Protección de los Derechos de los Trabajadores

Muchos trabajadores en los Estados Unidos no saben que pueden disponer de varios derechos laborales. Según el lugar donde viva, el tipo de empleo que tenga y el tamaño de la compañía empleadora, sus derechos en el lugar en donde trabaja pueden incluir los siguientes:

  • derecho a un entorno de trabajo seguro, libre de peligros indebidos;
  • derecho a un grado de privacidad en sus asuntos personales;
  • derecho a no ser discriminado en función de su edad, raza, nacionalidad, sexo, etnia, condición de embarazada, religión o incapacidad;
  • En algunos estados y lugares, derecho a no ser discriminado en función de su estado civil, identidad de género, orientación sexual y otras características;
  • derecho a un salario justo, lo que significa recibir al menos un salario mínimo, además del pago de horas extras trabajadas que superen las 40 horas semanales o, en algunos lugares, las 8 horas diarias;
  • derecho a un entorno de trabajo libre de acoso;
  • derecho a tomarse tiempo libre del trabajo para cuidar de uno mismo o de un familiar enfermo;
  • derecho a licencia luego del nacimiento de un hijo.

Si considera que se ha violado alguno de sus derechos laborales, debe tomar las siguientes medidas.

En Primer Lugar, Hable con su Empleador

Muchos empleadores cuentan con una extensa capacitación en lo que respecta a los derechos de los trabajadores. Lo primero que debe hacer en cuanto considere que se han violado sus derechos laborales es hablar con su empleador sobre la situación. En la mayoría de las circunstancias, una conversación abierta y honesta puede resolver las dificultades y evitar la necesidad de recurrir a cualquier tipo de acción legal. Casi todas las compañías prefieren cumplir con la ley y se esforzarán por evitar problemas legales.

No obstante, hay ocasiones en las que un empleador puede mostrarse realmente antagónico y desinteresado en lo que respecta a los derechos de los trabajadores. Más adelante, hablaremos sobre lo que debe hacerse en estas situaciones.

Muchas personas sienten que hablar con sus empleadores puede ser una tarea difícil y estresante. Para facilitar las cosas, a continuación encontrará algunos consejos que puede tener en cuenta a la hora de tratar este problema:

  • Esté informado sobre sus derechos. Cuando vaya a hablar con su empleador sobre los derechos laborales que considere que se han violado, es mejor saber exactamente cuáles son esos derechos. Esto le dará confianza para asistir a la reunión.
  • Simplifique los hechos. Considere esta reunión con su empleador como una reunión de negocios, tome notas con anticipación, redacte un resumen breve del hecho y disponga de sugerencias para resolver la situación. Muchas personas consideran útil que un amigo o lector imparcial examine los hechos y brinde sugerencias sobre cuál es la mejor estrategia para abordar el problema y qué información incluir.
  • Muéstrese imparcial durante la reunión. En efecto, lo más probable es que las circunstancias que llevaron a esta reunión hayan sido muy estresantes y preocupantes, pero traer esas emociones a la reunión no ayudará a su causa. Si puede practicar su presentación de antemano, quizás con un amigo, esto lo ayudará a exteriorizar sus emociones la primera vez para no hacerlo durante la reunión.
  • Averigüe qué debe hacer a continuación. Este es uno de los pasos más importantes que debe recordar: antes de irse de la oficina de su empleador, decida la forma en que procederá. ¿Investigará la compañía la situación? ¿Hablará su gerente con sus compañeros de trabajo? ¿Qué cambiará si se descubren los problemas? Antes de que concluya la reunión, asegúrese de tener un plan para lo que sucederá a continuación.
  • Haga un seguimiento. Tal como lo hace con cualquier reunión importante, asegúrese de hacer un seguimiento luego de la conversación con su empleador. Si usted y su empleador decidieron que su gerente investigaría el problema, asegúrese de que dicha investigación se haya realizado. Trate de programar otra reunión para ver qué progresos hubo.

En Segundo Lugar, Segúrese de Llevar sus Propios Registros

Aun cuando le haya presentado a su empleador todos los documentos que considere relevantes para el problema relacionado con los derechos laborales, asegúrese de conservar copias de todo para sus registros. Además, tome notas de las conversaciones importantes que tenga respecto de la situación. Si no puede tomar notas durante la conversación, anótelas inmediatamente después y recuerde incluir detalles importantes, como la fecha, la hora, el lugar y los nombres de las personas que participaron en la conversación. Asimismo, reúna cualquier documento que crea que puede ser relevante, como correos electrónicos, manuales del empleado, cartas, declaraciones de política de la compañía, entre otros.

No obstante, tenga cuidado y asegúrese de conservar únicamente los documentos a los cuales tenga acceso válido. Anteriormente, hubo casos de discriminación en el lugar de trabajo que se vieron comprometidos debido a que una persona copió documentos confidenciales, aun cuando estaban relacionados con el reclamo sobre discriminación.

Asimismo, si alguno de sus compañeros de trabajo vio o escuchó algo relacionado con su situación sobre los derechos laborales, pídales que declaren por escrito lo que vieron o escucharon, y firmen y fechen dicha declaración. Estas declaraciones pueden incluir desde un chisme de oficina hasta una charla abierta sobre discriminación por la edad en la compañía.

En Tercer Lugar, ¡Plazos, Plazos, Plazos!

Una vez que haya tomado las medidas descritas anteriormente y haya hablado abiertamente con su empleador, si aún siente que no se ha hecho nada para abordar la situación sobre los derechos laborales, lo mejor quizás sea considerar iniciar acciones legales. Los derechos de los trabajadores son un tema muy serio y la ley puede ser severa con los empleadores que los violan, pero hay plazos que debe cumplir. La legislación de cada estado impone una ley de prescripción para los diferentes tipos de acciones legales, la cual establece la cantidad de tiempo de que dispone una persona para entablar una demanda o abandonar el reclamo. Estos períodos oscilan entre semanas a años, y el período que aplique en su caso dependerá tanto de su ubicación como de los derechos que se violaron y en qué grado.

Cómo Obtener Asistencia Legal

Ahora, lo mejor quizás sea consultar con un abogado especializado en derecho laboral. El abogado podrá ayudarlo a determinar la solidez de su reclamo legal y le avisará sobre los plazos que puedan estar por cumplirse.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Derecho laboral y de empleo

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho laboral y de empleo puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho laboral y de empleo cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Derecho Laboral y de Empleo

Búsqueda de Recursos de Derecho Laboral y de Empleo en Abogado

Encuentra un abogado en su área