¿Qué ocurre cuando usted se divorcia de un ciudadano de los EE. UU. antes de llegar a ser un ciudadano de los E. U.?

La vida de la mayoría de los divorciados cambia una vez que culmina un divorcio. Sin embargo, si uno de los divorciados no es un ciudadano de los EE. UU., entonces esa persona puede tener que encarar retos adicionales y pelear por su derecho a permanecer en los Estado Unidos. Generalmente, cuando un inmigrante se casa con un ciudadano de los EE. UU. y la pareja reside en los Estados Unidos, al cónyuge inmigrante se le proporciona el estatus de residente permanente condicional si la pareja no ha estado casado por dos años.

A fin de obtener la residencia permanente definitiva, el cónyuge inmigrante debe presentar una petición ante el USCIS dentro de los 90 días previas al segundo aniversario de obtener la residencia permanente condicional. Si la pareja continúa casada, entonces el cónyuge inmigrante llega a adquirir la residencia permanente definitiva. Sin embargo, si la pareja se divorcia entonces el cónyuge inmigrante puede ser deportado.

Excepciones a la regla de deportación si la pareja se divorcia dentro de los dos primeros años de matrimonio

Aunque la presunción es que un divorciado que no tiene el estatus de residente permanente será deportado, existen excepciones a esa regla general. A fin de permanecer en los Estados Unidos, el divorciado, usualmente con la ayuda de un abogado de inmigración, necesita probar alguno de los puntos siguientes:

  • Que el matrimonio se contrajo de buena fe y que se dio por terminado debido a una causa ajena al inmigrante. Un tribunal probablemente encontrará que el matrimonio se efectuó de buena fe, y no con el propósito de adquirir el estatus de residente, si la pareja vivió junta como marido y mujer, si la pareja tuvo hijos o si son copropietarios de una propiedad.
  • Que el inmigrante podría encarar extrema penuria si resulta deportado; o
  • Que el inmigrante fue golpeado o tratado con crueldad extrema por el cónyuge que es ciudadano de los EE. UU.

 Si se prueba cualquiera de estas excepciones entonces el inmigrante puede permanecer en los Estados Unidos.

Parejas que se divorcian después de 2 años de matrimonio

Generalmente, un inmigrante que se divorcia de un ciudadano de los Estados Unidos después de 2 años o más de matrimonio probablemente no encarará la deportación si ya ha obtenido el estatus de residente permanente. Un divorcio puede demorar el proceso de ciudadanización de un extranjero dado de que solamente se requieren tres años de residencia para un inmigrante casado con un ciudadano y que el requisito de residencia es de cinco años para los inmigrantes que no se encuentran casados con un ciudadano.

Su divorcio puede afectar los derechos de inmigración de otros

Con frecuencia no solamente el cónyuge inmigrante ve afectada su inmigración a los Estados Unidos. El divorcio puede impactar las solicitudes de visa para otros parientes que usted este patrocinando para que vengan a los Estados Unidos.

El derecho a la propiedad y a la custodia de los hijos no deben ser afectados.

La obtención de un divorcio puede tener muchas implicaciones para un cónyuge inmigrante en los Estados Unidos. Sin embargo, es importante para ambos cónyuges entender que el estatus de ciudadanía del cónyuge no tiene efectos en el otorgamiento por un tribunal de la custodia de un niño o en las decisiones sobre la división de la propiedad. Las decisiones sobre la custodia de los hijos pueden hacerse para el mejor interés de los hijos y no basarse en el estatus de un progenitor inmigrante. Igualmente, la propiedad conyugal será dividida  de acuerdo con las leyes de su Estado y el estatus de un cónyuge inmigrante no tiene efecto al respecto.

No hay duda de que un divorcio hace surgir preocupaciones muy graves y muy reales para un inmigrante en los Estados Unidos. Sin embargo, un abogado de inmigración puede ayudar en muchos casos a que un inmigrante permanezca en los Estados Unidos y obtenga un convenio justo sobre la custodia de sus hijos así como en la división de la propiedad conyugal. En consecuencia, cualquier inmigrante puede encontrar asistencia legal si está divorciándose de un ciudadano de los Estados Unidos.

Hable Hoy con un Abogado Calificado en Inmigración

Este artículo pretende ser útil e informativo. Pero los asuntos legales pueden llegar a ser complicados y estresantes. Un abogado calificado en inmigración puede atender sus necesidades legales particulares, explicar la ley y representarlo en la corte. Tome el primer paso ahora y póngase en contacto con un abogado calificado en inmigración cerca de usted para discutir su situación jurídica específica.

Recursos Adicionales de Inmigración

Búsqueda de Recursos de Inmigración en Abogado

Encuentra un abogado en su área

Abogados de inmigración en Ashburn