Resulté Lesionado. ¿Puedo Presentar Una Demanda Contra la Parte Que Causó Mi Lesión?

En general, cuando una persona resulta lesionada debido a la negligencia de otra persona, la parte lesionada puede presentar una reclamación contra la parte o partes que causaron la lesión. Usted tiene derecho a la compensación de sus lesiones si se encuentra que el acusado fue negligente y que tal negligencia fue la causa de sus lesiones. Cualquier caso de lesiones personales depende de la responsabilidad, de los daños y del hecho de que pueda o no cobrarlos de la parte o partes negligentes. New Mexico ha adoptado la doctrina de la negligencia contributiva pura en la que la negligencia contributiva del reclamante nunca elimina la recuperación de los daños. Solamente reduce la recuperación del reclamante en proporción al grado de su falta.

La ley sobre lesiones personales intenta cubrir todas las áreas y tipos de lesiones sufridas por los individuos. Algunas de las áreas más comunes son, entre otras, los accidentes automovilísticos, la responsabilidad de los edificios, la negligencia médica y la responsabilidad del producto. Ya sea que usted tenga derecho o no a la compensación, ello dependerá del tipo de accidente que causó la lesión.

ACCIDENTES AUTOMOVILÍSTICOS

New Mexico opera sobre un sistema de “falta”, que determina la responsabilidad con base en demostrar que una parte estuvo en falta debido a negligencia, lo que causó el accidente. En otras palabras, si se culpa del accidente al otro conductor, usted puede cobrar daños, y viceversa. Generalmente, la gente que opera vehículos de motor debe ejercer un cuidado razonable de acuerdo con las circunstancias. Fallar al no usar de un cuidado razonable es la base de la mayoría de las demandas por daños causados por un accidente automovilístico. En estos casos, la prueba de la falta es con frecuencia impugnada y requiere una investigación completa. Un conductor también puede ser responsable de un accidente causado por conducta  intencional o imprudente. Un conductor imprudente es aquel que maneja con inseguridad, con voluntaria despreocupación acerca de la probabilidad de que su manejo pueda causar un accidente.

La compañía de seguros del otro conductor es la portadora de la responsabilidad y le pagará a usted, como víctima de la negligencia del otro conductor, los daños de bolsillo y por el dolor y sufrimiento. La cobertura minima obligatoria de la responsabilidad en New Mexico es $25,000 por persona y $50,000 por accidente por lesión personal. Si la persona que causó su lesión tiene un seguro de responsabilidad sobre el automóvil, un ajustador del seguro reunirá los registros pertinentes, cuentas médicas, verificación de pérdida de salarios y otros semejantes, en un esfuerzo por verificar sus daños. La compañía de seguros puede hacerle una oferta para arreglar la reclamación. Si usted encuentra razonable la oferta y la acepta, termina el proceso de la reclamación. Si usted no recibe una oferta aceptable, usted puede proceder a la presentación de una demanda. Tenga cuidado cuando trate con la compañía de seguros de la otra parte debido a que tratará de apresurarlo para llegar a un arreglo antes de que usted pueda evaluar adecuadamente la extensión de sus daños.

Si en un accidente automovilístico se encuentra  con un conductor no asegurado que cometió la falta o un conductor que no cuenta con suficiente seguro para cubrir sus daños, las cláusulas de su propia póliza se aplicarán si usted adquirió tal cobertura. Esta cobertura también se aplicaría si usted fuera golpeado por un conductor que “pegue y huya”.

RESPONSABILIDAD DE LOS EDIFICIOS

Si usted resultó lesionado en la casa de alguien o en un establecimiento comercial, la persona o entidad responsable del edificio puede ser encontrada responsable. Esto puede cubrir una variedad de situaciones, incluyendo resbalón y caída, mordida de perro, asalto, entre otras. La persona responsable de sus daños es la parte que tiene el control de la propiedad. Esa parte es responsable del cuidado, mantenimiento e inspección de la propiedad. Por ejemplo, un dueño puede no ser la parte responsable si ha rentado la propiedad a un tercero que actualmente tiene el control del edificio. La parte responsable debe pagar los daños si la parte lesionada prueba que (1) la condición de la propiedad era peligrosa; (2) el propietario sabía, o debió haber sabido, acerca de la condición peligrosa; y (3) el dueño tuvo una oportunidad razonable de corregir o advertir dicha condición, que no estaba razonablemente a la vista y obviamente a la de la parte lesionada en el momento del accidente.

