Prestaciones y Beneficios para el Conviviente

El término "prestaciones para el conviviente" hace referencia a los planes de prestaciones del empleado que ofrecen a parejas no casadas las mismas prestaciones (o comparables) a las que se ofrecen a parejas casadas. Cada vez más empleadores, tanto en el sector público como en el privado, ofrecen planes de prestaciones que brindan cobertura para las parejas de los empleados, aun sin estar casados. De hecho, algunos estados y ciudades exigen dicha cobertura como una condición para que las empresas competidoras obtengan contratos gubernamentales. Si bien las prestaciones para los convivientes son cada vez más populares, las reglas que gobiernan dichas prestaciones no son uniformes. A continuación se discuten las prestaciones para los convivientes y las cuestiones legales relacionadas.

¿Quién es un "Conviviente"?

Una convivencia se entiende generalmente como dos adultos no relacionados entre sí y no casados, que comparten la misma casa. A fin de calificar para recibir las prestaciones para el conviviente, un empleado posiblemente deba demostrar que su "pareja elegible" cumple con ciertos criterios establecidos por el empleador.

Muchos planes de prestaciones para el conviviente definen a una "pareja elegible" con los siguientes atributos:

  • debe tener al menos dieciocho años de edad;
  • la relación no debe ser más cercana de lo que permite la ley estatal para conformar un matrimonio legal;
  • es necesario tener una "relación comprometida";
  • debe estar en una relación exclusiva con su pareja;
  • debe ser financieramente interdependiente con su pareja.

Algunos planes de prestaciones para el conviviente rechazan la participación a parejas del mismo sexo, la cual suele limitarse a aquellas personas que están en una relación que se considera "comprometida", un término que puede definirse de muchas maneras diferentes. Algunos estados y ciudades permiten que los convivientes registren la pareja. Este registro, si bien no implica la misma condición jurídica que un matrimonio, a veces es una condición para participar en un plan de prestaciones. Otros planes requieren un período de espera de seis meses a un año antes de que una pareja sea elegible para inscribirse en el plan de prestaciones. (Ver también: Prestaciones para el conviviente.)

¿Qué Prestaciones están Cubiertas?

Muchos planes de prestaciones para el conviviente ofrecen únicamente prestaciones mínimas y de bajo costo. Los siguientes son ejemplos de estas prestaciones:

  • ausencia por enfermedad;
  • gastos de reubicación;
  • acceso a la propiedad de la compañía;
  • permiso para asistir a los eventos de la compañía.

La prestación más importante para la mayoría de los empleados es el seguro médico y de salud. Muchos empleadores dudan a la hora de extender tales prestaciones a los convivientes, a menos que tengan la obligación de hacerlo, por miedo a que el costo sea demasiado alto. No obstante, los estudios han demostrado que el incremento en el costo a la hora de agregar la cobertura para un conviviente a un plan de seguro médico es menor de lo que muchos empleadores pueden anticipar. Esto se debe a que la participación en los planes de prestaciones para convivientes tiende a ser baja y aquellos empleados que sí participan suelen ser jóvenes y más sanos. Además, en el caso de las convivencias del mismo sexo, existe un riesgo menor de que un plan de seguro médico deba cubrir los altos costos de un embarazo y un parto.

Consecuencias Impositivas

Las leyes respecto del impuesto federal sobre la renta no tratan a las prestaciones para los convivientes de la misma forma que a las prestaciones que se les ofrecen a las parejas casadas. Generalmente, un empleado cuya pareja recibe prestaciones para convivientes debe incluir el costo de dichas prestaciones como un ingreso gravable. Esto significa que el empleado debe pagar un impuesto no solo sobre la prima que se paga por las prestaciones, sino que debe incluir la parte del costo de las prestaciones que paga el empleador como ingreso gravable. La excepción es el caso de las parejas que son dependientes legales, según las define el Servicio de Impuestos Internos. Para ser un dependiente legal, una pareja debe vivir en la misma casa que el empleado y debe recibir más de la mitad de su manutención de parte del empleado.

Ayuda Legal para Cuestiones Relacionadas con Prestaciones Para el Conviviente

En la actualidad, miles de empleadores ofrecen planes de prestaciones para el conviviente y, a medida que estos planes se vuelven más populares, las reglas y los derechos bajo los cuales se rigen continuarán cambiando y evolucionando. Un abogado especializado en derecho laboral podrá darle consejos sobre los planes de prestaciones para el conviviente y sobre sus derechos como empleado o conviviente en virtud de dichos planes.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Derecho laboral y de empleo

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho laboral y de empleo puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho laboral y de empleo cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Derecho Laboral y de Empleo

Búsqueda de Recursos de Derecho Laboral y de Empleo en Abogado

Encuentra un abogado en su área