Ley de Bancarrota: Un Resumen

La bancarrota es una de las protecciones federales más antiguas y de más larga data del país. La primera ley de bancarrota se creó en el año 1800, y si bien el proceso evolucionó mucho en los últimos dos siglos, sigue siendo esencial para nuestra economía.

La ley de bancarrota proporciona un salvavidas o una segunda oportunidad a las personas y a las empresas que no pueden hacer frente a sus obligaciones financieras. Dependiendo del tipo de bancarrota, puede poner a los deudores en su camino hacia la libertad financiera al liquidar los bienes existentes o establecer un plan de pagos razonable. Al hacerlo, el deudor puede cancelar gradualmente parte de la deuda sin sufrir inconvenientes financieros adicionales.

Por qué es importante la bancarrota

Una economía robusta depende de la capacidad de sus ciudadanos de otorgar crédito, garantizar préstamos, constituir una empresa y adquirir bienes raíces. A una persona con deudas, esto se le dificulta, si no es que le resulta completamente imposible. La imposibilidad que tiene la persona de comprar un automóvil puede tener repercusiones sociales más importantes, por eso la bancarrota proporciona una forma de que el deudor vuelva a encarrilarse y a la vez asegure el pago a sus acreedores.

Determinación de cuándo declararse en bancarrota

La bancarrota no siempre es la mejor opción para aliviar la deuda del deudor. Algunas deudas, como las vinculadas al sustento de niños, préstamos estudiantiles y restituciones penales, se consideran deudas que no pueden ser eximidas. Esto significa que no se pueden eliminar a través de una bancarrota. Además, algunos acreedores son conocidos por preparar planes de pago negociables, que pueden hacer que declararse en bancarrota no sea necesario. Cada tipo de bancarrota tiene sus propios requisitos de elegibilidad, y los posibles declarantes deben determinar si cumplen con esos requisitos.

En un escenario típico, el deudor se declarará en bancarrota después de haber agotado todas las opciones. En algunos casos, el deudor hará su declaración cuando se enfrente a posibles demandas, ejecuciones hipotecarias o embargos de salario de parte de un acreedor. La bancarrota puede proporcionar determinadas protecciones de estas actividades y detener de manera efectiva el cobro y demorar el proceso de recuperación de los bienes.

Opciones de bancarrota para personas físicas

El capítulo 7 y el capítulo 13 son los dos tipos de bancarrotas más comunes en personas físicas. El capítulo 7 trata de bancarrota y liquidación mientras que el capítulo 13 trata de la reorganización de una  bancarrota. En otras palabras, el capítulo 7 exige la liquidación de algunos bienes no exentos personales, mientras que el capítulo 13 permite a los deudores conservar sus bienes, pero deben pagar una porción cuantificable de su deuda en un plazo de 3 a 5 años.

Capítulo 7

La bancarrota del capítulo 7 es la forma más común. La elegibilidad, por lo general, se determina en función del ingreso, para lo cual se utiliza como referencia el ingreso medio estatal. Los deudores que ganan menos de la media estatal son a menudo elegibles para la declaración del capítulo 7 dado que sus ingresos limitados pueden impedir que cumplan con el tipo de plan de pago típico del capítulo 13. Los deudores que ganan más de la media estatal pueden no ser elegibles para la declaración del capítulo 7, especialmente si tienen los medios para cumplir con sus obligaciones financieras.

Quienes se declaran en bancarrota en virtud del capítulo 7 deben proporcionar información financiera detallada, como información sobre sus ingresos, declaraciones de impuestos, registros de deudas pendientes y gastos diarios detallados. También deben obtener asesoramiento crediticio y probarlo ante los tribunales. Por lo tanto, se venderán los bienes no exentos de los deudores elegibles y el producido de esa venta se distribuirá entre los acreedores que correspondan. Cuando el proceso finaliza, el deudor se libera de las deudas en virtud del capítulo 7 y renuncia a cualquier responsabilidad adicional que pueda tener por esas deudas.

Capítulo 13

La declaración de la  bancarrota en virtud del capítulo 13 es muy parecida al proceso del capítulo 7. El deudor debe obtener asesoramiento crediticio y proporcionar a los tribunales registros financieros y de deuda detallados, y cumplir con determinados requisitos de elegibilidad.

Conforme al capítulo 13, el deudor debe tener el ingreso requerido para hacer pagos mensuales que, por lo general, se dividen en 3 a 5 años. Además, el capítulo 13 está sujeto a límites de deuda máxima que tornan ilegibles a algunos deudores.

S i bien los pagos generalmente duran entre 3 y 5 años, la mayoría de los cobros se detiene cuando se presenta la bancarrota conforme al capítulo 13. Esto incluye avisos de cobro, embargo de salarios, gravámenes bancarios e incluso algunas ejecuciones hipotecarias.

Capítulo 11

La bancarrota del capítulo 11 es la forma más común de bancarrota para empresas. Si bien algunas personas físicas pueden atenerse al capítulo 11, la mayoría de los deudores individuales no cumplen con los requisitos de elegibilidad. La bancarrota del capítulo 11 les brinda la oportunidad a las empresas de reorganizar sus deudas, normalmente en un esfuerzo por mantener la empresa en funcionamiento. Esta es una de las formas más complejas de bancarrota, dado que la empresa debe proponer un plan de reorganización detallado y negociar el plan con sus acreedores. Si las partes no llegan a un acuerdo respecto del plan de reorganización, se puede pasar a la bancarrota del capítulo 7 o abandonar el caso.

La bancarrota del capítulo 11 ofrece a las empresas un nuevo comienzo, pero también puede dar lugar, al menos parcialmente, a la renuncia de la titularidad de los bienes ante los acreedores. Los empresarios deben sopesar los costos con los beneficios cuando consideren declararse en bancarrota o no.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Bancarrota

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en bancarrota puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en bancarrota cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Bancarrota

Búsqueda de Recursos de Bancarrota en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Abogados de bancarrota en Ashburn