Acoso

El acoso abarca un amplio espectro de conductas sujetas tanto a una sanción penal como a responsabilidad civil. Por el lado penal, los estados tienen un abanico de leyes penales que prohíben el acoso en muchas formas, lo que incluye delitos generales de acoso y formas específicas de acoso, como el acoso cometido y el acoso cibernético.

Acoso criminal contra acoso civil

El acoso criminal no debe confundirse con la forma en que el término "acoso" se utiliza a menudo en contextos tales como demandas por discriminación laboral. Las leyes federales y estatales prohíben la discriminación contra determinados tipos de personas en ciertas situaciones, como en el trabajo o en materia de vivienda. En estos contextos no penales, la víctima puede interponer una demanda civil privada contra el acosador al alegar que el acoso constituye una discriminación.

Por otra parte, el acoso criminal suele limitarse a la ley estatal. Los estados difieren en su definición de acoso criminal. En general, el acoso criminal implica hostigar intencionalmente a otra persona con una conducta que tenga la intención de alarmar, molestar, atormentar o aterrorizar. No todas las pequeñas molestias constituyen acoso. En cambio, la mayoría de las leyes estatales requieren que la conducta cause una amenaza creíble a la seguridad de la persona o de su familia.

Si bien las leyes estatales contra el acoso no son iguales, todas suelen tomar en cuenta diferentes niveles y métodos de acoso. Los estatutos penales independientes o uno general en materia de acoso pueden enumerar varias formas de comunicar el acoso, entre ellas, llamadas telefónicas, correos electrónicos y demás formas de comunicación. Si hubo o no razón legítima para la comunicación se convierte en un factor conforme a las leyes contra el acoso de muchos estados.

Los cargos por acoso pueden variar de un delito menor a uno grave de alto nivel. En muchos estados, las personas acusadas de acoso recibirán un cargo superior si previamente han sido declaradas culpables de acoso, de amenazas o de un delito de violencia doméstica. El acoso de parte de alguien que viola una orden de restricción también puede suponer un cargo de alto nivel. Algunos estados elevan los cargos si el acoso se realiza contra alguien por motivos de raza, color, nacionalidad, ascendencia, sexo, religión, prácticas religiosas, edad, incapacidad u orientación sexual.

Acoso cometido y amenazas

En algunos estados, el "acoso cometido" se especifica como un delito distinto del acoso. Otros estados incluyen tanto el acoso cometido como el acoso en una única ley general. El acoso cometido generalmente se refiere a un patrón de conducta claro a través del cual el autor causa a la víctima un temor razonable por su seguridad o la seguridad de su familia.

El acoso cometido interestatal es un delito federal.

Algunos estados castigan el acoso cometido como una forma de "amenaza". Las amenazas suelen incluir acciones en curso, como el acoso cometido de una persona, que causan un temor razonable a la víctima. Muchas veces, las amenazas también incluyen actos individuales destinados a infundir un temor razonable en una persona, como empuñar un arma.

Si los estados marcan diferencias entre el acoso cometido, las amenazas y el acoso, y cómo lo hacen, varía en gran medida. Para más detalles, consulte sus leyes estatales contra el acoso cometido.

Acoso cibernético

Algunos estados han promulgado leyes específicas contra el acoso a alguien en línea. El "acoso cibernético" generalmente se refiere a acosar a alguien a través de Internet, por correo electrónico, por mensaje de texto o por otro medio de comunicación electrónica. Muchos estados han revisado sus leyes contra el acoso cometido o el acoso para incluir explícitamente el acoso en las comunicaciones electrónicas. Algunos estados también castigan acciones semejantes al acoso cibernético en virtud de las leyes destinadas a usos indebidos de las computadoras o redes de comunicaciones electrónicas.

La ley federal tipifica como delito el "transmitir en el comercio interestatal" (que incluye Internet) una comunicación que contiene una amenaza de secuestrar o dañar físicamente a alguien.

Acoso cometido y órdenes de restricción

Si bien los fiscales pueden acusar a alguien de acoso criminal, las víctimas de abuso o acoso también pueden solicitar al tribunal una orden de protección u orden de restricción para prohibir que alguien adopte conductas acosadoras.

Las órdenes contra el acoso y las órdenes de restricción suelen interponerse en situaciones de violencia doméstica.

Tales órdenes provienen de los tribunales civiles, pero la violación de estas órdenes judiciales puede constituir un delito penal independiente o el desacato al tribunal civil. El incumplimiento de una orden de protección también puede aumentar la gravedad de cargos por acoso, acoso cometido o amenaza.

Conclusión

El acoso abarca un amplio espectro de conductas que pueden violar las leyes civiles y penales. Lo que constituye acoso criminal varía según el estado, pero suele implicar el acoso intencional hacia otra persona con una conducta para alarmar, molestar, atormentar o aterrorizar e infundir un temor razonable en la víctima por su seguridad o la seguridad de su familia.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Ley Criminal

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en ley criminal puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en ley criminal cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Ley Criminal

Recursos Legales Estatales de Ley Criminal

Búsqueda de Recursos de Ley Criminal en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Bufete de Abogados Destacado de Ley Criminal en Ashburn, VA

Louis A. Kleiman,
Attorney at Law

An Experienced Advocate to Stand Up for Your Rights

Captcha Image

Abogados de ley criminal en Ashburn