En general, es deber del dueño ejercer un cuidado razonable en el mantenimiento del edificio. Debe advertir a un visitante de cualquier condición peligrosa conocida o que debería haber sido conocida para el dueño, si dichas condiciones no son percibidas por el visitante y para repararlas en un margen de tiempo razonable. Los factores utilizados para determinar si el dueño ejerció un cuidado razonable en el mantenimiento de la propiedad, incluyen (a) la previsión del daño para otros; (b) la magnitud de los riesgos de lesiones para otros si la propiedad se mantenía en sus condiciones actuales; (c) el beneficio para un individuo o para la sociedad, de mantener la propiedad en su condición actual; y (d) el costo e inconveniencias de proveer una protección adecuada.

El dueño u operador de la propiedad debe tener un aviso acerca del defecto o circunstancias que causaron su lesión, previamente a que la misma haya ocurrido. El aviso puede ser de hecho o implícito, significando que el dueño sabía o debía haber conocido la condición peligrosa dados los hechos y circunstancias del entorno. Cuando el dueño, de hecho, creó la condición peligrosa, entonces puede presumirse el aviso. Si un riesgo no puede ser eliminado, el dueño tiene el deber de advertir de los peligros que conoce o debería conocer.

El deber de un poseedor del terreno hacia la persona lesionada puede variar dependiendo del status de la persona en el momento de la lesión. Los dueños de negocios, típicamente, tienen la más alta responsabilidad hacia aquellos que son invitados a su edificio. Los dueños de casa también tienen un deber hacia sus huéspedes. La norma de cuidados debidos a un adulto invasor es menor que la debida a una persona que tiene permiso de estar dentro de la propiedad. Sin embargo, un dueño puede ser responsable, si una condición causó lesiones a un niño invasor.

RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTO

La responsabilidad del producto trata de la recuperación de lesiones personales o de los daños a la propiedad resultantes del uso de un producto. Los casos de responsabilidad del producto pueden involucrar, entre otros, juguetes peligrosos, diseño de automóviles, fallas de cinturones de seguridad, productos del hogar diseñados inapropiadamente, maquinaria industrial, productos que causan quemaduras o explosiones, productos de la aviación, prescripción de drogas. Una demanda puede iniciase contra cualquiera que participe en la cadena de la fabricación del producto, desde el fabricante, al diseñador y a la tienda al menudeo. Cuando una compañía diseña y fabrica un producto, tiene la responsabilidad de asegurar que cualquiera que ejerciendo un cuidado razonable dentro de los parámetros esperados para el producto, no resultará lesionado. Una acción puede basarse en la negligencia, incumplimiento de la garantía implícita o expresa, o en la responsabilidad estricta.

De acuerdo con la teoría de la negligencia, el reclamante debe probar los elementos del deber, el incumplimiento del deber, los daños y la causa próxima. Un fabricante puede ser negligente en el uso de procedimientos inferiores o de materiales pobres en la construcción del producto. Por lo que toca a la teoría del incumplimiento de la garantía, la garantía es como una promesa. Una garantía implícita existe tenga usted o no, una “garantía” escrita. Una garantía implícita de comerciabilidad significa que el producto vendido se ajusta a los estándares ordinarios de cuidado y son similares a los bienes vendidos  bajo circunstancias similares. Una garantía implícita de adaptabilidad para un propósito particular existe cuando el minorista, distribuidor, o fabricante tiene razón de saber el propósito particular para el cual se requieren los bienes, y que el comprador descansa en la habilidad y juicio del vendedor para seleccionar y proporcionar bienes apropiados. Si las garantías de comerciabilidad y adaptabilidad para un propósito particular no se cumplen, o se rompe la promesa, entonces el fabricante, distribuidor, y/o el vendedor es responsable, o son responsables, de las consecuencias.

De acuerdo con la teoría más reciente sobre la responsabilidad estricta, usted no tiene que probar que fue negligente el fabricante o el diseñador.

