyuge. Si no lo hace así, su cónyuge corre el riesgo de perder su residencia condicional y tendrá que abandonar los EE. UU.

Hable hoy con un abogado calificado en Inmigración

Este artículo pretende ser útil e informativo, pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en inmigración puede atender a sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Dé el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en inmigración cerca suyo para hablar sobre su situación jurídica particular.

Su Próximo Paso:

Ingrese su lugar para conectarse con un abogado de inmigración calificado hoy.

Recursos Adicionales de Inmigración

Búsqueda de Recursos de Inmigración en Abogado.com