Matrimonio vs. Cohabitación

El matrimonio puede no ser para todo el mundo. Algunas parejas pueden querer evitar las formalidades que implica el matrimonio legal. Otros pueden querer mantener por separado sus asuntos financieros y la responsabilidad de las deudas. Cualquiera sea el motivo, algunas parejas eligen vivir juntas sin el beneficio de la unión legal. Existen, sin embargo, diferencias legales en la forma en que se trata a las relaciones de matrimonio y cohabitación. A continuación encontrará las explicaciones a varias de estas diferencias.

MATRIMONIO

COHABITACIÓN (vivir juntos)

Los requisitos del matrimonio, que varían según el estado, incluyen una licencia, un período de espera, análisis de sangre, edades mínimas, una ceremonia oficiada por un miembro del clero o por un oficial del tribunal y testigos.

La cohabitación puede iniciar en cualquier momento y pueden hacerlo personas de cualquier edad y sexo, sin requisitos formales.

El matrimonio debe terminarse a través de un divorcio legal formal o de una anulación. Puede ser costoso, largo, complicado y desgastante emocionalmente.

En muchos casos puede terminarse de manera simple e informal con el acuerdo de ambas partes. Sin embargo, con frecuencia el desgaste emocional es el mismo, o al menos similar, al del final de un matrimonio.

Las parejas en divorcio tienen la obligación de dividir sus bienes a través de métodos legales prescritos.

Al término de la cohabitación, usualmente la pareja puede dividir los bienes como desee. Sin embargo, al tratar de determinar quién se queda con qué, la ausencia de lineamientos legales puede crear mayores conflictos.

El cónyuge que gana el mayor salario puede tener la obligación de proveer sustento financiero a su cónyuge en caso de separación o divorcio.

La parejas que viven juntas y luego se separan por lo general no tienen una obligación de proveer sustento a su pareja después de la ruptura, a menos que hayan hecho un contrato donde se establezca lo contrario.  Mientras esto podría verse como un alivio para el cónyuge pagador, para el cónyuge acostumbrado a ser mantenido por el otro la separación puede representar un golpe inesperado a sus finanzas.

Si uno de los cónyuges se enferma o es declarado incompetente, el otro cónyuge generalmente tiene el derecho de tomar decisiones a nombre del enfermo en asuntos relacionados con su salud y sus finanzas.

No importa cuán cercanos sean o cuánto haya durado la relación, un cohabitante necesitará esperar a que los familiares inmediatos tomen las decisiones a nombre de un cónyuge que se enfermó o que fue declarado incompetente, a menos que un poder legal general o acotado a las decisiones sobre la salud del enfermo le otorgue los derechos al cohabitante de tomar decisiones a su nombre.

Cuando un cónyuge muere, el otro cónyuge tiene el derecho legal de heredar una parte de los bienes del difunto.

Cuando un cohabitante muere, sus bienes pasan a manos de quien esté mencionado en su testamento o, si no lo hubiera, de sus familiares, conforme las leyes estatales. El cohabitante no tiene derecho a reclamar los bienes, a menos esté mencionado en el testamento del difunto.

Los hijos nacidos dentro del matrimonio se presumen de la progenie del marido y la mujer.

Cuando una pareja que cohabita tiene hijos, el padre no tiene derecho a la presunción legal de paternidad y hasta podría necesitar establecer su paternidad a través de un análisis de sangre y de acciones legales.

Los hijos nacidos de parejas casadas deben ser mantenidos financieramente durante el matrimonio.

En una pareja que cohabita, el hombre puede evadir su obligación legal inmediata de proveer sustento al menor durante la cohabitación; aunque puede también mantenerlo voluntariamente (y DEBERÁ hacerlo si la paternidad se establece).

Después de la separación o divorcio, el padre no custodio está legalmente obligado a proveer sustento financiero a los hijos del matrimonio.

Luego de que la cohabitación termina, el padre no custodio tiene la misma obligación de proveer sustento a los hijos que los padres divorciados o legalmente separados; siempre y cuando la paternidad haya sido establecida.

 

Matrimonio vs. Cohabitación: Cómo obtener la ayuda de un abogado

Si usted esta viviendo con tu pareja y/o pensando en casarse, un abogado especializado en derecho de familia puede ayudarle con una justa representación de las partes en el proceso. Tu abogado trabajará para obtener el mejor resultado posible. El primer paso es encontrar a un abogado especializado en derecho de familia en su área.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Derecho familiar

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en derecho familiar puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en derecho familiar cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Derecho Familiar

Búsqueda de Recursos de Derecho Familiar en Abogado

Encuentra un abogado en su área