En general, cuando una persona resulta lesionada debido a la negligencia de otra persona, la parte lesionada puede presentar una reclamación contra la parte o partes que causaron la lesión. Usted tiene derecho a la compensación de sus lesiones si se encuentra que el acusado fue negligente y que tal negligencia fue la causa de sus lesiones. Cualquier caso de lesiones personales depende de la responsabilidad, de los daños y del hecho de que pueda o no cobrarlos de la parte o partes negligentes. New Mexico ha adoptado la doctrina de la negligencia contributiva pura en la que la negligencia contributiva del reclamante nunca elimina la recuperación de los daños. Solamente reduce la recuperación del reclamante en proporción al grado de su falta.

La ley sobre lesiones personales intenta cubrir todas las áreas y tipos de lesiones sufridas por los individuos. Algunas de las áreas más comunes son, entre otras, los accidentes automovilísticos, la responsabilidad de los edificios, la negligencia médica y la responsabilidad del producto. Ya sea que usted tenga derecho o no a la compensación, ello dependerá del tipo de accidente que causó la lesión.

ACCIDENTES AUTOMOVILÍSTICOS

New Mexico opera sobre un sistema de “falta”, que determina la responsabilidad con base en demostrar que una parte estuvo en falta debido a negligencia, lo que causó el accidente. En otras palabras, si se culpa del accidente al otro conductor, usted puede cobrar daños, y viceversa. Generalmente, la gente que opera vehículos de motor debe ejercer un cuidado razonable de acuerdo con las circunstancias. Fallar al no usar de un cuidado razonable es la base de la mayoría de las demandas por daños causados por un accidente automovilístico. En estos casos, la prueba de la falta es con frecuencia impugnada y requiere una investigación completa. Un conductor también puede ser responsable de un accidente causado por conducta  intencional o imprudente. Un conductor imprudente es aquel que maneja con inseguridad, con voluntaria despreocupación acerca de la probabilidad de que su manejo pueda causar un accidente.

La compañía de seguros del otro conductor es la portadora de la responsabilidad y le pagará a usted, como víctima de la negligencia del otro conductor, los daños de bolsillo y por el dolor y sufrimiento. La cobertura minima obligatoria de la responsabilidad en New Mexico es $25,000 por persona y $50,000 por accidente por lesión personal. Si la persona que causó su lesión tiene un seguro de responsabilidad sobre el automóvil, un ajustador del seguro reunirá los registros pertinentes, cuentas médicas, verificación de pérdida de salarios y otros semejantes, en un esfuerzo por verificar sus daños. La compañía de seguros puede hacerle una oferta para arreglar la reclamación. Si usted encuentra razonable la oferta y la acepta, termina el proceso de la reclamación. Si usted no recibe una oferta aceptable, usted puede proceder a la presentación de una demanda. Tenga cuidado cuando trate con la compañía de seguros de la otra parte debido a que tratará de apresurarlo para llegar a un arreglo antes de que usted pueda evaluar adecuadamente la extensión de sus daños.

Si en un accidente automovilístico se encuentra  con un conductor no asegurado que cometió la falta o un conductor que no cuenta con suficiente seguro para cubrir sus daños, las cláusulas de su propia póliza se aplicarán si usted adquirió tal cobertura. Esta cobertura también se aplicaría si usted fuera golpeado por un conductor que “pegue y huya”.

RESPONSABILIDAD DE LOS EDIFICIOS

Si usted resultó lesionado en la casa de alguien o en un establecimiento comercial, la persona o entidad responsable del edificio puede ser encontrada responsable. Esto puede cubrir una variedad de situaciones, incluyendo resbalón y caída, mordida de perro, asalto, entre otras. La persona responsable de sus daños es la parte que tiene el control de la propiedad. Esa parte es responsable del cuidado, mantenimiento e inspección de la propiedad. Por ejemplo, un dueño puede no ser la parte responsable si ha rentado la propiedad a un tercero que actualmente tiene el control del edificio. La parte responsable debe pagar los daños si la parte lesionada prueba que (1) la condición de la propiedad era peligrosa; (2) el propietario sabía, o debió haber sabido, acerca de la condición peligrosa; y (3) el dueño tuvo una oportunidad razonable de corregir o advertir dicha condición, que no estaba razonablemente a la vista y obviamente a la de la parte lesionada en el momento del accidente.

En general, es deber del dueño ejercer un cuidado razonable en el mantenimiento del edificio. Debe advertir a un visitante de cualquier condición peligrosa conocida o que debería haber sido conocida para el dueño, si dichas condiciones no son percibidas por el visitante y para repararlas en un margen de tiempo razonable. Los factores utilizados para determinar si el dueño ejerció un cuidado razonable en el mantenimiento de la propiedad, incluyen (a) la previsión del daño para otros; (b) la magnitud de los riesgos de lesiones para otros si la propiedad se mantenía en sus condiciones actuales; (c) el beneficio para un individuo o para la sociedad, de mantener la propiedad en su condición actual; y (d) el costo e inconveniencias de proveer una protección adecuada.

El dueño u operador de la propiedad debe tener un aviso acerca del defecto o circunstancias que causaron su lesión, previamente a que la misma haya ocurrido. El aviso puede ser de hecho o implícito, significando que el dueño sabía o debía haber conocido la condición peligrosa dados los hechos y circunstancias del entorno. Cuando el dueño, de hecho, creó la condición peligrosa, entonces puede presumirse el aviso. Si un riesgo no puede ser eliminado, el dueño tiene el deber de advertir de los peligros que conoce o debería conocer.

El deber de un poseedor del terreno hacia la persona lesionada puede variar dependiendo del status de la persona en el momento de la lesión. Los dueños de negocios, típicamente, tienen la más alta responsabilidad hacia aquellos que son invitados a su edificio. Los dueños de casa también tienen un deber hacia sus huéspedes. La norma de cuidados debidos a un adulto invasor es menor que la debida a una persona que tiene permiso de estar dentro de la propiedad. Sin embargo, un dueño puede ser responsable, si una condición causó lesiones a un niño invasor.

RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTO

La responsabilidad del producto trata de la recuperación de lesiones personales o de los daños a la propiedad resultantes del uso de un producto. Los casos de responsabilidad del producto pueden involucrar, entre otros, juguetes peligrosos, diseño de automóviles, fallas de cinturones de seguridad, productos del hogar diseñados inapropiadamente, maquinaria industrial, productos que causan quemaduras o explosiones, productos de la aviación, prescripción de drogas. Una demanda puede iniciase contra cualquiera que participe en la cadena de la fabricación del producto, desde el fabricante, al diseñador y a la tienda al menudeo. Cuando una compañía diseña y fabrica un producto, tiene la responsabilidad de asegurar que cualquiera que ejerciendo un cuidado razonable dentro de los parámetros esperados para el producto, no resultará lesionado. Una acción puede basarse en la negligencia, incumplimiento de la garantía implícita o expresa, o en la responsabilidad estricta.

De acuerdo con la teoría de la negligencia, el reclamante debe probar los elementos del deber, el incumplimiento del deber, los daños y la causa próxima. Un fabricante puede ser negligente en el uso de procedimientos inferiores o de materiales pobres en la construcción del producto. Por lo que toca a la teoría del incumplimiento de la garantía, la garantía es como una promesa. Una garantía implícita existe tenga usted o no, una “garantía” escrita. Una garantía implícita de comerciabilidad significa que el producto vendido se ajusta a los estándares ordinarios de cuidado y son similares a los bienes vendidos  bajo circunstancias similares. Una garantía implícita de adaptabilidad para un propósito particular existe cuando el minorista, distribuidor, o fabricante tiene razón de saber el propósito particular para el cual se requieren los bienes, y que el comprador descansa en la habilidad y juicio del vendedor para seleccionar y proporcionar bienes apropiados. Si las garantías de comerciabilidad y adaptabilidad para un propósito particular no se cumplen, o se rompe la promesa, entonces el fabricante, distribuidor, y/o el vendedor es responsable, o son responsables, de las consecuencias.

De acuerdo con la teoría más reciente sobre la responsabilidad estricta, usted no tiene que probar que fue negligente el fabricante o el diseñador.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Lesión Personal

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en lesión personal puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en lesión personal cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Lesión Personal

Búsqueda de Recursos de Lesión Personal en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Abogados de lesión personal